La Operación Kitchen

Villarejo, días antes de Kitchen: “Chisco dice que Min. habló con Raj. y todo es ok”

Una anotación del comisario de julio de 2013 señala al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su llegada a la Audiencia Nacional, el pasado marzo.
El comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su llegada a la Audiencia Nacional, el pasado marzo.Olmo Calvo

Los últimos 13 cuadernos intervenidos al comisario jubilado José Manuel Villarejo arrojan nuevos indicios sobre el alcance de las relaciones políticas de este, uno de los principales implicados en la operación supuestamente urdida en el Ministerio del Interior en 2013 para espiar al extesorero Luis Bárcenas e impedir que la documentación comprometedora para dirigentes del PP llegara a la justicia. Villarejo anotó el 6 de julio de 2013, solo cinco días antes de que Interior pusiera en marcha la Operación Kitchen, los detalles de una conversación que presuntamente mantuvo con el entonces secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, al que se refiere con el alias de Chisco. Entre esas anotaciones, el comisario escribe: “Dice que Min [supuestamente, ministro] habló con Raj [Rajoy] y todo es ok”.

Justo antes, el policía había anotado, también como parte del contenido de su conversación con el número dos de Jorge Fernández Díaz, una referencia a “varias llamadas sobre cita Igles[ias] con Barc[enas] el lunes en prisión”. Supuestamente se refiere al encuentro que el abogado Javier Iglesias, cercano al PP, iba a mantener con el extesorero, entonces en prisión, y que se materializó dos días después, el 8 de julio. Los investigadores dan una alta credibilidad al contenido de las agendas, que consideran una especie de “diario personal” destinado a “la lectura privada de quien las confeccionó” en las que Villarejo anotó a modo de “registro”, entre 2007 y 2016, las supuestas “actividades”, “citas o comunicaciones mantenidas con terceros”, así como las fechas en que se produjeron y una “breve descripción del objeto de las mismas”.

No es la primera vez que el nombre de Rajoy aparece en el sumario del caso Kitchen. La Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional ya señalaba en un informe en el que analizaba una de las grabaciones incautadas a Villarejo, la posibilidad de que el expresidente del Gobierno tuviera “conocimiento” del entramado parapolicial para arrebatar al extesorero del PP Luis Bárcenas documentos. De aquellos audios, los agentes concluían que la operación estuvo “coordinada” por Francisco Martínez, ya imputado en la causa, y que alguien al que los implicados se referían como el Asturiano tuvo conocimiento de la misma. En un escrito posterior, la Fiscalía Anticorrupción atribuía este apodo a Rajoy.

También lo hizo el pasado mayo, en su comparecencia en la comisión de investigación del Congreso, el comisario José Luis Olivera, al que este jueves el juez Manuel García-Castellón ha citado como imputado en la causa. A preguntas de los diputados, el alto mando policial confirmó que Villarejo utilizaba tanto ese alias como el Barbas para referirse al expresidente del Gobierno. En la Cámara baja, un segundo ex alto mando policial, el comisario Enrique García Castaño, conocido como el Gordo y que colabora con la justicia, mostró su convencimiento de que Rajoy estaba informado de la operación a través de Villarejo del que dijo que “siempre ha tenido acceso a niveles políticos muy altos”.

En otras anotaciones dispersas de sus cuadernos, el comisario jubilado recoge referencias a las supuestas grabaciones de las cámaras de seguridad de la sede del PP en la calle Génova, según ha adelantado la Cadena SER y ha confirmado EL PAÍS. Así, el 23 de julio de 2013, Villarejo anota: “68 cámaras-visitas ult. 4-5 años” y, a continuación, “Villar Mir el identificado (subiendo con maletines)”. Solo un mes antes, el PP había contestado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, instructor del caso Gürtel, que no guardaba imágenes de su circuito de videovigilancia cuando este se las requirió para comprobar si los empresarios que aparecían en los papeles de Bárcenas como supuestos donantes de la caja b acudían a la sede de la formación. El empresario Juan Miguel Villar Mir era uno de ellos. Unos días más tarde, el comisario recoge una nueva anotación: “Borrado disco duro. Imágenes 6 y 7 y ascensor”. La sexta planta es donde se encontraban los despachos de los entonces tesoreros, Álvaro Lapuerta —ya fallecido— y Bárcenas.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50