_
_
_
_
_

Podemos renuncia a enmendar toda la reforma del PSOE de la ‘ley del solo sí es sí’

La formación que dirige Belarra intentará “reconstruir la mayoría feminista” rota en el Parlamento con acuerdos en enmiendas parciales a la norma

La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, y la de Igualdad, Irene Montero, en la bancada del Gobierno en el Congreso.
La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, y la de Igualdad, Irene Montero, en la bancada del Gobierno en el Congreso.Ricardo Rubio (Europa Press)

Unidas Podemos ha renunciado finalmente a profundizar más en la división constatada durante meses entre los dos socios de la coalición en el Gobierno con motivo de la reforma de la ley de libertad sexual o del solo sí es sí y no presentará una enmienda a la totalidad de esa norma, cuyo plazo para esos trámites acababa este sábado. No es una abdicación casual, ni una renuncia a las posiciones máximas de esa formación y del Ministerio de Igualdad en contra de retocar esa norma. En Unidas Podemos lo ven como una última oportunidad “para reconstruir la mayoría feminista” dentro de la coalición y con los socios del bloque de investidura. La formación quiere ahora pactar enmiendas parciales con el PSOE y otros socios.

El pasado 7 de marzo, inició su andadura parlamentaria la reforma registrada solo por el PSOE a algunos artículos de la polémica ley del solo sí es sí que habían permitido cientos de rebajas de condenas de delitos sexuales y decenas de excarcelaciones, tras confirmarse en el Congreso la ruptura en el seno de la coalición gubernamental y con sus socios más habituales, después de semanas y meses de discusiones públicas y privadas infructuosas. El PSOE sacó adelante esa proposición de ley con 231 votos gracias al apoyo final de la derecha, con los diputados del PP y Ciudadanos. En contra se manifestaron los 56 parlamentarios de Unidas Podemos, ERC, EH Bildu, BNG, la CUP y el exdiputado de CS, Pablo Cambronero. Vox se abstuvo.

La toma en consideración así de esa proposición por el pleno permitió su paso a la comisión correspondiente en el Parlamento, donde se abrió un plazo para presentar enmiendas a su totalidad. Ese plazo acaba este sábado. Unidas Podemos se reservó hasta el último momento la opción de intentar corregir todo el texto, porque defiende tesis muy diferentes a las del PSOE sobre los errores y fallos de esa ley y sobre cómo corregir sus llamados “efectos indeseados”, que han permitido en muchos tribunales y juzgados rebajas de condenas. Pero en última instancia ha optado por no hacerlo. No habrá enmienda a la totalidad de UP a esa reforma, y fuentes de su dirección parlamentaria indican que se conceden así una nueva oportunidad de intentar llegar a acuerdos con sus socios del PSOE “para reconstruir la mayoría feminista” y que los socialistas “suelten la mano al PP” en este caso con la intención de “no retroceder en los derechos de las mujeres”.

Unidas Podemos aparenta incluso suavizar algo el lenguaje extremadamente duro utilizado en las últimas semanas contra el PSOE por impulsar esa reforma gracias al PP, como cuando aludían a “volver al Código Penal de La Manada”, aunque expresiones similares se volvieron a usar este jueves por alguna de sus diputadas en la comparecencia de la ministra de Justicia, Pilar Llop, en una comisión del Congreso.

El grupo parlamentario de Unidas Podemos ha acogido hasta ahora sin matiz alguno las posiciones más estrictas marcadas desde la cúpula de esa organización y del Ministerio de Igualdad sobre que no debía cambiarse nada de la ley para no devaluar el consentimiento de las mujeres del núcleo central de la regulación ante los casos de violencia machista.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La ministra Llop, el Gobierno y el PSOE niegan haber tocado nada sobre el consentimiento en la ley. La propuesta registrada por el PSOE lo que sí hace es elevar las penas de las agresiones sexuales cometidas con violencia o intimidación. Ese cambio implica recuperar en gran medida el marco penal anterior a la ley del solo sí es sí, en la que para dar cabida en el delito de agresiones sexuales a las conductas más leves —antes tipificadas como abusos— se rebajaron algunos castigos. El primer recuento oficial del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha cifrado en 721 las penas ya rebajadas a delincuentes sexuales hasta ahora.

La iniciativa del PSOE, que ha pedido y logrado que su tramitación se lleve por la vía de urgencia, la más rápida, se aplicará a las agresiones cometidas una vez que entre en vigor, por lo que no evitará que se sigan produciendo reducciones de penas de delincuentes condenados antes de esta reforma o pendientes de juzgar, ya que la ley obliga siempre a aplicar al reo la norma penal más favorable. La revisada norma sí servirá para evitar que, en un futuro, las agresiones más graves puedan saldarse con una pena más baja de la que preveía el Código Penal anterior a la ley del solo sí es sí. Los socialistas proponen un subtipo agravado de agresión en el Código Penal que se aplique a aquellos casos cometidos con violencia, intimidación o sobre una víctima que tenga anulada por cualquier causa su voluntad (lo que penaliza, por ejemplo, las agresiones bajo sumisión química).

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Javier Casqueiro
Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_