Análisis
i

Nueva normalidad, vieja política

Todo cambia a su alrededor, pero el Congreso parece instalado en un eterno día de la marmota

El líder del PP, Pablo Casado, durante su intervención este jueves en el pleno del Congreso.
El líder del PP, Pablo Casado, durante su intervención este jueves en el pleno del Congreso.Mariscal / Europa Press

Mientras los ciudadanos viven en un mundo irreal, inédito, confinado, en el que todo es nuevo e incierto, la política española, y en especial la oposición del PP, sigue en el mismo punto de siempre. Como si nada hubiera pasado. El presidente Pedro Sánchez habla de la “nueva normalidad” a la que tendrán que enfrentarse los españoles tras el confinamiento, un mundo desconocido de mascarillas, nuevas formas de relacionarse y grave crisis económica.

Todo indica que las vidas de los españoles sufrirán un cambio profundo. Ya está pasando. Todo cambia, menos el Congreso. Allí las cosas siguen donde siempre. Estos días de vuelta a la crispación, a esa distancia aparentemente insalvable entre el PSOE y el PP, algunos políticos veteranos han recordado una fecha muy marcada en la política española reciente. El 27 de mayo de 2010, después de anunciar duros recortes acuciado por la prima de riesgo -el recordado “cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”- José Luis Rodríguez Zapatero sufría para convalidar el decreto de ajuste en el Congreso. Mariano Rajoy recibió todo tipo de llamadas para que se abstuviera y facilitara la votación, muy igualada. Incluida la de Emilio Botín, el padre de Ana, la actual presidenta del Banco Santander. No hubo manera.

Por entonces, Rajoy había asumido que la crisis hundiría al PSOE y el PP volvería al poder sin mover un dedo. El PP votó no, y el decreto salió de milagro, por un solo escaño, gracias a la abstención de CiU, CC y UPN. Un solo voto. Si llega a perder la votación, los mercados habrían devorado la deuda española ese mismo día. Rajoy acertó: un año y medio después lograría una aplastante mayoría absoluta, y el PSOE quedó muy tocado: no volvió a ganar unas elecciones hasta abril de 2019. Pero a la vez que se desgastaba el Gobierno, cada vez más solo, lo hacía la economía española.

La batalla a muerte entre el PSOE y el PP siguió todo este tiempo, con tres breves momentos de pacto, siempre con los socialistas en la oposición: el acuerdo entre Rajoy y Rubalcaba para la abdicación del rey Juan Carlos en 2014, la abstención del PSOE para que Rajoy pudiera gobernar en 2016, y los acuerdos de 2017 para la aplicación del artículo 155 en Cataluña. La moción de censura de 2018 acabó de romper los puentes y desde entonces el PP no quiere saber nada de ningún acuerdo. Ni siquiera ahora, con la peor epidemia en 100 años. En privado, Pablo Casado explica a los suyos -son varios los que creen que el líder del PP debería ofrecer algún tipo de acuerdo de reconstrucción- que no se fía de Sánchez y no quiere acercarse a él porque le traicionará. Más o menos el mismo discurso que hacía en privado hace unos meses Albert Rivera. Sánchez tampoco disimula su enorme distancia con Casado, y apenas le llama.

Casado parece demasiado preocupado por frenar a Vox como para arriesgarse a un pacto de reconstrucción con Sánchez. Pero mientras el líder del PP mira todo el tiempo a su derecha, deja el centro para Ciudadanos, ahora reinventado en el papel de bisagra que no quiso jugar Albert Rivera. En el pleno, Edmundo Bal, el portavoz de los naranjas ante la ausencia de Inés Arrimadas, prometió incluso que su grupo presionará al Gobierno holandés, liderado por los liberales aliados de Cs, para flexibilizar su posición. Algo que Casado podría hacer con mucha más fuerza dentro del Partido Popular Europeo. Sánchez se lo pidió, pero la tensión entre ambos es tan fuerte que el líder del PP ni siquiera recogió el guante.

Algunos en el PP aconsejan a Casado que ofrezca un acuerdo con la condición de que Sánchez rompa su coalición con Unidas Podemos, algo que dejó caer Ciudadanos. Pero el líder del PP parece haber optado por la vía de Rajoy en 2010: esperar que la crisis desgaste al Gobierno hasta que el poder le caiga en las manos como fruta madura.

Los acuerdos en política llegan casi siempre de forma discreta. Las palabras grandilocuentes suelen abrir paso al desacuerdo. Y este jueves hubo muchas. “No dilapide el poder, señor Sánchez, por esto les juzgarán sus nietos dentro de 43 años”, dijo Casado, recordando los Pactos de La Moncloa. “Señor Casado, este error le perseguirá toda su vida. El pueblo español no se lo va a perdonar”, le lanzó Adriana Lastra, la portavoz socialista. Todo cambia a su alrededor. Y lo hará aún más en los próximos meses. Pero la política española parece vivir en un eterno día de la marmota.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la ‘newsletter’ diaria sobre la pandemia


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50