Dos víctimas de ETA tras la declaración de Otegi. Maite Pagazaurtundúa: “Falta condenar la historia de barbarie”. Maixabel Lasa: “Es lo que pedíamos”

La eurodiputada recuerda que ella y otras afectadas llevan años pidiendo a los ‘abertzales’ que “condenen la historia de terror y que asuman la responsabilidad compartida”, mientras que la viuda de Juan María Jáuregui celebra las palabras de líder de EH Bildu

Maite Pagazaurtundúa (izquierda) y Maixabel Lasa.
Maite Pagazaurtundúa (izquierda) y Maixabel Lasa.Santi Burgos / Gorka Lejarcegi

Este lunes, 18 de octubre de 2020, ante el simbólico palacio de Aiete de San Sebastián, EH Bildu proclamó que el sufrimiento causado por ETA a sus víctimas “no debió haberse producido”. Es la primera vez que el líder de esta formación, Arnaldo Otegi, mostraba este grado de empatía con las familias de los asesinados, extorsionados y perseguidos por la banda terrorista. La mayoría de las víctimas consideran insuficiente este paso de la izquierda abertzale, como es el caso de Maite Pagazaurtundúa, eurodiputada de Ciudadanos y hermana de Joseba Pagazaurtundúa, asesinado por ETA en 2003: “Llevamos años pidiendo que condenen la historia de terror y que asuman la responsabilidad compartida en la persecución totalitaria, porque los delitos de ETA no fueron privados, sino públicos”, afirma en una conversación telefónica desde su oficina en la Eurocámara de Estrasburgo (Francia). A otra víctima, Maixabel Lasa, viuda de Juan María Jáuregui, gobernador civil socialista asesinado por la banda en 2000, el hecho de la declaración de Otegi le suscita una reflexión distinta: “Era esto lo que les estábamos pidiendo, ¿no? Pues ya está”.

A Pagazaurtundúa no le resulta creíble la muestra de pesar por el sufrimiento ocasionado por ETA a sus víctimas que hizo pública Otegi. Es muy crítica con una declaración “insuficiente” que “no repara el destrozo humano, social y político” causado por la banda. “Lo que han hecho es una parte de la asignatura pendiente. Falta la condena de una historia de barbarie, tienen que asomarse al espejo”, dice tras analizar la declaración de la izquierda abertzale.

La eurodiputada de Ciudadanos opina que Arnaldo Otegi y su mundo “no pueden seguir considerando como héroes a los que destrozaron la vida de tantas personas”. Pagazaurtundúa se refiere a los dirigentes de EH Bildu como “los estrategas de tanto daño”, y señala que tienen “una responsabilidad también con respecto a aquellos a los que radicalizaron para que consideraran matar, y eso no convierte a los asesinos en gudaris [soldados, en euskera]. Es un espejo complicado al que tienen que mirarse”. Quienes han redactado la declaración del 18 de octubre, apostilla Pagazaurtundúa, “se han dedicado a elogiar como héroes durante estos diez años a los asesinos que han seguido haciendo un daño repetido a muchas familias”.

“No deberían esperar otros diez años para asumir lo que falta. Alguien dirá que hay que ser generosos, pero en la declaración de hoy se ve todavía que quieren que nosotros, las víctimas, paguemos un precio alto eliminando el significado político de lo que hicieron”, remarca la eurodiputada.

Maixabel Lasa: “Un paso importante”

Lasa, en cambio, pone en valor el reconocimiento del daño causado. “Con esto no termina todo. Esto no es el final, porque seguramente dentro de la izquierda abertzale, como en todos los partidos y colectivos, habrá personas que no estén de acuerdo con las palabras de Otegi”, afirma, “pero es un paso importante”, añade. “Siempre digo que para terminar una maratón hay que ir paso a paso”. En un vuelo de Barcelona a Madrid, tuvo tiempo este lunes de digerir la última declaración de EH Bildu. Espera que esta sea “sincera” y se traduzca en el futuro “en hechos”. “Ellos ya han avanzado con esta manifestación pública. Todos entendíamos que esto era necesario y pedíamos que tuvieran un gesto con las víctimas. Ya lo han hecho, aunque hayamos esperado tanto tiempo. La pena es que hayamos perdido muchos años mientras los dirigentes políticos se han dedicado a echar en cara las responsabilidades unos a otros”.

Lasa se encuentra promocionando la película que lleva su nombre, Maixabel, un drama estrenado en septiembre pasado que narra los encuentros restaurativos que ella mantuvo con los asesinos de su marido. Siempre que tiene la ocasión aprovecha para recalcar que este filme es un alegato de la “segunda oportunidad”, como ella misma puso en práctica con dos de los etarras que participaron en el asesinato de Jáuregui.

A EH Bildu le falta aún un largo camino por recorrer, dice Pagazaurtundúa, porque “para regenerar la política vasca no basta con hacer las cosas a medias o la impostura. Debe ser algo de fondo, que resulte coherente para aquellos a los que tanto daño hicieron. Aún siguen generando toxicidad en todo lo que tocan”. A los independentistas liderados por Otegi les reprocha que sean “acríticos” con lo que hicieron los presos cuando militaron en ETA. Las manifestaciones a favor de los presos, los homenajes cuando salen de la cárcel… son humillantes para las víctimas”, afirma. Critica el “nacionalpopulismo” que destila el apartado en el que Otegi reclama el reconocimiento del pueblo vasco como una nación: “Marine Le Pen dice cosas así cada semana. Es mejor una identidad excluyente que [otra] asesina, pero el populismo lleva la semilla de la lógica antipluralista”.

Arnaldo Otegi (derecha) y Arkaitz Rodríguez, en su comparecencia de este lunes por el décimo aniversario del fin de ETA.JAVIER ETXEZARRETA / VÍDEO QUALITY

“Quiero subrayar que, por una vez, no deberían utilizar sus juegos de ventaja y cálculo interesado habituales, esa utilización de los tiempos, de las medias palabras, eso que hicieron hace diez años para no afrontar el fardo de la responsabilidad y la culpabilidad. No fue solo pragmatismo, también fue una forma de narcisismo, y el narcisismo de los acosadores siempre supone minusvalorar a los inocentes y a la democracia que tanto golpearon”, concluye Pagazaurtundúa.

Lasa, que fue directora de la Oficina de Víctimas del Gobierno vasco entre 2001 y 2012, da por buena la declaración y confía en que abra un nuevo escenario en el que “todos sean capaces de reconocer que hicieron cosas mal”. Se refiere y cita al PSOE, partido del que se dio de baja en 2020 tras ser expedientada por haber apoyado al candidato a diputado de Más País Txema Urkijo en noviembre de 2019. Lasa considera que “el Partido Socialista debe hacer el mismo ejercicio de reconocimiento de sus errores en el pasado”: “El PSOE tiene pendiente aclarar muchas cosas. Queda en su tejado hacer la misma reflexión. Mucha gente está esperando la verdad de muchos casos de ETA que están aún por esclarecer, de la misma forma que en el otro bando esperan que se resuelvan los suyos y se les dé una respuesta a lo que sucedió con sus familiares”. Y concluye: “Para pasar página completamente y se curen las heridas abiertas todo el mundo tiene que hacer esfuerzos y en este caso también le pediría al PSOE que sea valiente”.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS