El Gobierno se asegura los votos para aprobar el decreto de ahorro energético con los socios de la investidura

El PNV se suma a los síes y facilita la convalidación en el pleno de mañana, a la que ERC y Bildu también se muestran favorables frente al rechazo del bloque de la derecha

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, atendía a la prensa el 8 de agosto tras un acto en Madrid.
La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, atendía a la prensa el 8 de agosto tras un acto en Madrid.CHEMA MOYA (EFE)

El Gobierno ya tiene asegurados los apoyos necesarios para aprobar el jueves el real decreto ley de medidas de ahorro energético por la guerra de Ucrania. Los socios que hicieron posible la investidura de Pedro Sánchez garantizan que el Ejecutivo tendrá una sesión sin los sobresaltos a los que se había acostumbrado los últimos meses. La coalición de PSOE y Unidas Podemos necesita más síes que noes y sus aliados principales han desvelado, o dado a entender, que votarán a favor o como mínimo se abstendrán. El voto del PNV (6) será positivo, y todo apunta a que lo mismo pasará con el de ERC (13 diputados) y EH Bildu (5), satisfechos con la decisión del Gobierno de tramitar el decreto energético, una vez se apruebe, como proyecto de ley para incorporar propuestas al plan de ahorro y sus medidas sociales. El resultado es que el Ejecutivo ya tiene asegurados 161 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Compromís y PRC) frente a 153 en contra de la derecha (PP, Vox, Ciudadanos, Coalición Canaria, Foro y los dos tránsfugas de UPN y un exdiputado de Cs). El resto de los partidos que aún no han aclarado el sentido de su voto lo hacen habitualmente en sintonía con el Gobierno, como PDeCAT (4), Más País (2), BNG, Teruel Existe y la exdiputada de Unidas Podemos Meri Pita. Los dos diputados de la CUP no parecen inclinados por el no. Como mucho Junts, con cuatro escaños, votaría en contra, insuficiente para tumbar el decreto.

“Estamos confiados de que con la mayoría de la Cámara, empezando por la de la investidura, lo convalidaremos”, había pronosticado horas antes Patxi López, el portavoz del PSOE en el Congreso. Teresa Ribera, vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, ha ido un paso más allá y lo ha dado por seguro, aunque no ha precisado los respaldos con que cuenta el Ejecutivo. “Contamos con el respaldo suficiente para convalidar el decreto, lo verán mañana”, ha afirmado en La Sexta. Al Ejecutivo le basta una mayoría simple para refrendar el decreto, en vigor desde el 10 de agosto. Sus medidas decaerían si no recibiese el respaldo del Congreso.

Ribera ha empleado en dos ocasiones la palabra “suficientes” para señalar que el Gobierno contaba con más votos a favor que en contra, al tiempo que ha lamentado “el error” que, a su juicio, cometen quienes se oponen a un decreto que “es fuente de inspiración para otros socios europeos”. Pero no ha dado más detalles ni ha dicho qué grupos votarán a favor y cuáles de sus tradicionales apoyos lo harán en contra o se abstendrán. El enigma se ha resuelto horas después. El PP no se mueve del no, por lo que las cuentas no han quedado claras hasta que ERC, EH Bildu y PNV, tres de los principales aliados del Gobierno, han aclarado, o dejado entrever, cuál será su posición.

El PNV ha comunicado que votará a favor “por responsabilidad, al considerar que las medidas contempladas solo tienen sentido si se aplican con inmediatez”. Los nacionalistas vascos, críticos con “las formas” empleadas por el Gobierno, al que exigen “más diálogo y negociación”, confían en que el plan de contingencia energética que el Ejecutivo remitirá a la Comisión Europea en septiembre tendrá en cuenta las propuestas a corto, medio y largo plazo que les remita el Gobierno vasco.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha dado a entender que votarán a favor aunque no lo ha querido confirmar. “Aprovecharemos el hecho de que se abra el decreto [como proyecto de ley], ya que no siempre pasa, para intentar mejorarlo. Negociaremos hasta el último minuto. Nunca adelanto el sentido del voto, pero bueno, creo que dada la situación, es complicado otra opción que no sea al menos entrar a negociar, intentar mejorarlo”, ha manifestado. “Es importante que el Gobierno, cada vez que se abra [a tramitar], que haya una fecha por escrito. Si no, al PSOE le cuesta. Pero bueno, ya es buena noticia que se pueda negociar”, ha abundado. “Las negociaciones están abiertas hasta el último minuto. Creemos que el decreto tiene carencias que deben subsanarse, se necesitan medidas estructurales y no temporales como aparecen en el decreto”, ha observado la portavoz de la izquierda abertzale, Mertxe Aizpurua, que ha celebrado la tramitación parlamentaria.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Ejecutivo partía de los 153 apoyos de PSOE (120) y Unidas Podemos (33). Además, ya tenía confirmados los votos de Compromís y el Partido Regionalista de Cantabria, ambos con un diputado. A ellos se han sumado esta tarde los seis del PNV. Los dos votos de Más País se prevén favorables, como el de Meri Pita, exdiputada de Unidas Podemos que se fue al Grupo Mixto. Y a ello se podrían sumar ERC y Bildu, que en el peor de los casos para el Gobierno se abstendrían.

