_
_
_
_
_

Atención, simulacro: accidente ferroviario en los túneles de Pajares, la obra ferroviaria más compleja desarrollada en España

Adif pone fin a los controles para evaluar la infraestructura antes de la entrada en servicio de la alta velocidad entre Asturias y León

Un dispositivo de 180 personas de Adif, Renfe y los servicios de emergencia participan en un simulacro de accidente de tren en la variante de Pajares.Foto: ADIF | Vídeo: EPV
Nacho Poncela

La puesta en servicio de la alta velocidad en Asturias ya es solo cuestión de semanas y de política. Un simulacro de emergencia con un descarrilamiento de un tren de viajeros con un incendio en la boca norte de un túnel de la Variante de Pajares -el segundo más largo de España con casi 25 kilómetros- ha puesto el fin a los controles de autoprotección activados por Adif para evaluar esta infraestructura antes de la entrada en servicio de la línea de alta velocidad León-Asturias, anunciada para el mes de noviembre. La entrada en servicio del AVE entre ambas comunidades queda pendiente ahora del visto bueno de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria y de que se acaben las clases de adaptación de los maquinistas para poder conducir estos trenes por esta vía que soporta velocidades de hasta los 275 kilómetros por hora. Unos trenes que, en un principio, serán del modelo Talgo Alvia, que pueden sobrepasar los 200 kilómetros por hora, hasta que entren en funcionamiento las unidades Talgo Avril, con una máquina que puede superar los 300 kilómetros por hora. A las 10.42 horas del pasado miércoles dio comienzo este simulacro, el segundo de la semana tras el realizado el martes con un tren de mercancías en la vertiente leonesa de la línea. Cerca de 400 personas han formado parte de una puesta en escena en la que un dispositivo compuesto por unas 180 personas pertenecientes a Adif, Renfe, 112, Bomberos, Guardia Civil, Policía Nacional y Local, Protección Civil y emergencias de Asturias, además de un helicóptero y varios drones han afrontado un descarrilamiento de un tren de pasajeros en el que viajaban 237 personas en las inmediaciones de la boca norte del túnel de Telledo (concejo de Lena).

El ejercicio ha recreado cómo un tren comercial S-130, procedente de León y destino Oviedo, descarrila a unos 500 metros de la boca norte de los Túneles de Pajares, ocasionándose un incipiente incendio (recreado con humo artificial) en el coche de cola. El personal de conducción ha informado inmediatamente de la situación al Puesto de Mando y se han activado el Plan de Actuación de Evacuación y Rescate del tren y el Plan de Autoprotección de los túneles de la Variante de Pajares, avisando a su vez, a través del 112, a los servicios externos de intervención en emergencias.

El incidente ha ocasionado 15 heridos que precisaron rescate y atención de los servicios de emergencia y otros 15 leves, que han sido evacuados por el equipo de a bordo del tren.

La evacuación de los viajeros se ha realizado a través de una galería de conexión hacia el tubo contiguo (lado este) y, de ahí, hacia la boca norte del túnel (lado Asturias). Una vez allí, los viajeros que no han precisado de asistencia médica han sido evacuados al tren Acuda, que les ha trasladado a León.

Durante el incidente, se ha evacuado a 30 heridos -cinco heridos graves, 10 moderados y 15 leves- y a una persona de movilidad reducida. Todos ellos han sido atendidos por los servicios de ayuda externa. Además, se ha reconocido a seis personas más, que han necesitado asistencia social y psicológica. Por último, se han activado dos Centros de Atención a Familiares (CAF) uno en León y otro en Oviedo, para atender las peticiones de los familiares y afectados desplazados al mismo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Entre los grupos de rescate, se incluía un operativo del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) con 22 guardias civiles al mando de la capitana Lourdes Ramírez, que iban equipados con equipos para afrontar incidentes radiológicos, nucleares, biológicos o químicos. El director de seguridad y autoprotección de Adif, Eduardo Arauz, ha apuntado que “evidentemente estos simulacros son para aprender de ellos”, aunque ha reconocido que “a lo mejor puede ser que algún tiempo haya que ajustarlo”. Como novedad, el simulacro ha contado con la presencia de la magistrada del Juzgado de lo Contencioso número dos de Oviedo que ha acudido con motivo de la reciente creación de la red judicial de expertos en gestión de emergencias y catástrofes. Con este ejercicio se ha dado a conocer a los intervinientes las características de los túneles y se ha verificado el plan de actuación, evacuación y rescate de los trenes. Además, se cumple con su implantación con los requerimientos de la Agencia Española de Seguridad Ferroviaria (AESF) para la puesta en servicio de la infraestructura y con los protocolos de coordinación de los distintos intervinientes.

Uno de los tramos ferroviarios más caros del mundo

La Variante de Pajares salva el paso bajo la Cordillera Cantábrica y el importante desnivel que existe entre la provincia de León y Asturias y representa una de las mayores obras de ingeniería civil realizada en Europa en los últimos años, ya que el 80% de su trazado transcurre en túnel. Asimismo, el hecho de aunar los parámetros de alta velocidad y los de tráfico de mercancías en una misma línea la convierten en la obra ferroviaria más compleja desarrollada en España hasta la fecha y una de las más caras del mundo. La inversión final, según el Ministerio de Transportes, rondará los 4.000 millones de euros para un recorrido de 49,7 kilómetros, lo que supone un coste de 80 millones por kilómetro, más del quíntuple del coste medio de la alta velocidad en España, que no llega a los 15 millones por kilómetro.

De todos los inaugurados hasta ahora, el más caro por kilómetro construido es el túnel Atocha-Chamartín, en Madrid, que con 7.000 metros costó 338 millones, lo que supone 48 millones por kilómetro.

El Pedralba-Orense, último tramo abierto del AVE a Galicia, en 2021, generó un gasto de 2.965 millones para un recorrido de 119,4 kilómetros, lo que supone algo menos de 25 millones por kilómetro.

Y fuera de España, más o menos lo mismo. Como ejemplo, el kilómetro de la línea de alta velocidad Stuttgart-Múnich, alcanzó un coste por kilómetro de 50 millones y la de Milán-Venecia costó 43 millones.

Y es que la línea de Alta Velocidad entre Asturias y León es una sucesión de 11 viaductos y 13 túneles dobles, entre ellos el de Pajares, que con 24,6 kilómetros supone casi la mitad del recorrido total de la variante, que ha acumulado tantos retrasos como sobrecostes.

El 11 de febrero de 2004, el entonces vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, y el también ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, ambos de origen asturiano, presidían en el municipio asturiano de Lena el inicio de las obras de la variante ferroviaria de Pajares.

La inauguración se celebraba con dos datos clave: la obra tendría una inversión de 1.990 millones de euros y el final de la obra estaría ejecutado en 2010.

Sin embargo, todas las previsiones iniciales se fueron al traste. Un cúmulo de problemas políticos, económicos y estructurales salpicaron el avance de una macro obra que ahora por fin ve el final del túnel.

El proyecto de ejecución se ha demorado en más de 11 años y el coste final se ha disparado de los 1.990 millones iniciales a los más de 3.700 a los que ha ascendido la factura total.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_