Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Guinea Bisáu, el país de Nunca Jamás

Guinea Bisáu, el país de Nunca Jamás

19 fotos

Un 42% de la población tiene menos de 15 años, pero la inversión en su bienestar, salud y educación es insuficiente para garantizar sus derechos. El último informe sobre la situación de la infancia en el país africano no arroja una buena fotografía

  • Un 42% de la población de Guinea Bisáu tiene menos de 15 años. Los menores de 24 representan el 60%. Pero según el último informe de Unicef sobre la situación de la infancia en el país, así como la más reciente encuesta nacional de indicadores múltiples, publicada en 2020, los derechos de los niños todavía distan mucho de ser alcanzados. En la fotografía, un grupo de chiquillos se divierte en un campo de fútbol en la capital, Bissau, donde Causo Seidi ha iniciado una escuela deportiva para chicos de la calle.
    1Un 42% de la población de Guinea Bisáu tiene menos de 15 años. Los menores de 24 representan el 60%. Pero según el último informe de Unicef sobre la situación de la infancia en el país, así como la más reciente encuesta nacional de indicadores múltiples, publicada en 2020, los derechos de los niños todavía distan mucho de ser alcanzados. En la fotografía, un grupo de chiquillos se divierte en un campo de fútbol en la capital, Bissau, donde Causo Seidi ha iniciado una escuela deportiva para chicos de la calle.
  • El 75% de menores de 18 años de Guinea Bisáu sufre más de tres privaciones graves como no tener acceso a saneamiento o una vivienda con techo y suelo pavimentado, según el Índice de Pobreza Multidimensional de Unicef. Más del 77% con menos de 14 fue víctima de violencia familiar y de trabajo infantil.
    2El 75% de menores de 18 años de Guinea Bisáu sufre más de tres privaciones graves como no tener acceso a saneamiento o una vivienda con techo y suelo pavimentado, según el Índice de Pobreza Multidimensional de Unicef. Más del 77% con menos de 14 fue víctima de violencia familiar y de trabajo infantil.
  • "Hasta los cinco años, los niños socializan en casa y las comunidades. Solo un pequeño porcentaje tiene acceso a educación preescolar", indica Unicef. Juegan y socializan colectivamente, pero también ayudan a los padres en el trabajo diario. Los progenitores, sin embargo, no participan en el aprendizaje de sus hijos. Así, solo 0,3% reciben apoyo de sus padres y un 2,9% de sus madres en sus actividades de aprendizaje.
    3"Hasta los cinco años, los niños socializan en casa y las comunidades. Solo un pequeño porcentaje tiene acceso a educación preescolar", indica Unicef. Juegan y socializan colectivamente, pero también ayudan a los padres en el trabajo diario. Los progenitores, sin embargo, no participan en el aprendizaje de sus hijos. Así, solo 0,3% reciben apoyo de sus padres y un 2,9% de sus madres en sus actividades de aprendizaje.
  • Una de las prioridades para Khady Florence Dabo, presidenta del Instituto de la Mujer y la Infancia del país, es luchar contra el abandono escolar que es "muy elevado". Un 27,7% de niños en edad escolar no están matriculados en la educación primaria. Son el 10,6% en las áreas urbanas y el 36,5% en las rurales, donde la falta de infraestructuras y la necesidad de que los pequeños contribuyan a la economía familiar les aparta de las aulas.
    4Una de las prioridades para Khady Florence Dabo, presidenta del Instituto de la Mujer y la Infancia del país, es luchar contra el abandono escolar que es "muy elevado". Un 27,7% de niños en edad escolar no están matriculados en la educación primaria. Son el 10,6% en las áreas urbanas y el 36,5% en las rurales, donde la falta de infraestructuras y la necesidad de que los pequeños contribuyan a la economía familiar les aparta de las aulas.
  • Uno de los primeros derechos de la infancia que se ven vulnerados en Guinea Bisáu es el de tener una identidad oficial. A pesar de los esfuerzos y avances en el registro de niños, dice Unicef, se estima que solo el 36% de los menores de 14 años tienen certificado de nacimiento.
    5Uno de los primeros derechos de la infancia que se ven vulnerados en Guinea Bisáu es el de tener una identidad oficial. A pesar de los esfuerzos y avances en el registro de niños, dice Unicef, se estima que solo el 36% de los menores de 14 años tienen certificado de nacimiento.
  • Una estrategia clave para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 3.2 —para 2030 reducir la mortalidad neonatal a no más de 12 por cada 1.000 nacidos vivos y la mortalidad de los niños menores de cinco años a no más de 25 por cada 1.000 nacidos vivos— es combatir enfermedades como la diarrea, la neumonía —causante de unas 800.0000 defunciones de críos cada año— y el paludismo. Pero el acceso a la sanidad es un desafío. Más de la mitad de pequeños con episodios de diarrea (53,6%) no recibieron atención profesional, según la encuesta nacional de indicadores múltiples publicada en octubre de 2020.
    6Una estrategia clave para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 3.2 —para 2030 reducir la mortalidad neonatal a no más de 12 por cada 1.000 nacidos vivos y la mortalidad de los niños menores de cinco años a no más de 25 por cada 1.000 nacidos vivos— es combatir enfermedades como la diarrea, la neumonía —causante de unas 800.0000 defunciones de críos cada año— y el paludismo. Pero el acceso a la sanidad es un desafío. Más de la mitad de pequeños con episodios de diarrea (53,6%) no recibieron atención profesional, según la encuesta nacional de indicadores múltiples publicada en octubre de 2020.
  • Un 20% de los menores de cinco años tiene bajo peso para su edad, mientras que un 36,4% padece desnutrición crónica o retraso en el crecimiento, lo que significa que durante años no han recibido la cantidad suficiente de nutrientes para su normal desarrollo. La consecuencia visible es que son más bajitos de lo que corresponde a su edad, pero tiene otras implicaciones como un peor desempeño cognitivo y, en las niñas, problemas al parir cuando sean adultas por su menor tamaño corporal. Una vez se detecta, ya no tiene remedio, pero se puede prevenir con una dieta rica, acceso a gua potable y saneamiento adecuado y servicios sanitarios disponibles.
    7Un 20% de los menores de cinco años tiene bajo peso para su edad, mientras que un 36,4% padece desnutrición crónica o retraso en el crecimiento, lo que significa que durante años no han recibido la cantidad suficiente de nutrientes para su normal desarrollo. La consecuencia visible es que son más bajitos de lo que corresponde a su edad, pero tiene otras implicaciones como un peor desempeño cognitivo y, en las niñas, problemas al parir cuando sean adultas por su menor tamaño corporal. Una vez se detecta, ya no tiene remedio, pero se puede prevenir con una dieta rica, acceso a gua potable y saneamiento adecuado y servicios sanitarios disponibles.
  • La Convención de los Derechos de la Infancia dice que "los niños, para el desarrollo armonioso y completo de su personalidad, deben crecer en un ambiente familiar, en una atmósfera de felicidad, amor y comprensión". Sin embargo, millones en todo el mundo están creciendo sin el cuidado de sus padres por diversas razones, incluida la muerte prematura de sus progenitores o la migración. "Comprender las condiciones de vida de los niños, incluida la composición de los hogares en los que viven y la relación con cuidadores principales, es fundamental planificar intervenciones dirigidas a promover su cuidado y bienestar", expresan los redactores de la encuesta nacional de indicadores múltiples de Guinea Bisáu. Según sus datos, un 20% no vive con sus padres biológicos.
    8La Convención de los Derechos de la Infancia dice que "los niños, para el desarrollo armonioso y completo de su personalidad, deben crecer en un ambiente familiar, en una atmósfera de felicidad, amor y comprensión". Sin embargo, millones en todo el mundo están creciendo sin el cuidado de sus padres por diversas razones, incluida la muerte prematura de sus progenitores o la migración. "Comprender las condiciones de vida de los niños, incluida la composición de los hogares en los que viven y la relación con cuidadores principales, es fundamental planificar intervenciones dirigidas a promover su cuidado y bienestar", expresan los redactores de la encuesta nacional de indicadores múltiples de Guinea Bisáu. Según sus datos, un 20% no vive con sus padres biológicos.
  • Las prácticas nocivas son comunes en Guinea Bisáu, sobre todo en zonas rurales. Mientras que al inicio de la pubertad, los niños son sometidos a un ritual de iniciación conocido como 'fanado' (pasan dos o tres meses en un lugar aislado y completan una serie de desafíos y actos de resistencia; entre ellos, la circuncisión), las niñas son víctimas de la mutilación genital femenina. Aunque todas las formas de ablación están prohibidas por ley desde 2011, la práctica no ha dejado de perpetrarse y aumentar: en 2006, un 45% de las mujeres de entre 15 y 49 años habían sido mutiladas; en 2014 eran un 49,7%, y en 2019 esta cifra aumentó a más de la mitad (52,1%).
    9Las prácticas nocivas son comunes en Guinea Bisáu, sobre todo en zonas rurales. Mientras que al inicio de la pubertad, los niños son sometidos a un ritual de iniciación conocido como 'fanado' (pasan dos o tres meses en un lugar aislado y completan una serie de desafíos y actos de resistencia; entre ellos, la circuncisión), las niñas son víctimas de la mutilación genital femenina. Aunque todas las formas de ablación están prohibidas por ley desde 2011, la práctica no ha dejado de perpetrarse y aumentar: en 2006, un 45% de las mujeres de entre 15 y 49 años habían sido mutiladas; en 2014 eran un 49,7%, y en 2019 esta cifra aumentó a más de la mitad (52,1%).
  • Hay evidencias que sugieren que, debido a que la mutilación genital femenina ahora es ilegal, se ha empezado a practicar cuando las niñas son muy jóvenes, incluso bebés, advierte Unicef. Los datos de la encuesta nacional apuntan que un 16% de las menores de cero a cuatro años habían sido mutiladas.
    10Hay evidencias que sugieren que, debido a que la mutilación genital femenina ahora es ilegal, se ha empezado a practicar cuando las niñas son muy jóvenes, incluso bebés, advierte Unicef. Los datos de la encuesta nacional apuntan que un 16% de las menores de cero a cuatro años habían sido mutiladas.
  • El acceso al agua potable y saneamiento es fundamental para garantizar la salud de los niños. Un 66,8% de la población tiene acceso a fuentes de agua mejoradas (87,5% en las ciudades y 55,3% en el entorno rural). Esto no es garantía de que tengan disponibilidad en el domicilio, algo que solo tiene un 3% de los ciudadanos. El resto, bebe agua insegura, predominante de pozos que no están protegidos.
    11El acceso al agua potable y saneamiento es fundamental para garantizar la salud de los niños. Un 66,8% de la población tiene acceso a fuentes de agua mejoradas (87,5% en las ciudades y 55,3% en el entorno rural). Esto no es garantía de que tengan disponibilidad en el domicilio, algo que solo tiene un 3% de los ciudadanos. El resto, bebe agua insegura, predominante de pozos que no están protegidos.
  • La pobreza se ceba con los más pequeños. Un 83% de los menores de cinco años sufre tres o más privaciones, en su mayoría en las dimensiones de vivienda, saneamiento, protección y educación. La pobreza infantil multidimensional se concentra en las zonas rurales. De los niños que sufren cuatro carencias simultáneamente, el 49% vivían en ellas, como el bebé de la imagen, y solo el 14% en urbes.
    12La pobreza se ceba con los más pequeños. Un 83% de los menores de cinco años sufre tres o más privaciones, en su mayoría en las dimensiones de vivienda, saneamiento, protección y educación. La pobreza infantil multidimensional se concentra en las zonas rurales. De los niños que sufren cuatro carencias simultáneamente, el 49% vivían en ellas, como el bebé de la imagen, y solo el 14% en urbes.
  • Casi la mitad de los partos (48,8%) se produce las casas, revelan los datos de Unicef de 2019, lo que pone en riesgo de complicaciones y muerte a las madres y los bebés. La mortalidad neonatal es elevada, fallecen 22 por cada 1.000 nacidos vivos. Las principales causas son complicaciones asociadas con el parto prematuro (27%), asfixia (32%) y sepsis (19%), según la dirección de salud reproductiva.
    13Casi la mitad de los partos (48,8%) se produce las casas, revelan los datos de Unicef de 2019, lo que pone en riesgo de complicaciones y muerte a las madres y los bebés. La mortalidad neonatal es elevada, fallecen 22 por cada 1.000 nacidos vivos. Las principales causas son complicaciones asociadas con el parto prematuro (27%), asfixia (32%) y sepsis (19%), según la dirección de salud reproductiva.
  • "Reducir aún más la mortalidad neonatal es un desafío cuando casi la mitad (48,8%) de los partos se producen en casa y solo el 54% de los mismos son atendidos por profesionales", denuncia Unicef. En la imagen, el área de pediatría del Hospital Nacional Simão Mendes, el mayor del país. "El cuidado de los recién nacidos (0-28 días) es importante, ya que más de un tercio (36%) de las muertes neonatales ocurren en los primeros ocho días", recuerda la ONU.
    14"Reducir aún más la mortalidad neonatal es un desafío cuando casi la mitad (48,8%) de los partos se producen en casa y solo el 54% de los mismos son atendidos por profesionales", denuncia Unicef. En la imagen, el área de pediatría del Hospital Nacional Simão Mendes, el mayor del país. "El cuidado de los recién nacidos (0-28 días) es importante, ya que más de un tercio (36%) de las muertes neonatales ocurren en los primeros ocho días", recuerda la ONU.
  • Debido a una entrada tardía en el sistema educativo, altas tasas de repetición y abandono escolar, Guinea Bisáu tiene un índice de finalización de la enseñanza obligatoria de menos del 30%. "Igualmente preocupante es que un tercio de los niños entre las edades de 6 y 11 se pueden clasificar como 'niños no escolarizados' que nunca han asistido a la escuela o que ingresaron, pero abandonaron", advierte Unicef.
    15Debido a una entrada tardía en el sistema educativo, altas tasas de repetición y abandono escolar, Guinea Bisáu tiene un índice de finalización de la enseñanza obligatoria de menos del 30%. "Igualmente preocupante es que un tercio de los niños entre las edades de 6 y 11 se pueden clasificar como 'niños no escolarizados' que nunca han asistido a la escuela o que ingresaron, pero abandonaron", advierte Unicef.
  • Las constantes huelgas de funcionarios, maestros incluidos, por el impago de sus salarios por parte del Estado, también afecta a la educación de los niños, que se pueden ver privados de ella durante meses. La pandemia de covid-19 también ha interrumpido la formación. En la imagen, un par de alumnos en un aula vacía debido a un paro de profesores y otros trabajadores públicos el pasado marzo.
    16Las constantes huelgas de funcionarios, maestros incluidos, por el impago de sus salarios por parte del Estado, también afecta a la educación de los niños, que se pueden ver privados de ella durante meses. La pandemia de covid-19 también ha interrumpido la formación. En la imagen, un par de alumnos en un aula vacía debido a un paro de profesores y otros trabajadores públicos el pasado marzo.
  • Las niñas lo tienen más difícil en este país de 'Nunca Jamás'. Los niños no desaparecen, como en la historia de Peter Pan, pero muchos son invisibles y sus problemas están olvidados. “La sociedad de Guinea Bisáu es profundamente patriarcal”, anota Unicef. “Debido al sesgo de género en el acceso a los recursos, la pobreza afecta más a las mujeres que a los hombres. Las jóvenes y las niñas son las más vulnerables, con menos acceso a la educación que los varones y con tasas de alfabetización en descenso”. La mutilación genital femenina es, además, una práctica generaliza tanto en el entorno rural como urbano, subraya el organismo.
    17Las niñas lo tienen más difícil en este país de 'Nunca Jamás'. Los niños no desaparecen, como en la historia de Peter Pan, pero muchos son invisibles y sus problemas están olvidados. “La sociedad de Guinea Bisáu es profundamente patriarcal”, anota Unicef. “Debido al sesgo de género en el acceso a los recursos, la pobreza afecta más a las mujeres que a los hombres. Las jóvenes y las niñas son las más vulnerables, con menos acceso a la educación que los varones y con tasas de alfabetización en descenso”. La mutilación genital femenina es, además, una práctica generaliza tanto en el entorno rural como urbano, subraya el organismo.
  • Los niños menores de 18 años tienen prohibido trabajar en empleos duros, insalubres o peligrosos. Sin embargo, en la práctica, la persecución del trabajo infantil es inexistente. En la temporada de recogida del anacardo, que supone el 90% de las exportaciones del país, es común que los niños ayuden en la labor, abandonando temporalmente la escuela (en el caso de las niñas, es frecuente que no vuelvan nunca más a las aulas). Los datos de la encuesta nacional MICS-6 confirman que casi tres cuartas partes (73,2%) de los niños de cinco a 11 años se dedican a tareas domésticas y casi una cuarta parte (23%) desarrolla actividades económicas.
    18Los niños menores de 18 años tienen prohibido trabajar en empleos duros, insalubres o peligrosos. Sin embargo, en la práctica, la persecución del trabajo infantil es inexistente. En la temporada de recogida del anacardo, que supone el 90% de las exportaciones del país, es común que los niños ayuden en la labor, abandonando temporalmente la escuela (en el caso de las niñas, es frecuente que no vuelvan nunca más a las aulas). Los datos de la encuesta nacional MICS-6 confirman que casi tres cuartas partes (73,2%) de los niños de cinco a 11 años se dedican a tareas domésticas y casi una cuarta parte (23%) desarrolla actividades económicas.
  • "Realizan tareas para las que son demasiado jóvenes o son peligrosos y, por lo tanto, puede comprometer su integridad física, mental, así como su normal desarrollo social y educativo", denuncia Unicef. Es más frecuente que los niños involucrados en trabajos peligrosos sean de zonas rurales (41,5%) frente a los de zonas urbanas (23,7%).
    19"Realizan tareas para las que son demasiado jóvenes o son peligrosos y, por lo tanto, puede comprometer su integridad física, mental, así como su normal desarrollo social y educativo", denuncia Unicef. Es más frecuente que los niños involucrados en trabajos peligrosos sean de zonas rurales (41,5%) frente a los de zonas urbanas (23,7%).