Yolanda Díaz apuesta por “tender la mano” al Gobierno mexicano

La vicepresidenta segunda defiende que el término “cultura de la violación” empleado por Montero es un “concepto académico reconocido por la ONU”

La vicepresidenta Yolanda Díaz, este miércoles durante una reunión con la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en la capital mexicana.
La vicepresidenta Yolanda Díaz, este miércoles durante una reunión con la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en la capital mexicana.Mario Guzmán (EFE)

La política española es un hervidero y escapar de su actualidad, misión imposible. Ni siquiera durante su visita oficial a México, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha podido aislarse de la tensión vivida este miércoles en el Congreso de los Diputados, donde el señalamiento de la ministra de Igualdad, Irene Montero, a un PP al que ha acusado de “promover la cultura de la violación” ha provocado una nueva disputa en el Hemiciclo. En declaraciones a los medios tras la firma de un memorándum con la secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde, Díaz ha defendido el uso de un “concepto académico reconocido por la ONU”, aunque ha matizado que, por la diferencia horaria, no ha podido seguir el debate. En su última jornada de trabajo en México, la vicepresidenta ha apostado por “tender la mano” al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y “facilitar las relaciones” entre ambos países después de una temporada compleja.

“La ministra de Igualdad se ha referido a un concepto académico que está reconocido por la ONU y los organismos de Igualdad de la UE. Es bueno en política hacer pedagogía”, ha respaldado Díaz, que a renglón seguido ha añadido. “No he podido seguir el debate, por tanto prudencia”, ha comentado en relación al contexto y al tono de las declaraciones. La vicepresidenta sí se ha referido a las polémicas campañas del PP en Madrid y Galicia que han dado lugar a las palabras de Montero. “Una campaña en la que se responsabiliza a las mujeres de distintas formas de violencia es profundamente incorrecta, debería haber sido retirada con carácter inmediato (...) no la comparto en absoluto”, ha criticado.

Cuestionada también acerca de las explicaciones en el Congreso del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por la tragedia en la frontera de Melilla el pasado 24 de junio en la que murieron al menos 23 inmigrantes y refugiados, la vicepresidenta ha vuelto a excusarse por desconocer el detalle. “Lo he seguido de manera muy deficiente. Quiero ser prudente. Les anticipo que los hechos son graves. El respeto de derechos humanos no es cuestionable y tenemos derecho a saber lo que pasó para corregir lo que hubiera pasado”, ha zanjado.

Díaz ha concluido este miércoles una gira de tres días por México, que comenzó con su participación en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Desde el viaje del presidente Pedro Sánchez en 2019, su visita, en la que ha tenido encuentros con el canciller Marcelo Ebrard, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum —quien se perfila como principal aspirante a sustituir a López Obrador en las elecciones de 2024— y Alcalde, es la de más alto nivel del Gobierno y llega después de meses complejos. El presiente mexicano pidió “pausar las relaciones” en febrero, aunque un mes más tarde el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, se desplazó para reunirse con su homólogo y acordar “acelerarlas”.

“Somos dos países que no nos podemos explicar sin tender la mano. Estoy aquí para tender la mano como siempre hago. No tengo más que, en nombre del Gobierno de España, agradecimiento a este país”, ha defendido Díaz antes de recordar el exilio republicano acogido por México y apelar a los “lazos” y la “historia compartida”. “Hay 7.000 empresas españolas en México, tenemos más de 60.000 personas mexicanas en nuestro país, más de 161.000 españoles en México, lazos comunes, y gobiernos que defienden a la gente. Por tanto, aquí donde estoy, en lo que sirva, como acabo de decirle a Claudia [Sheinbaum], desde luego voy a facilitar todas las relaciones”. La jefa de Gobierno de la capital ha desvelado en redes sociales que durante su encuentro Díaz y ella han conversado sobre igualdad de género y trabajo. “Claudia es un referente progresista y feminista que se está dejando la piel por su ciudad. Seguimos construyendo alianzas internacionales que protejan a las mayorías de nuestros países”, ha afirmado la vicepresidenta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras la firma de un memorándum para alentar la colaboración en materia sociolaboral con su homóloga mexicana que ha coincidido con el arranque del partido de la selección contra Arabia Saudí que ha paralizado la ciudad, la dirigente gallega ha defendido la “hoja de ruta compartida” entre su ministerio y la Secretaría de Trabajo y la “necesidad” de contar con “sindicatos fuertes”. “No es casual que se combata desde la derecha y la extrema derecha la sindicación”, ha advertido también Díaz, que en el último año ha elevado su perfil internacional a la par que construye su propio proyecto político, Sumar, con la vista puesta en las generales. La vicepresidenta compaginará en el próximo mes y medio su agenda institucional, que incluye una gira que la llevará a Argentina, Uruguay y Brasil, con el recorrido por el territorio para presentar su plataforma. Todo, además, liderando Unidas Podemos dentro de la coalición en un momento de fuertes tensiones entre los socios, con varias leyes retrasadas o bloqueadas en el Congreso y la batalla abierta con Podemos por su papel en el futuro proyecto.

Sobre la firma

Paula Chouza

Periodista de Política en EL PAÍS. Participó en el lanzamiento de EL PAÍS América en México. Trabajó en el Ayuntamiento de A Coruña y fue becaria del Congreso de los Diputados, CRTVG o Cadena SER. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Marketing Político y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS