Presupuestos Generales

Sánchez ofrece al PP pactar unos Presupuestos “sin líneas rojas”

El presidente anuncia que la conferencia de los líderes autonómicos con Von der Leyen será el 26 de octubre

Pedro Sánchez con Juan Manuel Moreno (centro) y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (derecha), a su llegada a la clausura del Foro La Toja 2020, este sábado en O Grove, Pontevedra. En vídeo, declaraciones del presidente. ÓSCAR CORRAL | VÍDEO: EPV

“Del marasmo, de la desesperanza, de la antipolítica, el único beneficiario es la ultraderecha”. Pedro Sánchez acrecienta su presión sobre el PP para que se sume a los próximos Presupuestos generales “progresistas y de país” y vincula ese gran consenso “sin líneas rojas” al mejor uso de los fondos europeos para la recuperación tras la covid-19, todavía por precisar. El presidente ha anunciado este sábado en Toja, en la clausura de un foro sobre los valores de la democracia liberal, que el 26 de octubre la presidenta de la Comisión Europea participará en una conferencia de presidentes autonómicos para dar detalles sobre esos fondos.

El jefe de Gobierno utilizó la clausura del II Foro La Toja Vínculo Atlántico ―un reducto de debate montado en ese balneario de Pontevedra para sustentar los principios de la democracia clásica con el aval de las grandes empresas del país― para anunciar que el Ejecutivo trabaja en un real decreto para eliminar barreras burocráticas y administrativas para facilitar la gestión de los próximos fondos europeos por parte de las Administraciones autonómicas y locales. Ese decreto pretende eliminar los “principales cuellos de botella” y las barreras legales “con total respeto a las normas europeas” para que la gestión de esos fondos sea “rápida, ágil y eficaz”.

La reducción de esas trabas, con plazos de adjudicación de proyectos más cortos y menos exigencias, ha sido muy bien acogida por los presidentes autonómicos presentes en el foro (tanto del PSOE como del PP). La medida persigue que las inversiones europeas, sobre todo relacionadas con proyectos verdes y digitales, no se queden al final sin gastar y se puedan concretar en el menor plazo posible para ayudar a la reactivación y la transformación de la economía. Sánchez ha insistido mucho en esas ideas y ha aprovechado para comunicar que el próximo miércoles se presentarán las líneas maestras y los ámbitos prioritarios del plan de recuperación de España precisamente en esos ámbitos.

El jefe del Ejecutivo ha dedicado parte de su intervención a valorar el clima de cooperación multilateral entre el Gobierno central y las comunidades, que ha considerado en general positivo. Y esa alusión le ha servido para enlazar varios mensajes dirigidos indirectamente pero de forma clara al PP, tanto por lo que ocurre en Madrid con la covid-19 como a nivel nacional, y para demandar su colaboración en la aprobación de los Presupuestos: “La unión es la mayor vacuna contra el virus”.

El presidente ha admitido que la pandemia le ha dado la vuelta a todo, pero indicó que ya empieza a ver “algunos resultados alentadores”. Y ha enumerado su mejor selección de datos sobre protección social y económica, y los últimos índices que apuntan hacia la recuperación. Todos esos baremos le han servido para reclamar apoyo para los nuevos Presupuestos, que serían los primeros de este Gobierno de coalición y que ha vinculado a una mejor utilización de los fondos europeos: “Necesitamos unos Presupuestos con el máximo consenso y unidad de las Cortes (...) España tiene que entenderse con España si quiere puede dar un paso de gigante en su modernización en los próximos seis años, pero para crecer de otra manera necesitamos el concurso de todos", ha rematado tras una semana en la que las polémicas del Ejecutivo central con la Comunidad de Madrid se han llevado al límite.

Diálogo con reservas

El líder del PSOE se ha reservado solo una alusión a esa confrontación: “El virus es un enemigo que tiene muchas caras y una de ellas, no nos equivoquemos, es la antipolítica. Se engañan aquellas fuerzas políticas tradicionales que piensen que pueden obtener algún rédito de la división, del enfrentamiento, de la confrontación, de la polarización”. Las apelaciones al “diálogo constante” y a garantizar “la estabilidad y la unidad” fueron acogidas con escepticismo por los barones del PP presentes en el foro, porque no se acaban de creer que sean ciertas ante la pésima relación personal y política de Sánchez con el líder de su partido, Pablo Casado.

Durante los debates de la última jornada, los presidentes de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (PP); de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page (PSOE), y de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno (PP), defendieron la vigencia y utilidad del sistema autonómico, pero también constataron las carencias de gobernanza en el ámbito estatal y el duro nivel de enfrentamiento político en el Congreso entre los principales partidos. Feijóo indicó así que no se producen los “líos” que se ven semanalmente en el Congreso en ningún Parlamento autonómico, aunque cuestionó las “constantes deslealtades” de los últimos presidentes catalanes. Moreno pidió “mayor serenidad y bajar los decibelios” y rechazó por inoportuno cualquier debate sobre las instituciones y la jefatura del Estado. Page alertó así contra los “populismos y extremismos radicales y territoriales”.

Lo más visto en...

Top 50