Defensa y La Moncloa chocan por quién asume el fallo de seguridad por el ataque al móvil de Sánchez

Margarita Robles defiende a la directora del CNI y apunta a Félix Bolaños como responsable del control. Los dos ministros hablaron este miércoles por la tarde para resolver “cualquier malentendido”

La ministra de Defensa, Margarita Robles, el miércoles en el Congreso. Foto: JAIME VILLANUEVA | Vídeo: EPV

La crisis política por el espionaje con el programa Pegasus ha derivado en una notable tensión interna dentro del Gobierno. Los ministerios de Defensa y Presidencia chocaron el miércoles por ver quién es el responsable del agujero de seguridad que ha llevado a que el móvil del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sufriera una intrusión y se pudiera extraer de él prácticamente toda la información que contenía.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, y fuentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) apuntan a que cuando se produjo el espionaje, en mayo de 2021, el órgano responsable del móvil del presidente era la Secretaría General de la Presidencia, dirigida entonces por el hoy ministro Félix Bolaños. Sin embargo, desde La Moncloa destacan que la ley deja muy claro que es el Centro Criptográfico Nacional (CCN), que depende del CNI, el responsable de “la seguridad de los sistemas de las tecnologías de la información de la Administración”, como señala el decreto de 2004 del Ministerio de Defensa que regula este centro. La tensión y el revuelo mediático llegaron a un nivel tan alto que a media tarde del miércoles, Robles llamó a Bolaños. Según fuentes de La Moncloa, en esa conversación resolvieron cualquier “malentendido”.

La discrepancia en las estrategias de gestión de esta crisis son evidentes. Mientras Bolaños y la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, dejaron el martes en el aire el futuro de la directora del CNI, Paz Esteban, Robles la defendió el miércoles sin matices en la comisión de defensa de Congreso. Robles aseguró que Esteban, que este jueves comparecerá en la comisión de secretos oficiales, “está aguantando estoicamente imputaciones que no se corresponden con la realidad”.

En los pasillos del Congreso, antes de empezar la comparecencia, los periodistas preguntaron a la ministra quién es responsable de la brecha de seguridad en el móvil del presidente y si Paz Esteban debería dimitir. La titular de Defensa respondió recomendando a los periodistas que lean la normativa en esta materia. “La ventaja de una democracia es que todo está en la ley, todo está en las normas y, por tanto, no hay más que echar un minuto de tiempo y leerlas”, señaló la ministra. Robles apuntaba así claramente a la Presidencia del Gobierno como responsable de esa seguridad.

Sin embargo, en La Moncloa rebaten que la Secretaría General de la Presidencia se limita a entregar los móviles a los ministros y al presidente y su equipo, y a sustituirlos cuando se estropean, pero no tiene ninguna capacidad técnica para controlar si hay un ataque con Pegasus, algo que solo la tecnología del CNI puede detectar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La propia ministra portavoz, Isabel Rodríguez, apuntó el miércoles en esta línea, señalando al CNI. “En Presidencia del Gobierno hay un sistema de comunicaciones que nos aporta los dispositivos, pero después tenemos un sistema de seguridad donde hay 3.000 profesionales que se encargan de nuestra seguridad”, dijo en referencia al CNI, donde efectivamente trabajan 3.000 personas. Rodríguez dejó de nuevo abierta la posibilidad de una dimisión de Esteban cuando se concluya el análisis de lo que ha sucedido. “Está claro que se han producido errores. Estamos viendo el resultado del informe para determinar qué ha sucedido y mejorar. Antes de buscar la responsabilidad hay que determinar qué ha sucedido, y entonces se pueden valorar otras cuestiones. Algo no ha funcionado bien y hay que abordarlo”, señaló Rodríguez.

La distancia entre La Moncloa y Defensa en la gestión de la crisis del caso Pegasus ya se percibió el miércoles de la semana pasada en la sesión de control al Gobierno, cuando Sánchez y Bolaños trataron de apaciguar a los independentistas y Robles, en cambio, fue al choque. Esto causó mucho malestar en La Moncloa, porque rompía la estrategia y complicó aún más la votación del día siguiente de un decreto clave con 6.000 millones de euros en ayudas, que finalmente salió con los votos en contra de ERC y el PP.

Robles, una independiente con una larga trayectoria judicial y política, está sometida a una fuerte presión porque no solo los independentistas están pidiendo su cabeza, sino también Unidas Podemos. De hecho, la comisión de defensa fue escenario el miércoles de un duro enfrentamiento dialéctico entre Robles y Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos, el socio minoritario del Gobierno.

Echenique llegó a sugerir a Robles que dimita por el caso Pegasus. “Usted sabe lo que debe hacer, no solo por su dignidad, sino por la dignidad del Gobierno”, le dijo el diputado de Unidas Podemos. La ministra negó “fisuras” en la actuación del CNI en el caso, e insistió en que todas sus actuaciones se hacen “con autorización judicial”.

En su primera intervención, Echenique había considerado “insostenible” la situación creada por el escándalo. El portavoz de Podemos calificó de “incompatible con la democracia” el supuesto espionaje masivo a los independentistas catalanes y vascos. También añadió que la constatación de que los móviles del presidente y la ministra de Defensa habían sido infectados con Pegasus “eleva la crisis a otro nivel”, evidencia “una gravísima brecha de seguridad nacional”, y es muestra de “una flagrante incompetencia o una dejación de funciones”. “Es inevitable que se asuman responsabilidades políticas al máximo nivel”, concluyó.

La ministra le contestó reclamándole responsabilidad y recordándole que, según su ley reguladora, el CNI trabaja para el presidente y también para “el Gobierno de la Nación, que es un órgano colegiado” del que forma parte Unidas Podemos, cuyos ministros también son, por tanto, “receptores de los informes” del servicio secreto. “Su partido forma parte del Gobierno. Si cree que algo no es adecuado, se puede proponer ya, pero, como no lo han propuesto, entiendo que no tienen ninguna duda de la actuación del CNI”, añadió.

Echenique, tras reprochar a Robles que tenga una visión “muy limitada de la democracia”, aseguró que los votantes de Podemos y el PSOE “están hoy más preocupados que ayer”.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS