Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Una familia rota en Colombia

Una familia rota en Colombia

9 fotos

Andrés Cardona retrata la violencia en Colombia a través de la historia de su familia. Su madre, su padre y otros de los suyos fueron asesinados durante el conflicto. Él revisa su drama combinando la fotografía documental con el álbum familiar y la teatralidad.

  •  “Morir ahogado es un sueño recurrente de mi infancia” , escribe Andrés Cardona.  “Vivía en una pequeña casa de tres habitaciones. Éramos cinco. En mi sueño aparecían ahogados los cuerpos de mis familiares. Esta foto es una puesta en escena que hice para representar esas pesadillas”.   Después de varios años de documentar la violencia en mi país, Colombia, decidí voltear la cámara hacia mi propia familia e irme a Puerto Rico —en el departamento de Caquetá—, un pueblo situado en medio de la Amazonía. rn
    1“Morir ahogado es un sueño recurrente de mi infancia”, escribe Andrés Cardona. “Vivía en una pequeña casa de tres habitaciones. Éramos cinco. En mi sueño aparecían ahogados los cuerpos de mis familiares. Esta foto es una puesta en escena que hice para representar esas pesadillas”.

    Después de varios años de documentar la violencia en mi país, Colombia, decidí voltear la cámara hacia mi propia familia e irme a Puerto Rico —en el departamento de Caquetá—, un pueblo situado en medio de la Amazonía.
  •  “La mujer de la fotografía de arriba es mi madre, Luz Mercy Cruz. El 3 de septiembre dern1993 fue asesinada durante una masacre perpetrada por militares cuando organizaba un taller con campesinos. Yo tenía tres años."   Allí, a lo largo de seis décadas de conflicto, han sido asesinados alrededor de 20 familiares míos. Entre ellos, mi padre y mi madre. Los mataron integrantes de las fuerzas militares de Colombia. El Estado. Su delito fue ser campesinos, pensar diferente, ser de izquierda; ser personas comunes y corrientes que exigieron sus derechos.
    2“La mujer de la fotografía de arriba es mi madre, Luz Mercy Cruz. El 3 de septiembre de 1993 fue asesinada durante una masacre perpetrada por militares cuando organizaba un taller con campesinos. Yo tenía tres años."

    Allí, a lo largo de seis décadas de conflicto, han sido asesinados alrededor de 20 familiares míos. Entre ellos, mi padre y mi madre. Los mataron integrantes de las fuerzas militares de Colombia. El Estado. Su delito fue ser campesinos, pensar diferente, ser de izquierda; ser personas comunes y corrientes que exigieron sus derechos.
  •  "Una canoa en el río Guayas, que está junto a mi pueblo. Allá pasé mi infancia, allá llegó la violencia y el ciclo no terminó”.   No tuvieron juicio alguno ni derecho a defenderse. Mi tío Noé me contó que fue torturado por militares para obligarle a declarar que era guerrillero. Y recuerdo las palabras de mi abuela María, durante este proyecto, cuando me dijo: “Lo único que me faltó fue llorar sangre”. Muchos creen que mi historia es impresionante. Pero en realidad es simplemente un reflejo de infinidad de historias similares que se han vivido y se viven todavía en Latinoamérica.
    3"Una canoa en el río Guayas, que está junto a mi pueblo. Allá pasé mi infancia, allá llegó la violencia y el ciclo no terminó”.

    No tuvieron juicio alguno ni derecho a defenderse. Mi tío Noé me contó que fue torturado por militares para obligarle a declarar que era guerrillero. Y recuerdo las palabras de mi abuela María, durante este proyecto, cuando me dijo: “Lo único que me faltó fue llorar sangre”. Muchos creen que mi historia es impresionante. Pero en realidad es simplemente un reflejo de infinidad de historias similares que se han vivido y se viven todavía en Latinoamérica.
  •  “Un tío mío formó parte de la guerrilla de las FARC. Él es el hombre que está en la imagen. Tras el acuerdo de paz con el Gobierno, dejó las armas. Esta fotografía se la tomé en 2017 en un espacio de reincorporación a la vida civil."   Es otra tragedia más de una sociedad que ha naturalizado la violencia y ha soportado durante décadas la injusticia. Mi madre, Luz Mercy Cruz, cargó en 1993 con la labor de recuperar el cuerpo de mi padre. Lo logró, pero meses después ella también fue asesinada. Hoy, tres décadas más tarde, soy yo quien tengo la responsabilidad de encontrar el cuerpo de mi madre en este país que es una fosa común.
    4“Un tío mío formó parte de la guerrilla de las FARC. Él es el hombre que está en la imagen. Tras el acuerdo de paz con el Gobierno, dejó las armas. Esta fotografía se la tomé en 2017 en un espacio de reincorporación a la vida civil."

    Es otra tragedia más de una sociedad que ha naturalizado la violencia y ha soportado durante décadas la injusticia. Mi madre, Luz Mercy Cruz, cargó en 1993 con la labor de recuperar el cuerpo de mi padre. Lo logró, pero meses después ella también fue asesinada. Hoy, tres décadas más tarde, soy yo quien tengo la responsabilidad de encontrar el cuerpo de mi madre en este país que es una fosa común.
  •  “Una fotografía de nuestro álbum familiar. Era 1993. Nos habíamos reunido para enterrar los cadáveres descompuestos de mi padre y de mi tío, asesinados por militares, como fue demostrado en un proceso judicial. Mi madre, en el centro a la izquierda, sostiene un ramo de flores. Yo soy el niño pequeño que llora a su lado”.
    5“Una fotografía de nuestro álbum familiar. Era 1993. Nos habíamos reunido para enterrar los cadáveres descompuestos de mi padre y de mi tío, asesinados por militares, como fue demostrado en un proceso judicial. Mi madre, en el centro a la izquierda, sostiene un ramo de flores. Yo soy el niño pequeño que llora a su lado”.
  •  "Mi abuela María Vargas, madre de mi padre, Hernando, y de mi tío Aldemar, asesinados por militares. De niña vio morir a su padre a manos de militantes conservadores. Ella falleciórnpor coronavirus en 2020”.
    6"Mi abuela María Vargas, madre de mi padre, Hernando, y de mi tío Aldemar, asesinados por militares. De niña vio morir a su padre a manos de militantes conservadores. Ella falleció por coronavirus en 2020”.
  •  “Esta fotografía se la mandó a mi familia aquel tío mío que fue parte de las FARC. En el año 2000 la imagen tuvo que ser enterrada en el patio de la casa porque llegaron los paramilitares al pueblo y comenzó una ola de terror. Si ellos veían esta foto, podían matarlos a todos."
    7“Esta fotografía se la mandó a mi familia aquel tío mío que fue parte de las FARC. En el año 2000 la imagen tuvo que ser enterrada en el patio de la casa porque llegaron los paramilitares al pueblo y comenzó una ola de terror. Si ellos veían esta foto, podían matarlos a todos."
  •  “Mi tío Noé. Él me relató que fue torturado por militares durante dos semanas en 1987; que, acusándolo sin fundamento de ser guerrillero, lo colgaron de un árbol por los brazos, le rompieron la clavícula, le arrancaron las uñas."
    8“Mi tío Noé. Él me relató que fue torturado por militares durante dos semanas en 1987; que, acusándolo sin fundamento de ser guerrillero, lo colgaron de un árbol por los brazos, le rompieron la clavícula, le arrancaron las uñas."
  •  "Mi primo Aldemar, cuyo padre fue asesinado junto al mío por militares. Los arrojaron a una fosa común. Hoy sus restos descansan en el mismo osario en el cementerio que se ve en la imagen. El cuerpo de mi madre sigo buscándolo, pues parece que fue enterrada en el panteón de un pueblo en el sur de Colombia sin haber sido reconocida”.
    9"Mi primo Aldemar, cuyo padre fue asesinado junto al mío por militares. Los arrojaron a una fosa común. Hoy sus restos descansan en el mismo osario en el cementerio que se ve en la imagen. El cuerpo de mi madre sigo buscándolo, pues parece que fue enterrada en el panteón de un pueblo en el sur de Colombia sin haber sido reconocida”.