_
_
_
_
_

El Gobierno cree que el cambio de Feijóo con los indultos rompe la campaña y el debate de la amnistía

El Ejecutivo considera que el líder del PP comete por segunda vez un fallo no forzado en el momento decisivo. Gobierno y PSOE salen en tromba a criticar la “hipocresía” de la oposición

El alcalde de Vigo, Abel Caballero; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el candidato del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, en un mitin en Vigo, este sábado.
El alcalde de Vigo, Abel Caballero; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el candidato del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, en un mitin en Vigo, este sábado.ÓSCAR CORRAL

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y varios ministros —Óscar Puente, Ernest Urtasun, Ana Redondo— estaban en Valladolid, en la gala de los premios Goya, cuando sus móviles empezaron a recibir algunas alertas con la noticia que este domingo recogen EL PAÍS y más de media docena de medios diferentes: Alberto Núñez Feijóo, según fuentes del PP al máximo nivel, estaría dispuesto a conceder un indulto a Carles Puigdemont con algunas condiciones en el marco de un proceso de “reconciliación” en Cataluña, y, además, está convencido de que será muy difícil juzgarlo por terrorismo. Los ministros empezaron a comentarlo entre ellos en plena gala y no daban crédito. Un giro de discurso como ese, en pleno epicentro de la campaña gallega, era para ellos inexplicable y un auténtico regalo en un momento decisivo. Poco después, ya no solo en la gala, sino en todo el Gobierno y el PSOE, no se hablaba de otra cosa.

Las primeras hipótesis que funcionaban en el Gobierno y el PSOE apuntaban que se pudiera tratar de una “explosión controlada”, esto es, que el PP tema que Junts, como apuntó su líder, pueda difundir información sobre sus negociaciones con los populares en agosto pasado y las posibles ofertas de los enviados de Feijóo —hace meses que en el Ejecutivo se especula con la idea de que el PP planteó un acuerdo con efectos similares a la amnistía en esas citas—. Después hubo más dudas sobre la posibilidad de que se tratara simplemente de un error de explicación ante la prensa.

Pero, en cualquier caso, tanto en La Moncloa como entre varios ministros y dirigentes del PSOE se ha extendido la idea de que este giro estratégico de Feijóo, que consideran “un error”, es incluso más grave que los que cometió en plena campaña electoral de julio, cuando en la última semana provocó un giro que le perjudicaba por empeñarse en retar a una periodista de TVE, Silvia Intxaurrondo, con unos datos sobre pensiones en los que se demostró que él no tenía razón.

El Gobierno cree que este volantazo, de nuevo en plena campaña de las elecciones gallegas, no solo prueba que Feijóo tiene menos “instinto político” del que se podía pensar tras cuatro mayorías absolutas en Galicia. Además, consideran que es un fallo de fondo, mucho más que el de las generales, porque derrumba toda la estrategia del PP sobre la amnistía, el asunto central con el que la oposición busca desgastar al Gobierno. Si el PP se planteó una amnistía, aunque solo fuera 24 horas, según admitió públicamente el líder del PP, y si asume que Feijóo podría firmar indultos a los independentistas, aunque sean con condiciones que ahora no se dan, y si encima lo haría para buscar una “reconciliación”, palabras que usó el propio líder, se cae buena parte de la oposición a Sánchez, que precisamente está justificando su política en la idea de buscar el final del procés, la reconciliación y la concordia, e insiste en que la amnistía cabe en la Constitución. “Es demoledor. Nos da la razón en nuestra política de reencuentro y neutraliza sus críticas. Está claro que si no lo hizo no es porque no quería, es porque no podía, porque Vox no se lo habría permitido nunca”, resume un miembro del Ejecutivo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Moncloa y el PSOE dieron la orden rápidamente de convertir este asunto en la cuestión central del día, convencidos de que dominará la recta final de la campaña gallega. Y José Luis Rodríguez Zapatero fue el más claro al aprovechar el aparente error del rival. “Ahora resulta que Puigdemont ha dejado de ser un terrorista, hay que dar un indulto para la reconciliación y la amnistía era negociable… Dentro de unas semanas propondrán la beatificación de Puigdemont. Ahora no sé qué pasará, la próxima manifestación será de Feijóo contra Feijóo y del PP contra el PP. ¡Es probable!”, se burló el expresidente, entre las risas del público, en un mitin ante más de 1.000 personas en Ferrol. “Hacer de la hipocresía la única seña de identidad política conduce a las derrotas. Y eso es lo que le pasa al PP. Cuando yo negociaba con ETA para llegar al fin de ETA traicionábamos a España, vendíamos Navarra. Los mismos que habían negociado con ETA y le habían llamado movimiento de liberación nacional vasco. ¡Qué hipocresía histórica!”, remató. “Estaban negociando la amnistía por detrás, pero cuando tenían que apoyar las pensiones no dieron la cara y votaron en contra, pese a que de su revalorización se podían beneficiar 800.000 pensionistas gallegos”, añadió José Ramón González Besteiro, el candidato del PSdeG en las elecciones del 18-F.

La vicepresidenta primera y vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero, siguió la misma línea: “la desfachatez del PP de Feijóo no tiene límites. Dijo que no es presidente porque no quiso y ocultó a los españoles que estaba dispuesto a conceder indultos. Frente a sus mentiras, el Gobierno seguirá trabajando por la convivencia en Cataluña y en toda España”. El ministro de Justicia, Félix Bolaños, llegó a preguntar si el PP “pedirá perdón” al Gobierno después de todas “las barbaridades” que dijeron sobre los indultos y la reconciliación.

Incluso Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, muy crítico con la línea de Sánchez con la amnistía, entró esta vez en la posición oficial y criticó a Feijóo: “Que el PP negociara con el Código Penal para conseguir una investidura o cualquier rédito político me parece inexplicable e indefendible. Además de incoherente, hay una agravante añadido: coincidirían con Junts en aplicar políticas antisociales e insolidarias”, señaló.

Abascal: “Marco político de Sánchez”

Mientras, Santiago Abascal, líder de Vox, que busca con dificultades abrirse un hueco en Galicia, se lanzó contra Feijóo por “entrar al marco político de Sánchez”. “Es una gigantesca estafa política del señor Feijóo. El PP llegó a plantearse durante 24 horas la legalidad de la amnistía, a nosotros no nos habría durado un segundo. El PP ha confirmado que estarían dispuestos a un indulto. El PP entra en el marco político de Sánchez y ofrece impunidad a los golpistas. El PP está muy despistado intentando acercarse por todas las vías a los separatistas. El PP tiene al pueblo español sumido en la confusión”, remató Abascal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_