Albares responde a las críticas de Podemos al despliegue militar por Ucrania que la política exterior la marca Sánchez

El socio del PSOE en la coalición de Gobierno considera un “grave error” el envío de buques y cazas españoles al este de Europa

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, en un desayuno Informativo de Europa Press, en el Auditorio El Beatriz Madrid, este viernes.
El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, en un desayuno Informativo de Europa Press, en el Auditorio El Beatriz Madrid, este viernes.Marta Fernández Jara (Europa Press)

El jefe de la diplomacia española, José Manuel Albares, ha recordado este viernes a Unidas Podemos que la política exterior la marca el presidente Pedro Sánchez, tras las críticas de su socio de coalición al envío de buques y cazas españoles al este de Europa dentro del despliegue militar de la OTAN para disuadir a Rusia. Albares ha minimizado las discrepancias internas y ha subrayado que el Ejecutivo se expresa a través de las decisiones que adopta cada martes el Consejo de Ministros, lo que demuestra su cohesión. “Es el presidente el que marca las directrices de la política exterior y yo me siento muy cómodo con eso”, ha insistido el ministro en un desayuno informativo organizado por Europa Press.

Podemos difundió el jueves por la noche un comunicado en el que “rechaza” el despliegue de tropas españolas en el este de Europa y apuesta por la “distensión” y “la autonomía estratégica”. “Alentar la escalada bélica en Ucrania por defender los intereses de EE UU y la OTAN es un grave error” que “lleva al desastre”; “basta de seguidismo acrítico y temerario”, ha añadido la secretaria de política internacional del partido, Idoia Villanueva. La forma en la que se hizo pública la participación de España en el dispositivo de la OTAN para disuadir a Rusia molestó especialmente al socio menor de la coalición, que se ha mostrado “preocupado” por la situación, aunque sus ministros han evitado criticar a sus compañeros socialistas, conscientes de que es el presidente el que manda en los temas de Estado. Preguntada al respecto, la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha señalado este viernes que España es “con rotundidad” el país del “no a la guerra”. “Somos gentes de paz. Apostamos por la paz, por la desescalada del conflicto, por evitar maniobras militares en la zona, por el diálogo y por la diplomacia”, ha respondido brevemente. Poco después, la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, se ha hecho eco de las declaraciones de Montero y ha reiterado en redes sociales la posición del partido: “Nuestro país ha dicho alto y claro siempre: no a la Guerra. Con ese espíritu y con ese compromiso debemos trabajar e intensificar las vías diplomáticas para desescalar cualquier conflicto.”.

El primero en pronunciarse fue el secretario de Estado de la Agenda 2030 y secretario general del PCE, Enrique Santiago, para quien “empujar la OTAN hasta Rusia es un grave error para Europa, amenaza la paz y es estratégicamente torpe: subirán el gas, el petróleo, la inflación”. En su opinión, “Europa debe aportar medidas para desescalar el conflicto EE UU-Rusia, evitar militarizarlo y dar garantías de paz para las partes”. Por su parte, el exvicepresidente Pablo Iglesias ha esgrimido el fantasma de la guerra de Irak. “A Europa, por razones económicas y geoestratégicas, le conviene rebajar la tensión entre EE UU y Rusia. El furor pro-USA acabó con Aznar y hoy sería una gran torpeza de la parte socialista del Gobierno enfrentarse a sus socios y montar el “partido de la guerra” con el PP”, ha escrito en las redes sociales.

Albares ha querido subrayar, no obstante, que España, como los demás miembros de la UE y la OTAN, apuesta por la distensión, la desescalada y una salida diplomática a la actual crisis. “Vamos a darle una oportunidad al diálogo, pero, por supuesto, si no diera resultado, España estaría con sus socios y aliados en la disuasión, pero no estamos en ese momento”, ha subrayado. En realidad, la disuasión frente a Rusia se puso en marcha tras la anexión de Crimea, en 2014, y se ha incrementado desde entonces.

El líder de la oposición, Pablo Casado ha subrayado por su parte que el Ejecutivo no les avisó para informarles del envío de tropas, algo que ha avanzado que van a apoyar. “No vamos a hacer campañas de no a la guerra. Aunque esperamos que la vía diplomática se agote”, ha manifestado Casado a los medios durante una visita a la feria de turismo Fitur, informa Virginia Martínez.

El ministro Albares, que el pasado miércoles se reunió en Washington con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha dejado claro que “diálogo no es negociación” y que algunas de las peticiones de Moscú son “inaceptables”. En concreto, ha subrayado que “no se puede transigir” con la violación de la soberanía e integridad territorial de Ucrania ni con la pretensión de imponer un veto a la entrada de dicho país en la OTAN. “Ningún país puede dictar a otro en qué organizaciones internacionales puede entrar”, ha insistido, subrayando que esa demanda va contra la propia base de la construcción europea y supondría “volver atrás”, a los tiempos de la Guerra Fría, cuando había muros y esferas de influencia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Albares ha reconocido la tensión de los momentos actuales, “en los que todos contenemos la respiración”, pero ha subrayado que “España no se esconde y que su “compromiso con la seguridad de Europa es total”, ha subrayado. “Todos los europeos estamos unidos en el diálogo y también en la disuasión, si fuera necesario, pero este es el momento del diálogo”, ha insistido. No ha querido detallar cuál sería la respuesta si se consumara la amenaza de invasión de Ucrania por parte de las tropas rusas, pero la ha limitado al terreno económico. Eso sí, serían “sanciones económicas de un tamaño enorme”.

Manifiesto conjunto

Junto a las formaciones políticas integradas en Unidas Podemos, Más País y otros cuatro partidos nacionalistas han elevado la presión al PSOE en la tarde del viernes al hacer público un manifiesto conjunto en el que expresan su “honda preocupación” por el incremento de la tensión bélica entre EE UU y Rusia y rechazan “frontalmente” cualquier amenaza o agresión militar a un Estado soberano, así como el envío de tropas españolas al Mar Negro y Bulgaria en el marco de la OTAN.

Podemos, Izquierda Unida, En Comú Podem, Alianza Verde, EH Bildu, BNG, Compromís, Más País y la CUP consideran que “solo puede resolverse a través del diálogo, la distensión y el convencimiento de que la paz es el único camino”. En el Manifiesto por la paz y para evitar una nueva guerra en Europa: desescalada y diálogo, no envío de tropas ni armamento a Ucrania las formaciones recogen que la UE “debe evitar verse arrastrada y formular propuestas concretas de desescalamiento” para impedir un conflicto que “perjudique gravemente a Ucrania y a toda Europa en estos momentos de pandemia y de dificultades en los mercados mundiales de la energía”.

Asimismo, abogan por "redoblar" los esfuerzos diplomáticos buscando la mediación de la OSCE y la ONU, respetar la soberanía de los pueblos, cesar los "planes" para que Ucrania ingrese en la OTAN, defender los derechos humanos, poner en marcha "todos los aprendizajes de los centros de cultura de paz y grupos feministas por la paz" y trabajar a medio plazo por una "verdadera transición energética" hacia energías renovables. 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS