ELECCIONES AUTONÓMICADS

El PP busca 155 votos de los recuentos y del voto extranjero para reforzar a Feijóo y aliviar la debacle vasca

El dirigente gallego aspira a su escaño número 42, arrebatado por el PSdeG por 47 votos. Otras 108 papeletas les darían un parlamentario más en Euskadi en detrimento de EH Bildu

Unos votantes se dirigen a las urnas en un colegio electoral de Bilbao (Bizkaia) este domingo.
Unos votantes se dirigen a las urnas en un colegio electoral de Bilbao (Bizkaia) este domingo.FERNANDO DOMINGO-ALDAMA

La única similitud entre los resultados del PP este domingo en Galicia, donde Alberto Núñez Feijóo volvió a arrasar, y en Euskadi, con pésimos números de la coalición con Ciudadanos, pasa por la búsqueda de un puñado de votos en los recuentos y en el voto extranjero. En ese rastreo de papeletas el PP de Galicia persigue 47 votos en Pontevedra para obtener un escaño más, alcanzar los 42 —un récord para los populares en el siglo XXI— y acercarse así a cifras solo conocidas por Manuel Fraga. Los vascos, en cambio, necesitan una diferencia de 108 sufragios para arrebatarle un escaño a EH Bildu en Bizkaia y aliviar el batacazo del domingo, cuando cayeron de nueve a cinco parlamentarios, alianza con Ciudadanos mediante.

El PP gallego va sobrado de votos. No obstante, tras igualar la hazaña de Fraga de encadenar cuatro mayorías absolutas para presidir la Xunta, Feijóo tiene pendiente ahora alcanzar el diputado número 42, lejos aún de otro registro del fundador del PP, que llegó a gobernar con 43 parlamentarios. El domingo, Feijóo quedó a escasas 47 papeletas del escaño 42, una marca que hasta el momento no ha alcanzado. La apertura de los votos de la emigración, el Censo de Residentes Ausentes (CERA), que se celebrará el lunes, desvelará si lo consigue. Pese a la proeza de haber obtenido el respaldo del 47,98% de los sufragios, el PP de Feijóo está aún varios puntos por debajo del récord alcanzado por Fraga en 1977 cuando consiguió el aval del 52%.

El diputado en el aire al que aspira el PP lo amarró el domingo por la mínima el PSdeG en la provincia de Pontevedra, en donde el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, lidera a los populares. Es la única circunscripción en la que el PPdeG ha perdido representación y en la que los socialistas han mejorado, en dos escaños por el momento, sus resultados de 2016. En Pontevedra han conseguido, si no pierden uno el lunes, seis de los 15 escaños obtenidos además de empatar en actas, aunque con menor porcentaje de votos, con el BNG. La disputa del escaño entre PP y PSOE la dirimirá un pequeño porcentaje de electores.

Al contrario que el voto por correo, que se ha disparado en estas autonómicas como consecuencia del coronavirus, el voto emigrante se ha desplomado. Para el 12-J se aceptaron 12.359 solicitudes de esta modalidad de sufragio frente a las 21.500 de 2016. No obstante, como hace cuatro años, votaron cerca de la mitad de los que lo pidieron: apenas 5.726 personas.

Un escaño vasco como bálsamo

Las primeras palabras de Carlos Iturgaiz, el candidato a lehendakari impuesto por Casado, tras saberse el fiasco giraron en torno a este escaño en liza, actualmente en poder abertzale. “La coalición pelea el sexto escaño”, aseguró poco después de jactarse de haber “ganado a las encuestas” pese al débil resultado en las urnas: perdieron prácticamente la mitad de los votos. También citó el caso más reciente, en la repetición electoral del 10 de noviembre que propició el actual Gobierno del socialista Pedro Sánchez, en el que su formación consiguió, tras sumar el sufragio exterior, un disputado escaño para el Congreso de los Diputados. El asiento lo ocupó Beatriz Fanjul, única representante del PP vasco en el hemiciclo, tras perderlo el PNV.

Más optimista y convencido se ha mostrado Carlos García, vicesecretario popular vizcaíno: “Recuperamos este viernes el segundo escaño por Vizcaya en el recuento de la mesa de voto desde el extranjero y en la revisión de actas. Está asegurado recortar 108 votos a Bildu y quitarles un escaño”. Para ello esperan que el recuento en unas mesas y el voto extranjero (CERA), que se conocerá el viernes, les dé ese último empujón. Fuentes de los partidos indican que son unos 1.400 los sufragios que se contarán para determinar si se altera el reparto parlamentario.

Estas variaciones finales por un puñado de votos también se vivieron en los últimos comicios autonómicos, cuando en 2016 EH Bildu se hizo con un puesto que parecía que ocuparía el PNV también en la circunscripción de Bizkaia. El principal beneficiado del cambio actual sería Luis Gordillo, líder de Ciudadanos en Euskadi y segundo en la lista de Bizkaia tras Iturgaiz. Fuentes de su formación admiten que “la cosa pinta bien” porque hay un “acta clamorosa” en un colegio electoral del centro de Bilbao que les resta 100 votos. “Esperamos estar un poco más contentos el viernes”, añaden, día en que se conocerán los sufragios del CERA, y recalcan que pese a que sea Gordillo quien pueda acceder al Parlamento, no será una buena noticia solo para Ciudadanos sino para la coalición: “Somos todos lo mismo”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50