Arrimadas amplía la ejecutiva de Ciudadanos con líderes territoriales como Villacís y Aguado

La líder abre el núcleo de toma de decisiones tras la crisis del partido por el fracaso de la operación de Murcia

Inés Arrimadas conversa con Begoña Villacís, junto al exconsejero de transportes de la Comunidad de Madrid Ángel Garrido, durante el  homenaje a las víctimas de los atentados del 11-M.
Inés Arrimadas conversa con Begoña Villacís, junto al exconsejero de transportes de la Comunidad de Madrid Ángel Garrido, durante el homenaje a las víctimas de los atentados del 11-M.Rodrigo Jiménez (EFE)

Inés Arrimadas mueve ficha. La líder de Ciudadanos ha decidido ampliar la ejecutiva permanente, el núcleo de la toma de decisiones del partido, incorporando a varios dirigentes territoriales para tratar de aplacar la crisis interna provocada por el fracaso de la operación para desalojar al PP del poder en Murcia. Entre los perfiles que se incorporan, según fuentes de la dirección, están la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, y el exvicepresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio Aguado, según la propuesta que está encima de la mesa, que aún podría sufrir cambios. Arrimadas ha consultado a los principales dirigentes de Cs durante el fin de semana para pedirles opinión sobre los siguientes pasos a seguir, y varios de ellos le han aconsejado los cambios en la dirección.

La líder se ha anticipado a la ejecutiva extraordinaria de este lunes, convocada a petición de varios barones, que se prevé como una nueva catarsis. El sábado, Arrimadas se desplazó a la sede de la formación y desde allí llamó a los rostros más relevantes del partido para tratar de aplacar los ánimos y buscar una salida consensuada a la crisis.

Las últimas horas han sido de máxima tensión interna. Toni Cantó ha sopesado, desde su puesto en la Comunidad Valenciana, pedir un congreso extraordinario y postularse para tratar de arrebatarle la presidencia de Ciudadanos, según fuentes próximas a este dirigente, uno de los más críticos con la actuación del partido. Además, algunos miembros de la dirección también han meditado dimitir de la ejecutiva este lunes, como protesta en el caso de que no hubiera destituciones. El vicesecretario general, Carlos Cuadrado, y el adjunto, José María Espejo, están en el punto de mira. Cuadrado ha sido el ejecutor de la operación fallida de la moción de censura en Murcia, y su destitución ya fue reclamada tras el batacazo de las elecciones catalanas. Entonces, la líder lo respaldó en su puesto y pospuso los cambios para más adelante.

En el grupo más crítico de la dirección están Cantó, la exconsejera de Cultura en Madrid Marta Rivera de la Cruz y el expresidente de Baleares José Ramón Bauzá. Con el movimiento de ampliar la ejecutiva, Arrimadas busca contentar a los críticos y lograr la paz interna.

La ejecutiva permanente de Arrimadas está formada por siete dirigentes, incluyendo a la presidenta. Son Marina Bravo, secretaria general; Carlos Cuadrado, vicesecretario general; José María Espejo, vicesecretario general adjunto; Melisa Rodríguez, portavoz; Edmundo Bal, portavoz en el Congreso, y Borja González, secretario de Organización.

La reunión extraordinaria de la ejecutiva de este lunes, reclamada por varios dirigentes autonómicos —como el andaluz Juan Marín, el valenciano Toni Cantó o la madrileña Begoña Villacís—, viene precedida por una fuerte marejada, sobre todo tras el fichaje por el PP de Fran Hervías, exsecretario de Organización de Ciudadanos. El domingo, exdirigentes del sector crítico, como la senadora Ruth Goñi, la diputada aragonesa Susana Gaspar o la portavoz adjunta en el Parlamento de Extremadura, Marta Pérez, salieron en defensa de Hervías. Más contundentes fueron antiguos pesos pesados de la formación en época de Albert Rivera, como el exportavoz Juan Carlos Girauta, que dio la “enhorabuena” al PP por el fichaje de Hervías, o el exdiputado Marcos de Quinto, que reclamó a Cs que este lunes “salgan respuestas de verdad y no argumentarios”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La presidenta también recibió apoyos, como el del portavoz en las Cortes de Aragón, Daniel Pérez Calvo, que expresó su “reconfortante sensación de liberación” al ver cómo el partido “empieza por fin a soltar lastre”. El dirigente cargó contra el PP: “Roma no paga a traidores, Génova sí”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS