Marruecos reclama a España “mucha claridad” respecto al Sáhara Occidental

Los gestos de acercamiento efectuados por Felipe VI y el ministro Albares no bastan para despejar la crisis diplomática con Rabat

Los reyes Felipe y Letizia asisten a la recepción al cuerpo diplomático acreditado en España, este jueves.
Los reyes Felipe y Letizia asisten a la recepción al cuerpo diplomático acreditado en España, este jueves.Casa de S.M. el Rey (Europa Press)

El mensaje que Felipe VI pronunció este lunes, animando a Marruecos a “materializar ya” una nueva relación con España, no ha bastado para enderezar una crisis diplomática que se alarga ya más de ocho meses. Los canales públicos de televisión marroquí emitieron en la noche de este miércoles una entrevista con el primer ministro, Aziz Ajanuch, con motivo de los primeros 100 días de su Gobierno. Y Ajanuch se limitó a evocar, sin mencionar a España, un discurso del 6 de noviembre en el que el monarca marroquí, Mohamed VI, reclamaba a sus socios posturas más “ambiciosas y claras” sobre el Sáhara Occidental.

Más explícito ha sido este jueves el portavoz del Gobierno, Mustafa Baytas, tras la reunión semanal del Consejo de Ministros. Preguntado por los gestos de acercamiento de Felipe VI, que visitó la caseta de Marruecos en la inauguración de la feria de turismo Fitur, el portavoz se limitó a pedir a “mucha claridad” al Gobierno español. “La ambición existe. España ha manifestado su ambición, pero para que se consolide esta ambición necesitamos mucha claridad”, declaró, según informa Efe. Aunque no lo especificó, se supone que se refería a la posición sobre el conflicto del Sahara.

Respecto al jefe del Gobierno, los periodistas no le preguntaron expresamente por el mensaje de Felipe VI. “¿Cómo ve usted la política exterior de Marruecos ante sus socios en América, Europa y Asia? ¿Tiene Marruecos suficientes argumentos para establecerse en un mundo que está cambiando constantemente?”, le preguntaron. A lo que Ajanuch respondió: “Quien desee trabajar junto a Marruecos en su política exterior ha de hacerlo con lealtad y ambición. Esto lo dijo claramente su majestad en sus discursos”.

El primer ministro también añadió una frase que se podría interpretar como una alusión a Alemania, país que ha efectuado maniobras diplomáticas de acercamiento a Rabat en relación con el Sáhara Occidental: “Hay algunos países que entendieron esto [lealtad y ambición]. Y aquellos que siguen sin entenderlo tendrán tiempo para entenderlo”.

Los medios marroquíes apenas han destacado las palabras del primer ministro respecto al Sáhara ni tampoco sobre las relaciones exteriores. Han ensalzado, sin embargo, sus respuestas ante el cierre de fronteras decretado por el Gobierno, el 29 de noviembre, tras ser detectada la variante ómicron. El Ejecutivo ha sido muy criticado porque la medida no ha evitado que la ómicron sea responsable ahora del 95% de los contagios y, sin embargo, la suspensión de vuelos regulares ha causado estragos en el sector turístico. Ajanuch se mostró esperanzado en que se abran las fronteras en las próximas semanas, pero se escudó en las decisiones de los expertos. “Hay un comité científico y un comité ministerial que toma decisiones que estoy obligado a aplicar”, remachó. Los periodistas Yassine El Idrissi y Abdellah Tourabi no preguntaron tampoco por la posible apertura de las fronteras con Ceuta y Melilla, que permanecen cerradas desde el inicio de la pandemia, el 14 de marzo de 2020.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Un observador internacional que solicita el anonimato indicó a este diario que las palabras del primer ministro sobre el Sáhara Occidental no aportan nada nuevo y no tienen ninguna relevancia. “Los mensajes hacia España, o los emite el Palacio Real, o el Ministerio de Exteriores”, señaló la citada fuente. La crisis no se inició en abril pasado con la acogida en un hospital español del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, sino meses antes, en diciembre de 2020, con el reconocimiento de la marroquinidad de la excolonia española por el entonces presidente de EE UU, Donald Trump. Fue en ese momento cuando Rabat canceló unilateralmente la reunión de alto nivel (RAN), prevista para una semana después. Desde entonces, Marruecos no ha dejado de presionar a España para que “salga de la zona de confort” y apoye su propuesta de autonomía para el Sáhara, en lugar del referéndum de autodeterminación.

El silencio de Marruecos contrasta con la profusión de gestos emitidos por España en los últimos días. Tras ocho meses de crisis diplomática, Felipe VI hizo mención a ella por primera vez este lunes. El monarca emplazó a los dos países a “caminar juntos” para encontrar las soluciones que preocupan a ambos pueblos. Y, dos días después, los reyes visitaron el mostrador de Marruecos en Fitur, la Feria Internacional de Turismo que se celebra hasta el domingo en Madrid. Un gesto que fue difundido ampliamente en la prensa marroquí.

Además, también este miércoles, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, expresó su deseo de que la embajadora del país vecino, Karima Benyaich, regrese a Madrid. La diplomática fue llamada a consultas el pasado mes de mayo y desde entonces se encuentra en Marruecos.

Sobre la firma

Francisco Peregil

Es corresponsal para el Magreb desde 2015, con sede en Rabat. Antes ejerció desde Buenos Aires durante tres años como corresponsal para Sudamérica. Comenzó en EL PAÍS en 1989, después de trabajar varios meses en 'El Mundo'. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS