Presupuestos Generales

El Gobierno saca adelante los Presupuestos en tiempo récord

El Senado no acepta ninguna de las enmiendas presentadas, entre las quejas de varios portavoces parlamentarios

María Jesús Montero, aplaudida este martes tras la aprobación de las cuentas.
María Jesús Montero, aplaudida este martes tras la aprobación de las cuentas.Europa Press

La carrera por aprobar los primeros Presupuestos del Gobierno de coalición ha llegado este martes a su fin en el Senado. La Cámara alta ha aprobado las cuentas por amplia mayoría sin aceptar ni una de las más de 4.000 enmiendas presentadas, entre las quejas de numerosos senadores por la ausencia de debate. El dictamen del proyecto obtuvo 145 votos a favor -PSOE, ERC, Bildu, PNV, En Comú Podem, Más Madrid, Compromís, Teruel Existe, Partido Aragonés, Partido Regionalista de Cantabria, Agrupación Socialista La Gomera, Geroa Bai y el senador de Ciudadanos Xavier Alegre, que se integró en el Grupo Mixto-, 118 en contra y dos abstenciones. Los Presupuestos entrarán en vigor el próximo 1 de enero y jubilarán los más longevos de la democracia, los del popular Cristóbal Montoro, aprobados en 2018.

Las cuatro horas que se alargó el pleno fueron una concatenación de soliloquios. Conscientes como eran desde el minuto uno todos los senadores de que no se cambiaría ni una coma del texto que salió del Congreso el 3 de diciembre. Las quejas por convertir el paso de las cuentas por el Senado en un mero trámite unieron en un lamento insólito a parlamentarios de la izquierda y de la derecha. Incluso a algunos que al final de la jornada acabaron apoyando los Presupuestos.

“¡Están secuestrando a la cámara!”, se oyó decir desde la tribuna al senador de Compromís Carles Mulet, mientras veía como se despachaban de un plumazo las 903 enmiendas que presentó él solo. “Nos han obligado al teatro este de la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado”, criticó en su turno el popular José Vicente Marí Bosó. “Es una gran estafa parlamentaria”, gritó el Josep Lluís Cleries, portavoz de Junts per Catalunya.

Nadie parecía contento salvo en la bancada de los socialistas. Este martes no había espacio para las sorpresas y sí para las prisas, por lo que aunque se contemplaba la posibilidad de un segundo día de pleno, todo quedó rematado en unas horas. Tanto ERC, PNV y EH Bildu no presentaron enmiendas parciales, lo que daba por descontado la mayoría absoluta en la cámara alta para rechazar cualquier enmienda, como quedó de manifiesto la semana pasada en el rechazo de los vetos presentados por PP, Vox, Ciudadanos, Junts y Coalición Canaria. En su turno de réplica el portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, exigió “como mínimo, un respeto” a unas cuentas que contaban con el apoyo de “13 formaciones y algo más 55% de sus señorías”.

El Ejecutivo de coalición ha logrado una tramitación en tiempo récord (56 días), a pesar de superar con creces el límite que marca la Constitución para la presentación del borrador, fijado en el 30 de septiembre. Los tiras y aflojas en la negociación entre el PSOE y Unidas Podemos retrasaron su aprobación en el Consejo de Ministros hasta el 27 de octubre, día en el que se puso el contador a cero de la tramitación. En aquellas fechas, todas las apuestas señalaban a que 2021 arrancaría, otra vez, con las cuentas de Montoro.

Pero la confirmación definitiva de que no sería así llegó este martes antes desde la Moncloa que desde el Senado. “España va a iniciar el año con nuevas cuentas”, anunció la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Poco importaba que todavía faltaran unas horas para que se conociera el resultado de la votación. A última hora de la tarde, diez ministros del Gobierno, entre ellos la propia Montero, acudieron al Senado para escuchar la retahíla de rechazos a todas las enmiendas.

Estos Presupuestos son los más expansivos de la historia, con casi 240.000 millones de euros en inversión social, y contemplan el adelanto de 27.000 millones de los fondos europeos adjudicados a España para la reconstrucción de la crisis derivada de la pandemia. Montero se refirió a ellos como unas cuentas “inéditas para un momento singular de la historia” de España.

En enero, cuando Pedro Sánchez fue investido presidente, la aprobación de los Presupuestos parecía el mayor objetivo en el horizonte del Ejecutivo. Apenas dos meses después, el coronavirus sumergió a España en una pandemia sobre la que aún hoy no hay fecha de salida. Desde el Gobierno sostienen que estas cuentas permitirán reconstruir la maltrecha economía con “mayor fortaleza”. De ahí las prisas, indican, para acelerar su tramitación.

El día dejó sin embargo un sabor amargo en parte de los senadores. “Es muy frustante redactar iniciativas para venir a formar parte de este paripé”, resumió el portavoz de la Agrupación Socialista Gomera, Fabián Chinea. Luego, votó a favor

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50