recetas

Cinco recetas fáciles y caseras para triunfar con los invitados

Cualquier comida puede convertirse en especial si le dedicamos tiempo y la preparamos desde cero con buenos —que no necesariamente caros ni lujosos— ingredientes. Aperitivos caseros o un caldo tostado de sabor profundo para dar intensidad a una sopa de cebolla caramelizada sin prisa, platos festivos a base de queso que los mismos comensales pueden rematar en la mesa a su ritmo, pescado envuelto en hojaldre y, de postre, auténtica lujuria chocolatera.

Sopa de cebolla caramelizada
Sopa de cebolla caramelizadaCaterina Barjau

‘Raclette’

Raclette
RacletteCaterina Barjau

Ingredientes

750 gramos de queso raclette de una o diferentes variedades cortado en lonchas de unos cinco milímetros, patatitas, manzana, zanahoria, apio, huevos de codorniz, chutney, champiñones, hamburguesitas, beicon ahumado o encurtidos.

Preparación

— Hervir las patatitas enteras y con piel hasta que estén blandas y se puedan atravesar fácilmente con una brocheta.

— Servir la raclette con las patatas hervidas, manzana, zanahoria y puerro troceados, huevos de codorniz, champiñones, beicon y hamburguesitas para cocinar en el mismo aparato. Acompañar todo con encurtidos o chutney.

Sopa de cebolla caramelizada

Sopa de cebolla caramelizada
Sopa de cebolla caramelizadaCaterina Barjau

Ingredientes

Para el caldo: 3 carcasas de pollo partidas por la mitad, 3½ litros de agua, 1 ramita de apio, 3 zanahorias, 1 cebolla, la parte verde de un puerro, sal. Además: 1 kilo de cebollas amarillas, 1 cucharada de mantequilla, 1 cucharada de aceite de oliva, 8 rebanadas de pan, 1 diente de ajo, 100 gramos de queso suizo, 4 huevos de gallina, 1 vasito de vino de Oporto (opcional).

Preparación

— Dorar las carcasas de pollo en una ­bandeja en el horno a 180 grados durante unos 15 minutos. Pasado ese tiempo, añadir las verduras cortadas en trozos de aproximadamente un ­centímetro y dejar cocinar 15 minutos más (dependiendo de la potencia del horno, pueden ser 20).

— Pasar el contenido de la bandeja a una olla, añadir el agua fría y la sal, y llevar a ebullición a fuego muy suave durante aproximadamente dos horas, quitando las impurezas que se vayan formando en la superficie. Mientras, pelar las cebollas y picarlas o cortarlas en tiras.

— Ponerlas en una cazuela con el aceite, la mantequilla y una pizca de sal, y cocinar a fuego alto unos 12 minutos —removiendo cada poco— o hasta que empiecen a oler bien. En ese instante, bajar el fuego a medio-bajo y, removiendo de vez en cuando, dejar cocinar unos 30 o 40 minutos, o hasta que tenga un color dorado oscuro y huela a dulce.

— Es el momento de añadir el vino (si se usa). Verter dos litros del caldo previamente colado sobre la cebolla y llevar a ebullición, a fuego suave, durante unos 30 minutos. Mientras, encender el horno a 180 grados con calor arriba y abajo y untar las rebanadas de pan con ajo. Poner en una bandeja de horno, cubrir con el queso y gratinar tres o cuatro minutos, hasta que el queso esté dorado. Dos o tres minutos antes de sacar la sopa del fuego, añadir cuatro huevos sin cáscara, con cuidado para que no se rompan. Servir cada ración con un huevo y dos tostadas de queso.

Aceitunas rellenas de anchoa y mejillones en escabeche caseros

Aceitunas de rellenas de anchoa y mejillones en escabeche caseros.
Aceitunas de rellenas de anchoa y mejillones en escabeche caseros.Caterina Barjau

Ingredientes

Para las aceitunas rellenas de anchoa: 20 aceitunas gordal al gusto, 10 filetes de anchoa en aceite de oliva. Para los mejillones en escabeche: 1 kilo de mejillones, 2 cebollas dulces, 1 hoja de laurel, 2 cucharaditas de pimentón —dulce, picante o mezclado—, 100 mililitros de vino blanco seco, 120 mililitros (o al gusto) de vinagre de vino blanco o manzana, 120 mililitros de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal.

