España y EE UU acuerdan “unir fuerzas” para resolver el conflicto del Sáhara Occidental

El ministro Albares aboga en su reunión con Blinken por hacer “todo lo posible” para que Gobierno y oposición reanuden el diálogo en Venezuela

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, este martes en Washington.
El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, este martes en Washington.Lenin Nolly (EFE)

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, trató de transmitir este martes en Washington un mensaje de acercamiento a Estados Unidos en el conflicto sobre el Sáhara Occidental, en el que ambos países mantienen posturas diferentes. Albares señaló tras reunirse con su homólogo estadounidense, Antony Blinken, que ambos gobiernos han “acordado unir fuerzas” para encontrar “una solución”.

Donald Trump lanzó una bomba diplomática en diciembre de 2020, cuando apenas le quedaban unas semanas en la Casa Blanca, al decretar el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. La decisión, tomada al margen de Naciones Unidas (que es el organismo que supervisa la paz entre las partes desde 1991) se ha convertido en una patata caliente para la Administración de Joe Biden, una de esas medidas tan polémicas de aplicar como de revertir después. El demócrata no lo ha revocado y España, por su parte, mantiene su postura de que el conflicto se resuelva mediante el diálogo entre Rabat y el Frente Polisario.

Albares ha abordado la cuestión en su primera reunión con Blinken en Washington, en una visita con el objetivo de preparar la cumbre de la OTAN que se celebra en junio en Madrid. “Hemos acordado unir fuerzas para encontrar, por fin, solución a un conflicto que tiene que terminar, no puede durar más décadas”, ha dicho el diplomático español tras su encuentro con el secretario de Estado estadounidense, evitando entrar en detalles. “Hay miles de personas que esperan una solución”, ha insistido. El ministro ha avanzado a la prensa que este viernes se reunirá en Madrid con el enviado especial de la ONU para el conflicto en el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, después de la gira del diplomático por la región.

Además de la crisis de Ucrania, Albares y Blinken han discutido también la situación de Venezuela. Washington se convirtió en uno de los grandes aliados y promotores del reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino frente al régimen chavista de Nicolás Maduro. España lo secundó junto a la mayor parte de la comunidad internacional, pero tres años después Maduro sigue en el poder y la situación ha quedado estancada. El ministro abogó por “hacer todo lo posible por que el diálogo entre el Gobierno y la oposición vuelva a ser una realidad y se pueda avanzar por la senda democrática”. Recalcó, además, que cualquier solución debe provenir de “los propios venezolanos”.

Al inicio del encuentro, el jefe de la diplomacia estadounidense ha afirmado que en momentos “desafiantes”, como los actuales, contar con “socios, amigos y aliados estrechos como España” marca la diferencia.

Tras la reunión con Blinken, Albares tenía prevista una cita con la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, tercera autoridad del país, así como una reunión con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y con el presidente del Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Amanda Mars

Periodista. Corresponsal jefa de EL PAÍS en EE UU hasta abril de 2022. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS