_
_
_
_

Pedro Sánchez sostiene que la reforma laboral y la de pensiones “valen una legislatura”

El presidente confía en que la “paz social” facilitará las opciones electorales del Gobierno, y defiende un bloque de izquierdas fuerte, con Yolanda Díaz y él mismo al frente, para reeditar la coalición

Carlos E. Cué
Pedro Sánchez, el pasado día 23 de marzo en Bruselas.
Pedro Sánchez, el pasado día 23 de marzo en Bruselas.DPA vía Europa Press

Pedro Sánchez ha demostrado muchas veces su capacidad para recomponerse y reinventarse después de momentos muy duros. El presidente, que va camino de China en un viaje al que La Moncloa ha dado la máxima relevancia sobre todo por la agenda sobre la posible búsqueda de una salida a la guerra en Ucrania, se ha mostrado muy optimista en una conversación informal con los periodistas que le acompañan en el avión oficial y convencido de que, pese las dificultades que ha vivido la coalición, el Gobierno está en un buen momento porque este jueves se aprueba con una cómoda mayoría una reforma decisiva que le ha costado más de un año de negociación con Bruselas: la de pensiones.

Sánchez cree que la oposición confiaba en que la coalición no lograría pactar la reforma de pensiones con Bruselas y que eso pondría en riesgo la siguiente entrega de fondos europeos, como le está pasando a Italia. “Imaginad lo que diría la oposición en España si hubiera pasado lo de Italia, que le han bloqueado un pago”, ha planteado. “Siempre hay un match ball [bola de partido] en una legislatura. Y este lo era”, señala el presidente. El Gobierno ya superó otro momento de inflexión con la reforma laboral, que salió por un voto en febrero de 2022, y ahora han salvado este. Por eso el presidente está convencido de que el Gobierno está en un buen momento político, digan lo que digan las encuestas.

Y en su opinión lo más relevante es que esta reforma, como la laboral, se ha hecho sin ajustes y con paz social —es decir, con un acuerdo con los sindicatos, aunque no con la patronal—, al contrario de lo que está pasando en Francia. “El PP hizo en 2013 la reforma laboral y de pensiones con tensión en la calle y ajustes fuertes. Nosotros al revés. Estamos demostrando que hay otra forma de resolver los problemas. Es un Gobierno que logra avances para la mayoría social y lo hace con paz social y estabilidad, en un contexto complejo como la pandemia o la guerra. Esto es un activo político muy importante. Son dos reformas que valen una legislatura”, ha señalado Sánchez.

El presidente ya está claramente en modo electoral, no solo para las autonómicas de mayo sino también para las generales de diciembre. A partir de abril, después de Semana Santa, ya casi todo será campaña. Y Sánchez ya tiene su apuesta: él cree que todas estas grandes reformas, con los planes de ayuda frente a la guerra, la subida del salario mínimo, de las pensiones o del sueldo de los funcionarios acabarán calando en la sociedad y permitirán reeditar la coalición progresista.

Pese a las tensiones, el líder socialista sigue apostando por la coalición. Y está convencido de que el bloque de izquierdas, con él y Yolanda Díaz al frente, tiene “una candidatura más competitiva que la derecha”, en el que vincula a Alberto Núñez Feijóo con Santiago Abascal, por las “debilidades” del líder del PP y las “extremosidades, que diría Ramón Tamames”, del de Vox. Por lo mismo, confía en que Podemos y Yolanda Díaz lleguen finalmente a un acuerdo para la candidatura de Sumar.

Sánchez es muy duro con el líder del PP. Asegura que tiene “información”, a través de dirigentes europeos, de que el viaje de Feijóo a Bruselas la semana pasada, en el que criticó la reforma de pensiones, ha dejado una imagen muy mala en la capital europea del líder de la oposición española, que fue a reunirse precisamente con dos personas clave para ese pacto en la reforma de las pensiones, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el comisario de Economía, Paolo Gentiloni. Feijóo, sostiene Sánchez, ha causado rechazo y sorpresa con su no a todo. “Ha dejado una imagen lamentable”, resume el presidente, que reivindica que su Gobierno ha negociado durante un año una reforma sin ajustes con sectores de Bruselas no precisamente progresistas y ha logrado un acuerdo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El líder socialista cree que lo importante es reivindicar la coalición y la gestión del Gobierno. Por eso no tiene encima de la mesa ningún escenario de ruptura o salida del Gobierno de las ministras de Podemos, ni ahora ni en la recta final, pese a que lo planteen algunos sectores del PSOE. Sánchez también mantiene su apoyo al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, después del varapalo judicial contra la decisión de relevar al general de la Guardia Civil Pérez de los Cobos.

El presidente parece así muy tranquilo con la campaña que viene. Tampoco le preocupa que pueda haber un intento del independentismo más duro de reactivar la tensión social, y está convencido de que no se repetirá una campaña electoral como la de 2019, con las calles de Barcelona incendiadas. Al contrario, cree que “el tiempo está dando la razón a la política del reencuentro y la convivencia cotiza al alza”, por lo que confía en que el PSOE tenga un gran resultado en Cataluña. Esto último es algo imprescindible para que los socialistas tengan posibilidades de seguir en La Moncloa en 2024.

La imagen internacional del presidente también jugará un papel en esta recta final. “La relevancia internacional de España no cae del cielo”, reivindica Sánchez, que se ha volcado en su agenda exterior estos cuatro años. El resumen es claro: hay partido, queda mucho, y Sánchez jugará hasta el final todas sus bazas. Y él cree que son muchas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_