El piso en París de Patricia della Giovampaola d’Arenberg: la vida entre tapices y bronces

El apartamento de esta aristócrata es un auténtico gabinete de curiosidades, una sucesión de cuartos de maravillas repletos de antigüedades, gobelinos, porcelanas, platería y alfombras persas.

Patricia della Giovampaola d’Arenberg posa vestida de Schiaparelli en uno de los balcones de su casa, con vistas al parque Monceau, en el distrito VIII de París.
Patricia della Giovampaola d’Arenberg posa vestida de Schiaparelli en uno de los balcones de su casa, con vistas al parque Monceau, en el distrito VIII de París. César Segarra

“Yo soy una chica del campo”, proclama Patricia della Giovampaola d’Arenberg en su apartamento de unos 300 metros cuadrados junto al señorial parque Monceau, en París, un piso con muebles antiguos y armarios repletos de decenas de pares de zapatos y de bolsos, vestidos que por sí solos son una retrospectiva de la alta costura (pero también cuelgan piezas de Zara, de la que es devota). “Nací entre viñedos y olivos”, añade.

Hubo un tiempo en que en estos salones se celebraban fiestas, cenas literarias. Desde la pandemia nada es lo mismo, dice, pero la memoria permanece. Todo tiene un aroma añejo chez Patricia, la muchacha de la Toscana que se casó con un aristócrata de la jet-set, más tarde enviudó, conoció a un intelectual de Saint-Germain-des-Prés y hoy es una de las figuras de esta alta sociedad que, si a uno no le abren las puertas de sus aposentos, ignora que todavía exista. Pensábamos que estas casas decoradas con ornamentos barrocos y exóticos, estos salones palaciegos, estas mujeres a la vez frívolas y leídas ya solo existían en las páginas de En busca del tiempo perdido. No es así.

El salón está dominado por un sofá antiguo que Patricia della Giovampaola retapizó con un estampado de leopardo. Detrás, otro gobelino original del siglo XVII.
El salón está dominado por un sofá antiguo que Patricia della Giovampaola retapizó con un estampado de leopardo. Detrás, otro gobelino original del siglo XVII. César Segarra

“Mi novio es escritor”, cuenta Patricia. “Tuve que leer a Proust… ¡Entero! ¡Y me encanta!”. Su novio es el editor, ensayista y novelista Jean-Paul Enthoven, personaje en el pequeño universo parisiense donde convergen, y en ocasiones colisionan, el mundo de las letras y el del papel cuché. El mejor amigo de Jean-Paul es el mediático filósofo Bernard-Henri Lévy. Su antigua novia fue la modelo y cantante Carla Bruni, quien le abandonó por su hijo, el también filósofo mediático Raphaël Enthoven, antes de emparejarse con el entonces presidente francés Nicolas Sarkozy. Raphaël lo contó todo —también las miserias familiares— en una novela que supuso una deflagración íntima para Jean-Paul. Fue hace dos años. Ya no se habla con su hijo. “¿Leíste el libro? ¡Horrible!”, comenta Patricia d’Arenberg. “No me gusta hablar de esto, porque él no va a querer: le afectó bastante, es triste”.

El fumoir, o sala de fumadores, está presidido por una chimenea sobre la que cuelga un espejo trumeau del siglo XVIII. Sobre la chimenea también hay dos grandes fumiers napoleónicos que antiguamente se llenaban con resinas y aceites que desprendían un humo fragante
El fumoir, o sala de fumadores, está presidido por una chimenea sobre la que cuelga un espejo trumeau del siglo XVIII. Sobre la chimenea también hay dos grandes fumiers napoleónicos que antiguamente se llenaban con resinas y aceites que desprendían un humo fragante César Segarra

Hablemos, pues, de ella. De Patricia della Giovampaola, la muchacha de Montepulciano, una de las dos hijas de un pequeño aristócrata rural italiano. Recuerda que, de pequeña, después de clase en el liceo, con su hermana las llevaban a la vendimia. “Sabemos cocinar, coser, limpiar: nos dieron una educación a la antigua”, explica. Hay una figura mítica en la familia: el tío. Había sido partisano durante la guerra, se enamoró a los 19 años de una mujer casada y con dos hijos y 14 años mayor. La mujer lo dejó todo y se marcharon a Argentina, donde hicieron fortuna importando automóviles Fiat. Explica que, después de que su tía fuese secuestrada por los montoneros, emigraron a Uruguay. Allí llegó Patricia con 20 años para visitarlos. Su vida cambió: “El rey de Punta del Este era Rodrigo d’Arenberg”.

