_
_
_
_

La España peninsular rompe su techo del calor en diciembre: 29,9° en Málaga y Coín

En varas estaciones se batieron récords por casi 5° una brutal diferencia que “sería mucho menos probable sin el cambio climático observado a escala global y, también, en España”, subraya Aemet

Una persona toma el lunes una imagen de la playa de la Malvarrosa en Valencia, que batió su récord de temperatura máxima para un mes de diciembre.
Una persona toma el lunes una imagen de la playa de la Malvarrosa en Valencia, que batió su récord de temperatura máxima para un mes de diciembre.Ana Escobar (EFE)
Victoria Torres Benayas

Y ahora, también en diciembre. La España peninsular ha roto por tercera vez su techo de calor mensual en este 2023, después de que ya ocurriera el pasado abril, con 38,8° en Córdoba, y también el pasado octubre, con 38,2° en la localidad cordobesa de Montoro. Ahora, le ha tocado el turno a un mes, a priori, tan poco sospechoso de batir récords de altas temperaturas como es diciembre y, de nuevo, a localidades andaluzas, Málaga capital y la localidad de Coín en la misma provincia. En uno de los observatorios de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la ciudad se ha alcanzado este martes una máxima de 29,9°, la misma cifra que en Coín. “Se trata de la temperatura más alta registrada en el mes de diciembre en la España peninsular desde que hay registros”, certifica esta tarde Aemet en X (antiguo Twitter). Este nuevo récord de calor se produce en el contexto de un episodio de temperaturas extremas y anómalamente altas para esta época del año, que comenzó el pasado fin de semana y que ha alcanzado su pico este martes.

Nunca antes había hecho tanto calor en diciembre en la España peninsular, aunque sí en otros puntos del país con otro clima más cálido: 33,6° es la máxima de Canarias y 30,6° de Melilla. Hasta ahora, la cota máxima del calor en diciembre estaba en la España peninsular en 29,4°, registrados en Motril (Granada) el 10 de diciembre de 2010.

Pero lo del observatorio del centro meteorológico de Málaga no ha sido ni mucho menos un fenómeno aislado, sino que otras cinco estaciones ―Alhama de Murcia (Murcia), Fuente Álamo de Murcia (Murcia), Vélez-Málaga (Málaga), Totana (Murcia) Archena (Murcia)― han superado la marca previa de los 29,4° y dos más ―Huércal-Overa (Almería) y Málaga aeropuerto― la han igualado. Trece observatorios de las provincias de Málaga, Almería, Alicante y Murcia han igualado o superado la cota de los 29° a mediados de diciembre.

Para la agencia, además del récord nacional, otro “dato muy significativo” es que el observatorio del aeropuerto de Málaga “haya pulverizado su récord de diciembre por 4,9°” al registrar una máxima de 29,4°, a tan solo un grado de la máxima de un mes de julio. Semejante contundencia desafía a la lógica estadística y a la normalidad de un clima no alterado. Los récords, antes, se superaban apenas por unas décimas, pero eso era antes, en otro mundo en el que no existía el calentamiento global.

“Batir récords por tanta diferencia sería mucho menos probable sin el cambio climático observado a escala global y, también, en España”, subraya Aemet. “Si no fuese porque lo estamos viendo, diríamos que es increíble. Ayer [por el lunes] Valencia, con más de siglo y medio de datos, registró el valor más alto de diciembre ―27,3° frente a los 25,3° de 2019― y el aeropuerto lo superó por 2,7° y hoy vemos al aeropuerto de Málaga, con 81 años de datos, superar el récord por casi 5°”, añade la delegación de Aemet en la Comunidad Valenciana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Y no es la primera que ocurre este año: Córdoba tumbó el récord en abril también casi por cinco grados y de nuevo Valencia aeropuerto, en agosto, superó su récord absoluto por más de tres. “No paran de llegar señales insólitas, que muestran que estamos ya en una atmósfera dopada de energía”, comenta por su parte el investigador de Aemet Juan José González Alemán. “Este fenómeno, récords superados por un amplio margen, es conocido como record-shattering y su causa es “un sistema climático que está ganando energía a niveles nunca antes registrados”.

Otras redes no oficiales, como la de Suremet, de la Asociación Meteorológica FrostSE, han ido aún más lejos, al medir 30° en diferentes zonas del sureste peninsular, con una cota máxima de 31,2° en Arboleas (Almería). “Parece una pesadilla o un mal sueño, pero por desgracia es la triste realidad”, ha tuiteado la asociación, que considera que “son valores propios de principios de junio o finales de septiembre, una auténtica barbaridad”. “Aunque sea extraoficialmente, es la primera vez que se superan los 31° en Europa en diciembre”, puntualiza Extreme Temperatures Around The World, una cuenta que registra los valores extremos del planeta, gestionada por el climatólogo Maximiliano Herrera.

Las temperaturas están siendo estos días en el conjunto de la España peninsular 6° superiores a las normales para la época, 10° en zonas del norte y del área mediterránea. La causa directa de este episodio anómalo es un muy potente anticiclón sumado a una masa de aire “de las más cálidas registradas por estas fechas” y al pico de este martes ha contribuido un episodio de terral o ponentada, es decir, “viento cálido procedente del interior que al llegar a la costa se recalienta más al descender las montañas”, explica Rubén del Campo, portavoz de Aemet. Pero, detrás de esta situación, late la huella indiscutible del cambio climático. “Situaciones de terral o ponentada son frecuentes en el Levante y en Málaga, pero esta vez hemos batido récords por cinco grados, es un terral dopado por el cambio climático”, concluye Del Campo.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), ni siquiera se necesitan ya estudios de atribución, en los que se mide la probabilidad de que ocurran estos episodios de calor con y sin cambio climático, en estos casos, porque no hay ninguna duda de que, al haber más calor en la atmósfera, sube tanto el calor medio como el extremo. “Las temperaturas antes consideradas extremas, ahora son poco frecuentes, y las que antes eran prácticamente imposibles son la nueva definición de extremas”, explica la OMM.

Este año 2023 está compitiendo a sangre y fuego con el año pasado por convertirse en el más cálido de la serie en España, aunque, de momento, “gana con ligera ventaja 2022″, según certifica la agencia, para quien es “un hecho indiscutible que los episodios cálidos a lo largo del año han sido mucho más frecuentes, intensos y duraderos que los fríos” a causa del cambio climático.


Sobre la firma

Victoria Torres Benayas
Redactora de la sección de Madrid, también cubre la información meteorológica. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el máster Relaciones Internacionales y los países del Sur en la UCM. En EL PAÍS desde el año 2000, donde ha pasado por portada web, última hora y redes, además de ser profesora de su escuela entre 2007 y 2014.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_