LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La derecha ataca pero apoya

El PP respalda la clausura de actividades y se aleja del criterio de la patronal

La portavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo (c), aplaude a su presidente, Pablo Casado (d), tras su intervención, durante el pleno celebrado el pasado miércoles en el Congreso..POOL / EUROPA PRESS / VÍDEO: ATLAS

El marcador del Congreso de los Diputados apareció iluminado mayoritariamente de verde cuando se sometieron a votación, ya bien entrada la madrugada del jueves, la prórroga del estado de alarma y los decretos con las primeras medidas económicas y laborales del Gobierno frente a la crisis del coronavirus. Los votos telemáticos, emitidos desde los domicilios de los diputados, fueron en la misma dirección. La paralización de sectores no esenciales de la economía, aprobada este domingo en un Consejo de Ministros extraordinario, recorrerá el mismo camino: la oposición estará con el Gobierno. Las críticas son fuertes, las descalificaciones rotundas, pero ningún grupo del centroderecha, singularmente el PP y Vox, se sale hasta ahora del carril del apoyo al Gobierno. Ninguno se atreve.

“Improvisaciones, bandazos, falta de criterio...”. Estas son algunas de las descalificaciones del PP respecto a la acción del Gobierno. “¿Pero cuál es la alternativa económica y sanitaria?”, se preguntan fuentes gubernamentales de forma retórica. Por mucho que se quiere obviar en los discursos de los líderes del PP — Pablo Casado el jueves en el Congreso, y el sábado, su secretario general, Teodoro García Egea— que el virus recorre el mundo es una realidad incontrovertible, como apunta Sánchez al explicar sus decisiones.

¿Qué hacen otros que España no haya hecho? Las restricciones aquí están a la cabeza de Europa, pero, señalan en su descargo fuentes del Ejecutivo, “no hay sistema de salud que soporte” la virulencia del virus. Aun así, las fallas del sistema no se admiten en voz alta, pero se han evidenciado cuando ha llegado una situación catastrófica como la actual. Todo ello lo sabe el PP, que ha gobernado hasta hace menos de dos años, como también es consciente de qué es lo que ahora demandan los ciudadanos, señalan fuentes del partido conservador. La demanda de los ciudadanos es sanitaria, es salvarse, curarse. De ahí, que no se hayan opuesto a que el Gobierno de Pedro Sánchez cierre sectores de producción durante dos semanas.

Los partidos, en sus sondeos internos, han palpado el malestar, el temor y la irritación de muchos ciudadanos al ver obras de construcción en marcha, además de la propia queja de los trabajadores afectados. “El PP no puede oponerse a paralizar sectores no esenciales porque los ciudadanos no lo entenderían”, reconocen las fuentes consultadas en el partido. Este criterio es tan firme, y tan pegado al sentir social, que ha hecho añicos la convención de que el PP se alinea siempre con las tesis de la patronal. La CEOE no apoya esta vuelta de tuerca en el cierre de la actividad, pero el PP se coloca junto al criterio de los expertos, que solo ven el confinamiento como forma de parar la extensión del contagio. Esa ha sido la posición del Gobierno, con muchas dudas, después de asumir que cuanto más se cierre la producción, más costará la recuperación económica.

Las dudas y los titubeos los va a aprovechar la oposición, al margen de que después se adhiera a lo que acuerde el Ejecutivo. “Apoyaremos las medidas del Gobierno, aunque lleguen tarde”, apuntó el sábado García Egea, que puso a las comunidades autónomas a la vanguardia de la iniciativa de restringir la actividad, como es el caso de Murcia. El PP también está a la cabeza en pedir ayudas, exenciones y liquidez para empresas y autónomos. Las que ha puesto en marcha el Gobierno, a sabiendas de las dificultades que vendrán después por el aumento del endeudamiento, máxime si la Unión Europea cierra la puerta al sur, les parecen insuficientes a los populares.

No hay referencias, de momento, en el discurso nacional del PP, a la actitud de los gobiernos de Alemania, Países Bajos, Finlandia y Austria. Otra cosa es el eurodiputado popular Esteban González Pons, que concitó el aplauso de la derecha y de la izquierda del Parlamento Europeo. “Hay dos Europas: la que cada tarde a las ocho se comunica de balcón a balcón aplaudiendo a los médicos, y la del Consejo que, pese a los traductores, no se entiende. Ser solidarios es ser europeos; lo contrario, el egoísmo, se llama Brexit”, clamó el portavoz de los eurodiputados del PP.

En España, los populares piden al Gobierno soluciones y “que dejen de dar mítines desde La Moncloa”. El Ejecutivo va a continuar con sus comparecencias políticas y técnicas. Sánchez quiere estrechar la colaboración con las comunidades autónomas en todos los niveles de la Administración. Sin embargo, le cuesta convocar a los líderes de los partidos. Este domingo se lo pidió la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. El enojo del PNV va en aumento al conocer las medidas por los medios de comunicación o un momento antes de aprobarse.

Hoy el presidente se reúne como siempre con la comisión técnica del coronavirus. Se espera que la vicepresidenta primera. Carmen Calvo, presida por vía telemática la reunión de la comisión de subsecretarios, el órgano que prepara los Consejos de Ministros. La previsión es que nadie sustituya a Calvo durante su convalecencia tras dar positivo por coronavirus.

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50