Argelia

La Comisión Europea reclama a Argelia que “dé marcha atrás” en la decisión de suspender el tratado de amistad con España

La portavoz de Exteriores del Ejecutivo comunitario califica de “extremadamente preocupante” la decisión del Gobierno de Argel

La presidenta de la Comisión de Europea, Ursula von der Leyen, el miércoles en Bruselas.
La presidenta de la Comisión de Europea, Ursula von der Leyen, el miércoles en Bruselas.FREDERICK FLORIN (AFP)

La Comisión Europea ha salido en apoyo de España en el conflicto con Argelia, reclamando que “dé marcha atrás” en la decisión de suspender el tratado de amistad que mantenían ambos países desde hace 20 años y que suspendió el miércoles. La decisión de Argel es “extremadamente preocupante”, ha destacado Nabila Massrali, portavoz oficial del Ejecutivo comunitario para Asuntos Exteriores. “Pedimos a las autoridades argelinas que reconsideren su decisión”, ha añadido.

“Argelia es un importante socio de la Unión Europea en el Mediterráneo y un actor clave en la estabilidad regional. Y por el momento, lo que estamos haciendo es evaluar el impacto de la decisión y hay que encontrar soluciones a través del diálogo y los canales diplomáticos. Así que esperamos que, en nombre de su sólida y larga colaboración, Argelia reconsidere su decisión y trabaje también con España para superar los desacuerdos actuales”, ha continuado.

El miércoles, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ratificó en el Congreso de los Diputados el giro de España en su postura sobre el Sáhara Occidental y las demandas de Marruecos sobre la antigua colonia española. Ese cambio ya provocó un choque con Argelia, tradicionalmente enfrentado a Rabat y alineado con el Sáhara en este conflicto enquistado desde hace décadas, que llevó al país norteafricano a retirar su embajador de Madrid. La intervención de Sánchez en la Cámara baja, confirmando el histórico paso dado en marzo, elevó todavía más la tensión, y llevó a Argel a suspender horas después el tratado de amistad que tiene firmado con España desde hace dos décadas.

Al final del miércoles, además, Argelia dio un nuevo paso cuando se supo que la Asociación de Bancos y Entidades Financieras había instruido a las entidades del país para congelar las domiciliaciones bancarias de las operaciones de comercio exterior de bienes o servicios dirigidos o procedentes de España desde este jueves, lo que en la práctica bloquea el comercio bilateral. Este movimiento puede implicar a la Unión Europea, pues, como ha recordado el jefe de la oficina de portavoces de la Comisión, Eric Mamer: “La política comercial es competencia de la UE y las relaciones comerciales son entre la Unión Europea y terceros países. Así que eso define el marco en el que operamos. Y los terceros países que comercian con la Unión Europea operan no con países individuales”.

Pese a este principio de partida, el portavoz comunitario ha reclamado “tiempo para reflexionar y analizar”. “No me consta que hayamos recibido ningún detalle concreto de las autoridades argelinas sobre lo que prevén en la práctica”, ha respondido acerca de si la decisión argelina sobre España supone una violación de las relaciones comerciales entre la Unión Europea y el país norteafricano.

El acuerdo de Argelia con la UE señala en su articulado que las dos partes “se comprometen a autorizar, en monedas de libre convertibilidad, todos los pagos corrientes relativos a transacciones” y a garantizar la libre circulación de capitales en inversiones directas en Argelia y la repatriación de los beneficios. También contempla que los conflictos sobre su interpretación serán competencia de un consejo de asociación, un organismo formado por los ministros de la UE y Argelia, cuyo acuerdo será vinculante.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS