Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CREADO PARA IBERDROLA

La economía verde como clave para el empleo del futuro

La transición energética y la transformación digital no solo con necesarias para el futuro del planeta, sino también para la recuperación de la industria. Iberdrola contribuye con una inversión de 75.000 millones de euros a esta revolución verde.

La economía verde como clave para el empleo del futuro

2020 pasará a la historia como un año que ha cambiado nuestras vidas. La crisis sanitaria vivida a causa de la pandemia ha resaltado la importancia de los servicios esenciales, el peligro de las amenazas globales y, también, nos ha señalado a la acción conjunta como la mejor manera de afrontar las dificultades. En este contexto, la lucha contra la crisis climática sigue siendo esencial, y conceptos como la economía verde, la transición energética y la transformación digital no solo son necesarios para el futuro de nuestro planeta, sino también para reforzar el sector industrial y asegurar el empleo del futuro.

Hace apenas dos semanas, la Unión Europea sellaba el acuerdo para un histórico plan de recuperación que movilizará un total de 1,8 billones de euros para contribuir a la reactivación de la economía y el empleo en los estados miembros. Amplificando las bases del European Green Deal, aprobado antes de la irrupción de la covid-19, señala como pilares de una economía sostenible y resiliente a la transición energética y la transformación digital. Asentar estos principios y acelerar los aprendizajes de este 2020 es básico para ser capaces de generar empleo industrial, estable y de calidad.

Tal y como señala el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), por cada millón de euros invertido en esta transición se generan entre 12 y 14 empleos. Estas conclusiones las comparte también Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, la compañía española de la energía que ha puesto sobre la mesa una inversión de 75.000 millones de euros hasta 2025 para contribuir a esta revolución verde. “Solo apostando por inversiones verdes saldremos reforzados de esta crisis, con un tejido industrial y empresarial más robusto y competitivo, con liderazgo tecnológico y con el talento necesario para asumir oportunidades profesionales reales”, explica. La compañía prevé que sus inversiones y compras de bienes y servicios a sus más de 22.000 proveedores contribuirán al sostenimiento de alrededor de 500.000 puestos de trabajo en 2025 en el mundo.

La economía verde como clave para el empleo del futuro

Desde hace 20 años, Iberdrola ha centrado su estrategia en crear un modelo sostenible, una apuesta por un sistema energético sin emisiones, basado en energía renovable, redes inteligentes, almacenamiento a gran escala y soluciones innovadoras para sus clientes. Para ello, ha realizado inversiones de 120.000 millones de euros en las dos últimas décadas, permitiendo al grupo sostener una cadena de valor que contribuye al mantenimiento de 400.000 empleos en el mundo.

El desarrollo, construcción y operación y mantenimiento de instalaciones renovables es una de sus claves para crear empleos directamente relacionados con la economía verde. La actual previsión de Iberdrola para por duplicar su actual potencia verde en cinco años y triplicarla en diez. En esa misma línea, la compañía ya se está anticipando y formando a trabajadores para nuevas profesiones. “Los planes educativos no avanzan al mismo ritmo que nos requiere una industria cada vez más rápida y más demandante en su transformación”, afirman desde el grupo liderado por Ignacio Galán.

Con una media de 55 horas de formación por persona, Iberdrola utiliza las últimas tecnologías, desde la realidad virtual a la realidad aumentada o el internet de las cosas para anticiparse a los retos del futuro. Hace seis años puso en marcha su primer parque eólico marino, una nueva vía, que utiliza la fuerza del viento en mares y océanos, para seguir aprovechando de manera sostenible un recurso limpio e inagotable. Actualmente, Iberdrola es líder en energía eólica marina y cuenta con una cartera de proyectos de más de 20.000 megavatios.

España, polo industrial y tecnológico

La economía verde como clave para el empleo del futuro

Además de a través de la energía eólica marina, hay muchos otros ejemplos de cómo la nueva economía verde puede generar empleos de calidad. Tecnologías de futuro, como el hidrógeno verde, ofrecen otra vía de oportunidades. Por esa razón, Iberdrola ha hecho una gran apuesta para situar a España como polo de innovación y tecnología en esta nueva actividad.

Recientemente, ha alcanzado un acuerdo con el primer fabricante mundial de electrolizadores, la noruega Nel, y ha constituido junto a la empresa vasca Ingeteam una nueva compañía Iberlyzer, para convertir a España en líder tecnológico e industrial del hidrógeno verde. De este modo, Iberdrola replica el modelo que ya desarrolló con la eólica hace 20 años, cuando impulsó la creación de una industria de equipos renovables en España que le acompañase en su expansión internacional.

La creación de una industria nacional para el hidrógeno verde permitirá abastecer al grupo en su liderazgo de esta nueva actividad: solo a través de su alianza con Fertiberia, Iberdrola prevé invertir 1.800 millones de euros para poner en marcha 800 MW de hidrógeno verde hasta 2027. El primero proyecto, el mayor desarrollado en Europa hasta el momento, estará operativo en 2021.