En el Gobierno no se contemplaba en ningún caso una derrota. Incluso después de que Ciudadanos confirmase este miércoles que su voto será negativo. “No se pueden mezclar churras con merinas en el decreto y chantajear a la oposición con que no estamos de acuerdo con abaratar el transporte público”, ha afirmado Edmundo Bal, su portavoz en el Congreso. El Gobierno le trasladó el martes a su partido y otros, la posibilidad de tramitar la convalidación del decreto sobre medidas de ahorro energético como proyecto de ley, lo que permitiría introducir cambios en el texto pero siempre que se convalidase antes en el pleno extraordinario de este jueves. “Nos ofreció la tramitación como proyecto de ley, pero esto ya no cuela. No nos van a engañar”, ha sentenciado Bal.

El Gobierno salvó por la mínima el decreto de medidas anticrisis en abril con 176 votos a favor, 172 en contra y una abstención, después de acceder a tramitarlo como proyecto de ley como le exigía el PP. Aun así, los populares terminaron votando en contra. El apoyo de EH Bildu fue decisivo para que el Congreso aprobase medidas como las subvenciones al litro de gasolina o el aumento del ingreso mínimo vital. El Ejecutivo insiste en su predisposición al diálogo al abrirse a la tramitación parlamentaria. Fuentes socialistas recuerdan que, por ejemplo, no fue así en el caso del decreto de la reforma laboral. ERC y el PNV votaron en su contra, molestos por no haber incorporado medidas al acuerdo previo del Ejecutivo con patronal y sindicatos. El Gobierno salvó el decreto en febrero gracias al error de Alberto Casero, diputado del PP.

“La frivolidad del PP es negarse a todo. ¿Alguien conoce alguna propuesta del PP para ahorrar energía? Su posición es incomprensible, mañana votarán en contra de Europa, de nuestros socios europeos, de los transportistas, de los estudiantes, en definitiva de los españoles”, ha incidido Patxi López, recordando el paquete de medidas sociales que recoge el decreto y que va mucho más allá de la regulación de la temperatura en interiores. La secretaria general del Partido Popular y portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, ha pedido precisamente que el Ejecutivo reparta el contenido del decreto actual en dos nuevos reales decretos que separen las medidas de ahorro energético de las becas a estudiantes y subvenciones al transporte. “Lo que no se puede hacer es pedir al Gobierno que derogue un decreto aprobado, que ha sido eficaz, ha sido respaldado por la propia presidenta de la Comisión Europea y es fuente de inspiración para otros socios”, ha zanjado minutos antes la vicepresidenta tercera.

La número tres del PP se ha quejado de que el Gobierno no les ha contactado a diferencia de a otros partidos, y justifica su voto negativo en que el decreto es una “imposición” porque el Ejecutivo “no ha hablado con ninguna asociación de comerciantes para consensuar unas medidas que son insuficientes e ineficaces”. El PP considera que las medidas de ahorro deben ser una “recomendación” y en ningún caso una “imposición” a los sectores económicos y familias españolas, informa Elsa García de Blas.

El decreto energético ha provocado que el PP entre en contradicciones como votarlo en contra al tiempo que las comunidades donde gobierna se suman a las medidas impulsadas por el Ejecutivo para rebajar el precio de los abonos transporte. Es el caso de Madrid, cuyo consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Enrique López, ha señalado que la Comunidad recurrirá ante el Tribunal Constitucional el decreto, “no tanto por cuestiones políticas como constitucionales”, y lo hará “al margen de las decisiones políticas que se adopten en el Congreso de los Diputados”. La Abogacía de la Comunidad de Madrid está preparando el recurso ante el Constitucional porque, según el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, invade “competencias claras” de la región y se ha aprobado “sin ningún tipo de consenso político y sin comunicarlo a las comunidades autónomas”.

La votación será telemática

Pese a celebrarse un debate presencial, todos los diputados tendrán que votar telemáticamente durante el pleno extraordinario del jueves al no estar a punto el sistema de votación. Durante el verano, el Congreso había puesto en marcha trabajos de actualización del sistema informático, tanto del software como de ciertas infraestructuras físicas, según fuentes parlamentarias. El principal objetivo es que la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, no tenga que sumar los votos presenciales y los telemáticos por sí misma, sino que el resultado se calcule automáticamente. El problema es que las mejoras no se han terminado a tiempo porque el pleno extraordinario no estaba previsto. Esto que provocó que el martes la Mesa del Congreso tomase la decisión de que todas las votaciones sean telemáticas hasta que finalicen las acometidas.

El jueves, antes de que se inicie el debate, Batet explicará cómo se desarrollará el procedimiento. En cualquier caso, lo que es seguro es que los diputados, pese a asistir al hemiciclo, tendrán que votar telemáticamente y dos veces. Esto es así porque entre las leyes que tienen que aprobarse se encuentra la conocida como del sí es sí, que es orgánica. Con lo cual, primero se refrendarán las enmiendas de esta ley y, después, se votará en conjunto tanto esta como el resto de normas: los tres decretos y las otras dos leyes que vienen del Senado, la Concursal y la de Ciencia. Fuentes parlamentarias explican que no está claro aún si se suspenderá el debate para que los diputados voten o si directamente votarán desde el asiento. En ambos casos, telemáticamente.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS