Memoria histórica

Castellón busca en una fosa común a otras ocho víctimas de la represión franquista

Es la tercera campaña de exhumaciones impulsada en la ciudad desde 2018 por el Grup per la Recerca de la Memòria Històrica y la primera costeada por la Generalitat

Inicio de los trabajos de recuperación de los cuerpos en el cementerio civil de Castellón.
Inicio de los trabajos de recuperación de los cuerpos en el cementerio civil de Castellón.MARTÍ DOMÉNECH

Buscan los cuerpos de ocho personas. De José Llach Ibáñez y Casimiro Isidro Beltrán, quienes fueran alcaldes de dos pequeñas poblaciones de Castellón, Villahermosa del Río y Lucena del Cid, respectivamente. También los de Ricardo Sánchez Vila, José Garí Boix, Manuel Bueso Puig, Marcelino Ora Ribera, Agustín Martí Mateu y Francisco Bachero Bartol. Ocho víctimas de la represión franquista cuyos restos fueron enterrados en una fosa común en el cementerio de Castellón que ha empezado a destaparse hace escasas horas tras décadas de silencio, bajo la atenta mirada de algunos de sus familiares, como los de Ricardo o Manuel.

Su muerte se produjo entre marzo y agosto de 1939 en el cauce del Río Seco, a escasos 100 metros del cementerio civil donde desde esta semana se les busca. Cinco fueron fusiladas, dos asesinadas con la práctica del garrote vil y a la otra se le indujo al suicidio, según revelan las investigaciones previas del Grup per la Recerca de la Memòria Històrica (GRMH) de Castellón.

Veinte días tardará en completarse la exhumación. La primera de una fosa común que realiza directamente la Generalitat Valenciana a través de la Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática. “Marca un antes y un después en las políticas públicas autonómicas de memoria democrática. Por fin podemos actuar directamente y ejecutar una exhumación que devolverá los cuerpos de ocho víctimas a sus familiares, quienes han estado esperando este momento muchos años”, ha resaltado la consellera, Rosa Pérez Garijo.

Un equipo integrado por seis especialistas en historia, arqueología y antropología se ha puesto al frente de la exhumación en el camposanto castellonense. El coste de la adjudicación de estos trabajos suma 15.730 euros.

La actuación pone el foco en dos excavaciones. En la fila 1 se busca a Casimiro Isidro (posición 1), de 61 años, “una edad poco habitual entre represaliados, que suelen rondar los 30 o 40 años, por lo que eso ayudará a su identificación”, explica el historiador Juan Luis Porcar, del GRMH castellonense. También a Ricardo Sánchez (26 años, vecino de Canals, posición 2), José Garí (de Almassora, posición 3), Manuel Bueso, de Les Coves (49 años, posición 4), y al castellonense Marcelino Ora (posición 5).

En la fila 3 se hallarían el excalde de Villahermosa José Llach (posición 1), Agustín Martí, de Les Useres (posición 2), y Francisco Bachero (posición 3), de Argelita, y cuya familia, al igual que la de Martí, ha interpuesto una demanda de exhumación de los restos.

La de Castellón no será la única. Más bien la primera “de otras muchas” impulsadas desde la institución autonómica para alcanzar “el objetivo soñado y marcado por la línea del Botànic [el pacto de gobierno que dio lugar a la coalición entre socialistas, Compromís y Podemos] de que nuestro territorio esté libre de fosas comunes”, ha añadido Pérez Garijo. Las más inmediatas serán las programadas en la provincia de Alicante, en concreto en las poblaciones de Monóvar y Benissa, que se han visto retrasadas como consecuencia de la pandemia de la covid-19.

“Nos gustaría ir mucho más deprisa, pero lo cierto es que empezamos ya, y que este es un camino que no tiene vuelta atrás”, ha dicho.

En el cementerio civil de Castellón hay más de 400 personas represaliadas por el franquismo. Además, en el osario, ubicado en la parte religiosa, hay enterradas otras 500. En total se calcula la existencia de unas 976 víctimas, según datos del Grup per la Recerca de la Memòria Històrica (GRMH). Una cifra que convierte a la capital de la Plana en la segunda ciudad valenciana en este triste ranking, por detrás de Paterna (Valencia), con 2.238 víctimas.

La Conselleria destaca la labor realizada por el GRMH de Castellón, “quien ha sido determinante para que se puedan realizar estos trabajos de identificación. Sin la tarea de estas entidades en los últimos años, sería imposible estar aquí. Todo nuestro agradecimiento hacia ellas y el compromiso de seguir a su lado en esta lucha por la justicia y la reparación”, ha concluido Rosa Pérez Garijo.

La iniciada ahora es la tercera campaña impulsada en Castellón por el GRMH para exhumar a víctimas de la Guerra Civil. La primera se llevó a cabo con inversión del Ayuntamiento de la ciudad el 20 de noviembre de 2018 y concluyó con la recuperación de los restos de 13 represaliados. Le siguió otra —costeada también con fondos municipales — en 2019, con 18 víctimas. La actual es la tercera y entre septiembre y noviembre “si todo va bien llevaremos a cabo una cuarta, con el apoyo del Ayuntamiento y la Diputación, para exhumar a otras 40 víctimas”, señala Miguel Mezquida, arqueólogo director de la Asociación Científica ArqueoAntro.

Más información

Lo más visto en...

Top 50