El comedor. La mesa y las sillas son de Moissonnier, la famosa casa de ebanistería de
Bourg-en-Bresse que desde 1885 fabrica muebles
con referencias históricas. Sobre la pared cuelga
un impresionante gobelino de 1600 que representa la boda de Numa Pompilio, segundo
rey de Roma. Al fondo, platos de porcelana decorados con el escudo de la familia D’Arenberg
El comedor. La mesa y las sillas son de Moissonnier, la famosa casa de ebanistería de Bourg-en-Bresse que desde 1885 fabrica muebles con referencias históricas. Sobre la pared cuelga un impresionante gobelino de 1600 que representa la boda de Numa Pompilio, segundo rey de Roma. Al fondo, platos de porcelana decorados con el escudo de la familia D’ArenbergCésar Segarra

Rodrigo de Belsunce d’Arenberg era un aristócrata de otra época. El padre era un marqués. Cuando murió, la madre se casó con un príncipe, heredero de una vieja familia del Sacro Imperio Romano Germánico, que le adoptó. Las fiestas en la Villa d’Arenberg de Punta del Este eran lo más glamuroso y exclusivo. Un verano, el príncipe Rodrigo invitó a Montecarlo a Della Giovampaola para rodar un programa de televisión. Él tenía 17 años más que ella; ella acaba de salir de otra relación. “Fui sin ganas… Y me conquistó”. En la Navidad de 2007 él cayó fulminado por un infarto. Llevaban 20 años juntos.

Un rincón de la habitación principal, también decorada con muebles de Moissonnier. Las paredes están enteladas por Charles Burger, la
maison parisiense con más de 150 años de historia y especializada en papeles, telas y tapizados con motivos que cubren del periodo Luis XIII al Luis XVIII.
Un rincón de la habitación principal, también decorada con muebles de Moissonnier. Las paredes están enteladas por Charles Burger, la maison parisiense con más de 150 años de historia y especializada en papeles, telas y tapizados con motivos que cubren del periodo Luis XIII al Luis XVIII.César Segarra

Hoy la princesa Patricia vive entre París, Buenos Aires, Punta del Este y Miami. Cuando le preguntamos por su profesión, responde: “Administradora de mí misma”. ¿Socialité? “No”, replica. Clienta de la alta costura y habitual de los talleres y desfiles parisienses, cita a Schiaparelli y a su diseñador, Daniel Roseberry: “Es fabuloso: es una de mis casas de moda preferidas. El atelier es una cosa de morirse, con obras de Cocteau, Jean-Michel Frank…”. Su vecina de arriba es una leyenda viva, Jacqueline de Ribes, fotografiada por Avedon, musa de Yves Saint-Laurent, “la última reina de París”, según Valentino. “Es como una madre para mí, tiene 93 años, la adoro”, dice. “Cuando la veo, le pregunto: ‘Jacqueline, ¿cómo estoy?’. Ella me dice: ‘Bien. Muy bien”.

El rellano de la escalera que conduce al piso superior
está revestido en boiserie. La legendaria condesa Jacqueline de Ribes es vecina de la princesa D’Arenberg.
El rellano de la escalera que conduce al piso superior está revestido en boiserie. La legendaria condesa Jacqueline de Ribes es vecina de la princesa D’Arenberg. César Segarra

Sobre la firma

Marc Bassets

Es corresponsal de EL PAÍS en París y antes lo fue en Washington. Se incorporó a este diario en 2014 después de haber trabajado para 'La Vanguardia' en Bruselas, Berlín, Nueva York y Washington. Es autor del libro 'Otoño americano' (editorial Elba, 2017).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS