El Rey pide a los bancos centrales que acompasen sus restricciones a la crisis por la guerra en Ucrania

El IV Foro La Toja Vínculo Atlántico premia al pueblo ucranio, el Gobierno reafirma su apoyo y Borrell avisa a Rusia: “Tendrán que pagar la reconstrucción”

Felipe VI entrega al embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, el II Premio Foro La Toja otorgado al pueblo ucraniano en la inauguración del IV Foro la Toja-Vínculo Atlántico, este jueves en A Toxa (Pontevedra).
Felipe VI entrega al embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, el II Premio Foro La Toja otorgado al pueblo ucraniano en la inauguración del IV Foro la Toja-Vínculo Atlántico, este jueves en A Toxa (Pontevedra).Gustavo de la Paz (Europa Press)

El rey Felipe VI volvió a recuperar este jueves su lema de que “todos somos parte” de la solución a la invasión de Rusia en Ucrania, en la inauguración del IV Foro La Toja Vínculo Atlántico dedicado en la primera jornada a las diferentes crisis provocadas por esa guerra, y quiso introducir ahí una alusión al múltiple impacto económico de ese conflicto. En ese contexto, el monarca abogó ante representantes políticos del clásico bipartidismo español y de las grandes empresas del Ibex 35 por una política económica que tenga en cuenta esa situación: “La nueva política monetaria de los bancos centrales, más restrictiva, debe acompasarse con la atención al crecimiento económico y a la evolución del mercado de trabajo”. La primera jornada del foro se concentró en reflexionar sobre Ucrania, se le concedió un premio al pueblo ucranio, los ministros de Exteriores de Ucrania y de España ensalzaron sus mutuas labores y el alto representante exterior de la UE, el español Josep Borrell, lanzó un mensaje de aviso de futuro para el invasor ruso sobre la reconstrucción del país atacado: “El que contamina paga y el que destruye paga y Rusia tendrá que pagar por ello”.

El Foro La Toja Vínculo Atlántico es un espacio de reflexión sobre la importancia de reivindicar los valores de las democracias liberales, que ha llegado ya a su cuarta edición y que en esta ocasión está totalmente contaminado por las consecuencias de todo tipo de la guerra hace ya siete meses en Ucrania. No podía ser de otra manera. El embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, recogió el premio al pueblo ucraniano por su comportamiento heroico con el símbolo de una reproducción del puente que une el pueblo de O Grove (Pontevedra) de la isla balneario de A Toxa y agradeció el apoyo y la solidaridad de Europa, de España, de su gobierno y del pueblo español y alertó de que su lucha “no ha terminado”.

Felipe VI, que ha acudido a todas las inauguraciones de este inusual espacio de debate en España, recogió ese guante, expresó su admiración ante la firmeza demostrada por el ejecutivo, el ejército y el pueblo de ese país. Incidió como el año pasado en la necesidad de defender la libertad y los valores democráticos de las sociedades abiertas y ahí concluyó que la grave agresión rusa ha tenido al menos el efecto positivo de reforzar “el vínculo atlántico y de la OTAN y la respuesta europea”. El Rey elogió ahí el papel concreto en ese trabajo de “respuesta unitaria, firme y contundente” de la UE del alto representante de la Comisión, Josep Borrell y recordó el impacto económico de esa invasión: “La enorme distorsión en los mercados energéticos, de alimentos y de materias primas, generando procesos inflacionistas desconocidos hace décadas”. El monarca pidió a los ponentes, invitados y expertos del Foro atención específica “a la lucha contra la inflación y la seguridad energética” y añadió su petición de acompasamiento a la situación para los bancos centrales, pocas semanas después de la subida de los tipos de interés anunciada por los máximos responsables del Banco Central Europeo, que dirige Christine Lagarde.

La sesión concluyó con una charla entre el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Lagares, y su homólogo en Ucrania, Dmytro Kuleba, moderada por Josep Piqué, “factótum del foro”, como le define el empresario promotor del evento, Amancio López Seijas, y exministro de esa área de los gobiernos de José María Aznar. El ministro ucranio intervino por videoconferencia y así agradeció la ayuda prestada hasta ahora por España, retrató las intenciones y amenazas de Vladímir Putin para meter miedo a Europa y apostó por reforzar la respuesta unitaria para vencerle y acabar con la sensación de impunidad con la que ha actuado hasta ahora. Albares relató todas las medidas y actuaciones emprendidas por España, en el seno de la UE y de la OTAN, para frenar a Rusia y apuntó a que ese liderazgo será aún mayor dentro de nueve meses cuando se asuma la presidencia rotatoria de Europa. El ministro ucranio pidió acelerar el proceso de integración de su país a la UE y Albares admitió que no se le puede exigir a Ucrania lo mismo que otro candidato en un escenario de normalidad y no de guerra.

Pocas mujeres en el foro

La primera jornada foro volvió a evidenciar la falta de mujeres en la foto de familia de los principales promotores del evento y sus patrocinadores con el rey Felipe VI y las demás autoridades, en la que entre los 15 presentes no figuraba ninguna. En el transcurso de los tres días y distintas conferencias y charlas en que se organiza el foro, en las que participan 35 ponentes, hay 12 mujeres. No es la primera vez que se realiza esta crítica a los impulsores de este encuentro. Ya la hizo en 2020 el actual alto representante exteriores de la UE, el exministro español Josep Borrell, y se prometió que se corregiría ese error en el futuro. Borrell estuvo este miércoles en primera fila en una charla entre el ministro español y el ucranio de Exteriores, moderada por otro hombre, Josep Piqué. El tradicional encuentro dialéctico este viernes entre los expresidentes Felipe González y Mariano Rajoy lo dirigirá la periodista Anabel Díez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete


Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS