Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Es maravilloso quitar un escaño al PNV y complicar al PSOE”

Beatriz Fanjul, única diputada del PP en el País Vasco, tilda de "sibilino y silencioso" al PNV

La única diputada del PP en el País Vasco, Beatriz Fanjul, durante una rueda de prensa.
La única diputada del PP en el País Vasco, Beatriz Fanjul, durante una rueda de prensa.

Esta tarde del viernes de Beatriz Fanjul (Bilbao, 28 años) es muy diferente a la de otros jóvenes. La única diputada del Partido Popular (PP) en el País Vasco está “agotada” después de una jornada dedicada a dar entrevistas tras conocerse que su formación ha recuperado, gracias al voto desde el extranjero, un escaño que parecía del Partido Nacionalista Vasco (PNV), que se queda en seis representantes en el Congreso de los Diputados.

Fanjul lo celebra, “aunque no pletórica”, porque así se dificulta que el candidato socialista y presidente en funciones, Pedro Sánchez, pacte la formación de Gobierno con fuerzas como EH Bildu, “que quiere quebrar la unidad de España”. Este “maravilloso” giro da aire a los populares, que el 28-A perdieron el asiento en Madrid que habitualmente les daban los vascos. La diferencia entre ambas elecciones, explica, es que el PP “ha trabajado por unir al electorado constitucionalista”. El principal adversario, sostiene, es el nacionalismo del “sibilino, inteligente y silencioso” PNV, a quien acusa de teñirse de moderado para tener una fuerza “asfixiante”. “Tenemos la necesidad imperiosa de unificar esfuerzos sin fijarse en las diferencias”, subraya.

La diputada considera que PP, Ciudadanos y la extrema derecha de Vox coinciden en sentirse “vascos y españoles”, pero evita precisar si pactaría con los de Santiago Abascal, que hacen bandera política de la eliminación de las autonomías: “No hay que fijarse en las diferencias, sino en construir contra el nacionalismo”.

Fanjul tampoco opina sobre la propuesta de Vox en la Asamblea madrileña de ilegalizar los partidos separatistas. La moción, opuesta al pluralismo constitucional, fue apoyada por PP y Cs a pesar de no ser una competencia política. La diputada, que recalca no ser jurista, dice que la ley de partidos permite ilegalizar a quien “trate de romper la convivencia”, si bien la norma apunta al uso del terrorismo y la violencia con fines políticos. “No aspiramos a ilegalizar el PNV [como exclamó Ortega Smith (Vox)], sino a ganarles”, recalca. Además, llama “ilegítimo” a Bildu por “blanquear” a ETA. “Me gustaría no tener al lado a partidos que no condenan la violencia”, concluye.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información