Feijóo, respaldado como nuevo líder del PP con el 99,63% del voto de las bases

El barón gallego eleva el tono contra el Gobierno, al que describe como “déspota” y “autista”

El presidente del PP, Pablo Casado, inserta su papeleta en la urna para la elección de su sucesor en el cargo, este lunes en la sede de la formación, en Madrid.
El presidente del PP, Pablo Casado, inserta su papeleta en la urna para la elección de su sucesor en el cargo, este lunes en la sede de la formación, en Madrid.Tarek PP (PP/EFE)

Las bases del PP han refrendado a Alberto Núñez Feijóo como nuevo líder del partido con el 99,63% de los votos válidos. En la votación ha participado el 88% de los militantes inscritos para votar, un total de 36.974. El PP saca pecho de que Feijóo se ha convertido en “el aspirante más votado de la historia del partido”, en palabras de Esteban González Pons, presidente del Comité Organizador del Congreso, pero esto es así porque en 2018, cuando se inauguró este sistema de primarias, las bases se dividieron para elegir entre seis candidatos, tres de ellos de peso (Pablo Casado, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal). La clave era la participación, y a Feijóo le han votado 21.322 militantes menos de los que votaron en las primarias de hace cuatro años, lo que revela que el proceso tan rápido, sin competencia y después de la salida traumática de Casado ha enfriado en alguna medida a las bases del PP.

El temor en el aparato era que fallara la movilización, por la falta de competición entre candidatos. Por eso y porque la salida traumática de Casado podría provocar una acogida fría de los militantes al barón gallego. Al final, pese a la diferencia con respecto a 2018, las cifras son buenas para Feijóo. El partido está respondiendo en general de forma muy ordenada al cambio de liderazgo, aunque se han producido algunos incidentes aislados que revelan que persisten algunas heridas internas. En el mitin del presidente de Galicia en Oviedo, el pasado jueves, un espontáneo interrumpió su discurso para mostrar su apoyo a Casado. Feijóo ha tenido, en todo caso, más avales que votos de los militantes, ya que 42.000 afiliados se inscribieron para poder votar (paso imprescindible), mientras que había logrado 55.000 avales del partido.

El presidente de Galicia quiso al final que participara la militancia en el proceso, pese a que los estatutos del PP no obligan a que esta vote cuando solo hay un candidato, y así se lo pidió al comité organizador del congreso. El sistema de primarias del PP es de doble vuelta, con una primera votación de las bases y una segunda de los compromisarios, y el comité organizador había barajado retirar la de la militancia con el argumento de que sirve solo para descartar entre varios candidatos. Ahora bien, de no haberse celebrado, Feijóo habría perdido la legitimidad del voto directo de las bases que sí tuvo Casado, así que al final se decidió mantener. El barón gallego será proclamado formalmente líder tras la votación de los compromisarios en el congreso extraordinario del 1 y 2 de abril.

Menos de un mes después de haber sido defenestrado como líder del PP por un acuerdo unánime del poder territorial, Pablo Casado acudió este lunes a votar en el refrendo de las bases a Alberto Núñez Feijóo como nuevo presidente de los conservadores. Lo hizo de forma discreta, sin entrar por la puerta principal de Génova 13 para no encontrarse con los periodistas, pero dejándose fotografiar por los servicios de prensa del partido mientras introducía su voto en la urna. Aunque no se vio su papeleta, y cabía el voto en blanco, Casado respaldó a Feijóo, según su entorno, como se había comprometido en su discurso ante la Junta Directiva Nacional. Su imagen refrendando al barón gallego fue la más representativa de la rendición de la cúpula anterior, pero no la única. Los casadistas difundieron también sus fotografías apoyando a Feijóo en la votación de la militancia.

El casadismo ha asumido disciplinadamente su derrota y se ha realineado detrás del presidente de la Xunta de Galicia, candidato único en el congreso extraordinario del PP, quien dio un paso adelante después de que Casado se suicidara políticamente en una guerra sin cuartel contra Isabel Díaz Ayuso. En la votación de este lunes pudo verse a fieles casadistas como Ana Beltrán, Antonio González Terol, Ana Camins, José Luis Martínez Almeida o Beatriz Fanjul animando a votar por el barón gallego y publicando su foto en las redes sociales votando por él. En el partido se escucharon en privado críticas de dirigentes de la disidencia de la dirección anterior que cuestionaban esas imágenes por lo “abyecto y ruin” del “cambio de fe” de algunos. El único dirigente destacado de la etapa anterior al que no se vio votar por Feijóo fue al exsecretario general, Teodoro García Egea, que mantiene un perfil discreto desde su dimisión. Todo el aparato territorial se volcó en refrendar al barón gallego en una votación sin posibilidad de sorpresas.

En paralelo, la situación económica y el giro en la posición de España con respecto al Sáhara han motivado que Feijóo haya elevado el tono contra el Gobierno de Pedro Sánchez, al que empezó tendiendo la mano para llegar a acuerdos de Estado. El presidente de Galicia y candidato único a presidir el PP, al que las bases del partido están votando este lunes como nuevo líder, ha endurecido su postura y ha descrito en términos muy duros la actuación del Gobierno en los últimos días. Lo ve víctima de un “colapso generalizado”, y actuando de forma “déspota” y “autista” ante los problemas del campo y la política internacional.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Feijóo cree que el Ejecutivo no para de cometer errores y censura que “ha roto los puentes” con el campo y con la oposición, por su reacción a la manifestación de agricultores y ganaderos que recorrió este domingo las calles de Madrid y porque no ha informado al PP del cambio de posición con respecto al Sáhara Occidental. “Nunca he visto un Gobierno tan autista ante un conflicto tan generalizado como este”, se ha quejado el presidente gallego.

El PP lamenta haberse enterado del giro en el conflicto internacional a través del Gobierno de Marruecos. Feijóo critica además que con el cambio de posición del Ejecutivo español “se ha roto el consenso en política exterior que España había construido en los últimos 40 años”. “El presidente ni siquiera ha informado a su Gobierno. Está gobernando de una forma déspota e irresponsable”, ha censurado el presidente de la Xunta. El próximo líder del PP considera que el cambio en la posición sobre el Sáhara Occidental “rompe un consenso internacional que habían construido la UCD, los gobiernos socialistas de Felipe González y los gobiernos populares de Aznar y Rajoy”, y eso “nadie está legitimado para hacerlo”.

Feijóo ya había criticado este giro del Ejecutivo, sobre todo por la forma. En los últimos días lo ha descrito como una decisión “unilateral” y “temeraria”, porque carece de respaldo dentro y fuera de La Moncloa. El PP se mueve sobre todo en la crítica a los modos, y menos al fondo, en esta revisión unilateral y sin previo aviso de Pedro Sánchez de la posición que España ha mantenido durante casi medio siglo sobre la antigua colonia.

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS