La fotógrafa holandesa Lou-Lou van Staaveren dedicó este proyecto al jardín que comenzó a cultivar con su familia hace tres años en Aalsmeer, un pueblo en la periferia de Ámsterdam conocido como “la capital mundial de las flores” por su tradición comercial. La familia tenía un terreno en desuso y se puso a darle vida. Cada uno desarrolló su idea y entre todas sus ideas se fue componiendo un jardín diverso: “Es enorme, pero, como está diseñado con inteligencia y distribuido en espacios autónomos, resulta acogedor”, escribe la artista en la presentación de su obra. Cuenta que tienen un estanque con nenúfares, un invernadero, una colina cubierta de flores, un huerto (a su cargo), un cobertizo para las herramientas, un laberinto perfecto para jugar al escondite, un bosquecillo, un gato y mucho más. Este proyecto fotográfico se titula Pleasant Place, traducción del latín locus amoenus: el lugar idílico, el edén. El suyo está en la periferia de Ámsterdam, una muestra de que es posible conjugar lo natural y lo urbano. Otras dicotomías que trastoca su obra son las de labor manual frente a creación y esfuerzo frente a placer. Lou-Lou van Staaveren se siente jardinera y fotógrafa. Ella trabaja, ella disfruta.
10 fotos

Retrato del edén de mi familia

Lou-Lou van Staaveren es fotógrafa, pero también se considera jardinera. En su proyecto Pleasant Place ha unido las dos facetas. Ella y su familia han cuidado y cultivado en Holanda en los últimos años un jardín que sienten como su paraíso particular. Este es la representación de su utopía.