Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Suburbios Cali
Chabolismo

Una vida entre barro, paja y bambú

12 fotos

En algunos de los suburbios más pobres de Cali, gran urbe colombiana, residen familias que llegaron huyendo de la pobreza y el conflicto hace décadas, pero aún no han logrado abandonar la precariedad

  • Erika Benavides, al frente de la casa de sus padres, donde ahora se ha puesto en funcionamiento un comedor comunitario, en el barrio La Sirena del Occidente de Cali, poblado en su mayoría sobre terrenos ocupados. Este y Siloé son dos de las comunas -villas miseria o barriadas chabolistas- más grandes de la urbe colombiana. Cientos de familias llevan generaciones subsistiendo en situación de pobreza.
    1Erika Benavides, al frente de la casa de sus padres, donde ahora se ha puesto en funcionamiento un comedor comunitario, en el barrio La Sirena del Occidente de Cali, poblado en su mayoría sobre terrenos ocupados. Este y Siloé son dos de las comunas -villas miseria o barriadas chabolistas- más grandes de la urbe colombiana. Cientos de familias llevan generaciones subsistiendo en situación de pobreza.
  • Erika Benavides camina por las calles del sector de Altos de Panorama, en el barrio La Sirena. Las calles que antes eran de barro fueron cementadas por los propios vecinos.
    2Erika Benavides camina por las calles del sector de Altos de Panorama, en el barrio La Sirena. Las calles que antes eran de barro fueron cementadas por los propios vecinos.
  • Alrededor de 30 familias viven en el sector de Altos de Panorama. La mayoría de las casas son hechas de bareque, un sistema de construcción de viviendas a partir de palos o cañas entretejidos y barro recubriéndolos. El único servicio público que llega es del acueducto, gestionado por los vecinos del barrio La Sirena.
    3Alrededor de 30 familias viven en el sector de Altos de Panorama. La mayoría de las casas son hechas de bareque, un sistema de construcción de viviendas a partir de palos o cañas entretejidos y barro recubriéndolos. El único servicio público que llega es del acueducto, gestionado por los vecinos del barrio La Sirena.
  • Erika prepara la comida que luego servirá en el comedor comunitario, del que se benefician cerca de 60 personas. Es un proyecto apoyado por la Alcaldía y la archidiócesis de Cali.
    4Erika prepara la comida que luego servirá en el comedor comunitario, del que se benefician cerca de 60 personas. Es un proyecto apoyado por la Alcaldía y la archidiócesis de Cali.
  • Liliana Castaño es una empleada doméstica que se vio afectada por la pandemia porque tuvo menos trabajo. Vive con sus dos hijos y no tiene casa propia. Paga alrededor de 77 euros de alquiler, y muchas veces el sueldo no le alcanza para la alimentación. El comedor comunitario de La Sirena le ha servido para suplir esa necesidad.
    5Liliana Castaño es una empleada doméstica que se vio afectada por la pandemia porque tuvo menos trabajo. Vive con sus dos hijos y no tiene casa propia. Paga alrededor de 77 euros de alquiler, y muchas veces el sueldo no le alcanza para la alimentación. El comedor comunitario de La Sirena le ha servido para suplir esa necesidad.
  • Camila Benavides, de 21 años, una de las cuatro hijas de Erika. Trabaja pintando figuras para los belenes de Navidad, y por cada una gana menos de cinco céntimos de euro. Este es uno de los oficios que alterna con el de la reparación de calzado, junto a su esposo. Alquila una casa donde paga cerca 85 euros en el barrio La Sirena.
    6Camila Benavides, de 21 años, una de las cuatro hijas de Erika. Trabaja pintando figuras para los belenes de Navidad, y por cada una gana menos de cinco céntimos de euro. Este es uno de los oficios que alterna con el de la reparación de calzado, junto a su esposo. Alquila una casa donde paga cerca 85 euros en el barrio La Sirena.
  • Erika y Camila, en la casa de sus abuelos, en La Sirena. Después de la muerte de la madre de Erika, se mudaron a esta vivienda, donde siguen gestionando el comedor comunitario para las personas en situación vulnerabilidad del barrio.
    7Erika y Camila, en la casa de sus abuelos, en La Sirena. Después de la muerte de la madre de Erika, se mudaron a esta vivienda, donde siguen gestionando el comedor comunitario para las personas en situación vulnerabilidad del barrio.
  • Paola Banderas es una trabajadora informal de 32 años que lleva siete viviendo en el sector de Altos de Panorama, donde tomó parte de un lote y construyó la casa en la que vive con su pareja y sus hijas de dos y 10 años.
    8Paola Banderas es una trabajadora informal de 32 años que lleva siete viviendo en el sector de Altos de Panorama, donde tomó parte de un lote y construyó la casa en la que vive con su pareja y sus hijas de dos y 10 años.
  • María Gómez, de 60 años, no tiene pensión, y sobrevive de trabajos ocasionales como empleada de hogar. Vive con su esposo y su hijo en la casa que construyeron en un terreno ocupado en el sector de Altos de Porvenir, del barrio La Sirena. Llevan siete años allí.
    9María Gómez, de 60 años, no tiene pensión, y sobrevive de trabajos ocasionales como empleada de hogar. Vive con su esposo y su hijo en la casa que construyeron en un terreno ocupado en el sector de Altos de Porvenir, del barrio La Sirena. Llevan siete años allí.
  • Hay un gran número de familias monoparentales, la gran mayoría con mujeres como cabezas de familia, en el sector de Altos de Panorama.
    10Hay un gran número de familias monoparentales, la gran mayoría con mujeres como cabezas de familia, en el sector de Altos de Panorama.
  • Camila y su cuñada tienen el sueño de trabajar en peluquería y manicura. Se han formado en algunos cursos en el barrio y tienen clientas de la misma comunidad.
    11Camila y su cuñada tienen el sueño de trabajar en peluquería y manicura. Se han formado en algunos cursos en el barrio y tienen clientas de la misma comunidad.
  • Sergio no ha vuelto al colegio desde que fue herido en la pierna izquierda por un proyectil de fusil cuando la Policía Nacional de Colombia reprimía una velatón -homenaje masivo que se hace a una o varias personas fallecidas, encendiendo velas y orando por ellos- en el barrio de Siloé, durante el pasado Paro Nacional en Colombia. Sergio pinta motos y coches para ayudar a la economía de la familia.
    12Sergio no ha vuelto al colegio desde que fue herido en la pierna izquierda por un proyectil de fusil cuando la Policía Nacional de Colombia reprimía una velatón -homenaje masivo que se hace a una o varias personas fallecidas, encendiendo velas y orando por ellos- en el barrio de Siloé, durante el pasado Paro Nacional en Colombia. Sergio pinta motos y coches para ayudar a la economía de la familia.