Preparación

— Para las aceitunas rellenas: cortar las anchoas en mitades y rellenar las aceitunas. Se puede usar un palillo chino para empujarlas. Regar con el aceite de las anchoas y servir.

— Para los mejillones: picar las cebollas o cortarlas en tiras y sofreírlas en una olla con dos cucharadas de aceite a fuego medio-bajo y removiendo a menudo para que no se agarren. Cada 10 minutos, ir añadiendo un par de cucharadas del vino blanco para que su vapor ayude a que la cebolla se cocine sin quemarse. Cuando la cebolla esté dorada, verter el resto del vino y subir el fuego. Añadir la hoja de laurel y los mejillones —en tres veces— y tapar, vigilando cada poco para sacarlos en cuanto se abran y desechando los que no lo hagan. Ir retirándolos de sus conchas. Cuando todos los mejillones estén abiertos, destapar y dejar reducir la cebolla y su jugo durante dos o tres minutos. Bajar el fuego y añadir el pimentón, dándole vueltas sin parar durante un minuto aproximadamente para que se tueste un poco pero sin quemarse. Añadir el vinagre —se puede poner más o menos, según el punto de acidez que se busque— y el resto del aceite, y retirar la olla del fuego en cuanto arranque a hervir. Pasados unos minutos, verter en el recipiente en el que se vaya a guardar, añadir los mejillones y, en cuanto esté atemperado, pasar a la nevera por lo menos un día, aunque es mejor dos.

Salmón en costra de hojaldre

Salmón en costra de holadre.
Salmón en costra de holadre.Caterina Barjau

Ingredientes

1 suprema de salmón de 1 kilo aproximadamente (sin piel), 400 gramos de espinacas baby, 50 gramos de pasas, 25 gramos de piñones, sal, pimienta, aceite de oliva, 2 planchas de hojaldre fresco de mantequilla, 1 huevo, 1 chorrito de leche, queso fresco batido y limón para servir (opcional).

Preparación

— Poner las espinacas en una sartén a fuego alegre con un poco de aceite, sal y pimienta. Cuando empiecen a perder volumen, ­añadir las pasas y piñones y dar vueltas un par de minutos.

— Con la ayuda de unas pinzas, quitar las ­espinas al salmón y retirar un poco de la parte más fina —la ventresca— y reservarla para otra preparación. Salpimentar el salmón.

— Poner una placa de hojaldre sobre una bandeja para horno y pincharla varias veces con un tenedor. Colocar el salmón encima, cubrir con las espinacas y rematar con el hojaldre (entero o decorado en forma de escamas).

— Batir un huevo con un chorrito de leche y pintar la superficie del hojaldre. Llevar al horno previamente calentado a 180 grados durante 15 minutos, o hasta que el hojaldre se haya hinchado y esté dorado. Servir caliente o tibio, si se quiere con queso batido y limón.

‘Marquise’ de chocolate

Marquise de chocolate.
Marquise de chocolate.Caterina Barjau

Ingredientes

Para la crema inglesa: 3 yemas de huevo, 60 gramos de azúcar y 225 mililitros de leche. Además: 300 gramos de chocolate de cobertura de calidad y 225 gramos de mantequilla, nata montada o semimontada, frutas rojas o helado de vainilla para emplatar.

Preparación

— Fundir el chocolate y la mantequilla en el microondas en tandas de 20 segundos.

— Preparar un baño poniendo abundante hielo en un bol grande y un bol más pequeño encima. Llevar la leche a ebullición a fuego suave, batir bien las yemas junto al azúcar en un bol y volcar encima la leche muy caliente sin dejar de remover. Seguir mezclando con una varilla y devolver a la olla a fuego mínimo para terminar la cocción, removiendo sin parar.

— La crema estará lista cuando la espuma de la superficie haya desaparecido y se forme una película en las paredes del recipiente. Pasar al baño frío para bajar la temperatura. Mezclar bien la crema fría con el chocolate y la mantequilla, poner en un molde de silicona o cristal y llevar a la nevera al menos durante cuatro horas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS