Dormir
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Luz de Alba, placeres ecosensoriales en mitad de La Mancha

Un complejo oleico con almazara propia y seis villas diseminadas en un mar de olivares en Ciudad Real

Una de las villas del complejo hotelero Luz de Alba, en Argamasilla de Alba, en la provincia de Ciudad Real.
Una de las villas del complejo hotelero Luz de Alba, en Argamasilla de Alba, en la provincia de Ciudad Real.
Puntuación: 8
Arquitectura9
Decoración10
Mantenimiento9
Confortabilidad9
Aseos9
Ambiente7
Desayuno5
Atención6
Tranquilidad10
Instalaciones6

Un árbol como centro de un hotel. El simbolismo de esta idea proviene del financiero Tomás Gómez Cano, comprometido con la sostenibilidad y los beneficios sociales de la buena vida. Esto es, el olivar y su cultura. Los rendimientos ecológicos de la biomasa obtenida del prensado de la aceituna. El placer sensorial de un masaje con sérums hidratantes elaborados con aceite de oliva de la propia finca. El sueño de apadrinar un olivo entre los 50.000 de los alrededores de las Lagunas de Ruidera y el parque nacional de las Tablas de Daimiel, no lejos de donde Don Quijote y Sancho Panza iniciaran sus peripecias literarias.

Aquí, en La Mancha, y durante las cuatro estaciones del año, este eco emprendedor se ha dado el gusto de experimentar con la ayuda del arquitecto local Sergio Peralta, así como de Virginia del Barco y su estudio Ideo Arquitectura, un modelo de arquitectura bioclimática basada en los recursos naturales del entorno. En esencia, visto desde la lontananza, un grupo de cajas de hormigón diseminadas entre el olivar, y alimentadas por placas solares, calderas de biomasa, sistemas de gestión de ahorro de agua y perfiles de baja contaminación lumínica.

Habitación de una de las villas del hotel Luz de Alba, en la provincia de Ciudad Real.
Habitación de una de las villas del hotel Luz de Alba, en la provincia de Ciudad Real.

Las seis villas pareadas de Luz de Alba incluyen un salón, un dormitorio y una zona privada de aguas al aire libre. Sus grandes ventanales absorben el paisaje como si no tuviera fin. Verde contra verde, porque así el olivar dialoga mejor con los huecos de las fachadas, los zócalos y las escaleras, las puertas y las camas de obra, la cortina de agua exterior. En el baño, una viga metálica de tres metros pierde su función estructural para acomodarse como lavabos, incrustada en el muro. Los espejos merecen también ser vistos. Y las bañeras ergonómicas del exterior. O ese lucernario cenital a través del cual estalla el firmamento nocturno.

Esta visita no adquiriría la categoría de experiencia ecosensorial si prescindiera de unos minutos en la almazara, también de moderna fábrica, donde se elaboran cinco variedades de aceite procedentes de 30 tipos de aceitunas. Entre ellas, inexcusables, la manzanilla cacereña, la arbequina, la picual, la Royal de Cazorla y la cornicabra. Porque al final de una estancia privilegiada por una cata de aceite, una tarde en las hamacas con vistas al olivar o un paseo en bici hasta Tomelloso, nada podrá evitarnos la tentación de gastar los últimos euros en la tienda de aceites y cosméticos oleicos.

Luz de Alba

  • Dirección: carretera de Argamasilla de Alba a Ruidera, km 6,500. Argamasilla de Alba (Ciudad Real).
  • Teléfono: +34 926 92 44 84.
  • Web: luzdealba.es
  • Instalaciones: olivar, jardines y terrazas, piscina, sala de reuniones para 50 personas, salón de estar, almazara, tienda.
  • Habitaciones: 6 suites
  • Servicios: todas las villas están adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.
  • Precios: desde 108 euros la suite, IVA incluido; 80 euros entre semana; desayuno en la villa, a elección personal.

Concurso

Elige la plaza más bonita de España y gana una escapada rural
PARTICIPA
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS