Malestar en el Gobierno por el anuncio de bajada de impuestos de Puig, que no pactó con Moncloa

El Ejecutivo prepara su propio paquete sin tocar IRPF y el giro valenciano le rompe el discurso

La ministra Portavoz, Isabel Rodríguez, ofrecía este martes una rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.
La ministra Portavoz, Isabel Rodríguez, ofrecía este martes una rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.Marta Fernández Jara (Europa Press)

El Gobierno evita cargar las tintas en público contra Ximo Puig, uno de los barones socialistas con los que más sintonía ha mostrado Pedro Sánchez en los últimos años, pero el malestar de La Moncloa es muy evidente por la bajada de impuestos anunciada por el president valenciano, que rompe la estrategia del Ejecutivo. El Ejecutivo ha rechazado varias veces, incluso en el Congreso, iniciativas similares planteadas por el PP. Y ha criticado a otros barones del PP por bajar impuestos mientras con la otra mano piden más fondos europeos y del Gobierno. Ahora es un dirigente socialista el que hace esta bajada, aunque no es para los ricos sino para las rentas medias y bajas, y rompe la línea del Ejecutivo, que ha apostado por bajadas selectivas como el IVA de la luz y el gas y a la vez subidas a las grandes fortunas o a las grandes energéticas y banca. La propuesta de Puig no fue consensuada con el Gobierno central ni dentro del PSOE, a pesar de que todos los barones se reunieron hace solo dos semanas en Zaragoza en teoría para buscar la unidad.

Pedro Sánchez insistió la semana pasada en Nueva York en que el PSOE nunca ha estado tan unido como ahora, pero la decisión de Puig muestra que al menos en materia fiscal una comunidad tan relevante como la valenciana va por libre. La cercanía de las elecciones autonómicas, donde todos los barones se la juegan, hace pensar que este tipo de movimientos autónomos pueden volverse más frecuentes. Puig decidió seguir adelante con un anuncio que no está consensuado con La Moncloa, que no estaba de acuerdo con una iniciativa así en pleno debate de fiscalidad porque cree que el PP podía utilizarlo, como finalmente ha hecho, para debilitar la posición del Ejecutivo.

Sánchez ya tuvo un problema la semana pasada con Emiliano García-Page, el presidente de Castilla La Mancha, que rompió la estrategia de la Moncloa contra Alberto Núñez Feijóo e insistió en que a él no le parece un insolvente. En cualquier caso, el Gobierno está preparando un potente fiscal para anunciarlo en los próximos días, que tendrá subidas a las rentas más altas, pero también contendrá bajadas a otros sectores, aunque no está previsto que sean en el IRPF como ha hecho Puig. El Ejecutivo confía en que cuando anuncie el paquete, esta polémica quedará atrás, aunque de momento es evidente que la iniciativa valenciana ha cambiado el paso del Gobierno.

La portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, visiblemente molesta por este asunto, que ha dominado la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, ha pedido este martes mantener un “discurso responsable” en materia de política fiscal, al ser preguntada por la rebaja del IRPF recién anunciada por el socialista Ximo Puig y en medio del debate generado por los anuncios lanzados la pasada semana por comunidades gobernadas por el PP, como Andalucía, Murcia y Galicia, que contemplan la supresión o rebajas en el impuesto del patrimonio, entre otras medidas.

“Cada vez que hablamos de rebajar, está el debate de qué recortar” y “este es un Gobierno que no quiere recortar derechos y prestaciones a las personas que más lo necesitan en estos momentos de dificultad”, ha valorado Rodríguez.

Rodríguez ha eludido responder expresamente si el Ejecutivo está o no de acuerdo con el anuncio del presidente valenciano, pero de manera genérica ha pedido un “discurso responsable” a todas las comunidades. La portavoz del Gobierno ha insistido en que la política fiscal del Ejecutivo es la de la “justicia social” para que esta crisis “no la paguen los de siempre”. Este será, según sus palabras, el enfoque del paquete fiscal que prepara el Ejecutivo para que quienes más tienen contribuyan en mayor medida y no se produzcan “regalos fiscales” de la clase media y trabajadora a los más ricos. Fuentes del Ejecutivo han intentado diferenciar la propuesta Puig de las del PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Rodríguez ha insistido, como mensaje a todas las autonomías, incluida la valenciana, es que no es muy coherente estar pidiendo fondos a Europa para la recuperación de España —que vienen de los impuestos de otros países europeos— y a la vez bajar mucho los impuestos en las comunidades. “Como consecuencia de la última crisis, este país tiene 140.000 millones de euros de fondos europeos para gestionar. Tenemos una responsabilidad en la coherencia con esos fondos. Nuestra política fiscal tiene que ser coherente con esa solicitud europea”, ha asegurado.

La iniciativa de Puig también ha molestado al portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi López, quien, aunque ha evitado pronunciarse directamente sobre esa propuesta, sí ha evidenciado su recelo al afirmar: “La competencia fiscal a la baja no me gusta mucho”. López, en línea con la portavoz del Ejecutivo, ha insistido que lo importante ahora es que las rentas más altas sufraguen las medidas a los colectivos más vulnerables ya aprobadas por el Gobierno.

La portavoz del PP, Cuca Gamarra, en cambio, se ha mostrado de acuerdo con el plan de Puig y ha recordado que la pasada semana los partidos del Gobierno y sus aliados, PSOE, Unidas Podemos y sus socios parlamentarios, rechazaron una propuesta de su partido en el pleno que abogaba por deflactar el IRPF (es decir, actualizar los tramos de IRPF por la inflación) a las rentas inferiores a 40.000 euros. Gamarra ha aprovechado el plan presentado por Puig para subrayar que hay “una rebelión” dentro del PSOE y se ha sumado al planteamiento que había avanzado su líder, Alberto Núñez Feijóo, diciendo que Puig les copia sus iniciativas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS