Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayor palanca de progreso es tecnológica y está en tu mano

En los países en desarrollo hay más personas con acceso a dispositivos móviles que a agua o electricidad. Su uso ha supuesto una auténtica revolución en los negocios y en la vida cotidiana. Algunos ejemplos

La tecnología móvil ha supuesto comodidad, inmediatez, información, ocio, y un sinfín de cosas más, pero el desarrollo económico que está generando entre los más desfavorecidos es inimaginable. Y no son precisamente los móviles de última generación. Un simple móvil con tecnología 2G y capacidad de mandar SMS constituye una verdadera revolución.

Según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, en 2017 la penetración de las suscripciones de líneas móviles alcanzó el 98,7% de la población en los países en desarrollo, lo que significa que hay más personas con acceso a dispositivos móviles que agua o electricidad.

Una lámpara solar permite incrementar ingresos al poder trabajar más horas, mejora la salud de la familia al no inhalar los gases que emite el queroseno, y aumenta las horas de estudio de los hijos. Cuesta ocho dólares y la tecnología paygo (pago-por-uso) permite pagar esa cantidad poco a poco a través del móvil, a la vez que la empresa puede apagar el dispositivo si no se cumple el pago, con la tarjeta sim instalada en el mismo.

Aunque nunca se nos ocurriría pagar con el móvil el agua de la fuente, está facilitando la venta de agua en zonas sin suministro a través de quioscos. Más barata y limpia que las alternativas existentes y con la facilidad de monitorizar el consumo. Un negocio que no sería viable, y por tanto el agua no sería accesible, sin la posibilidad prepago a través del móvil.

El acceso a letrinas o incluso pagar sólo por el gas que necesitan de la bombona que tienen en casa, son otros de los productos que el pago por móvil facilita.

El banco en el bolsillo

Con 866 millones de cuentas de dinero móvil en más de 90 países, los porcentajes de inclusión financiera; acceso al microcrédito, ahorro, microseguros, o recibir nóminas, se han disparado en los países en desarrollo.

Todo empezó cuando Safaricom (Kenia) decidió lanzar M-Pesa para facilitar el acceso a las transferencias entre particulares, con un simple SMS, con un PIN como herramienta de seguridad. Transferencias que hasta ese momento se hacían mayoritariamente a través de conductores de autobús o amigos con el alto riesgo que esto conlleva, o podían costar hasta un 35% del dinero enviado si se hacían a través de un proveedor bancario.

Con 866 millones de cuentas de dinero móvil en más de 90 países, los porcentajes de inclusión financiera; acceso al microcrédito, ahorro, microseguros, o recibir nóminas, se han disparado en los países en desarrollo

Con más de 30 millones de usuarios en 10 países, M-Pesa constituye el ejemplo de adopción tecnológica transformadora más fulminante en las últimas décadas, logrando desbancar las transferencias en oficinas de correos o Western Union. Su red en 2019 equivale al 44% de producto interior bruto de Kenia en productos financieros.

El uso del móvil está permitiendo también el desarrollo de perfiles de riesgo a personas sin ningún historial crediticio. Utilizando algoritmos y análisis de datos como el historial de pago de facturas móviles, empresas como Tala o First Access pueden predecir el riesgo de repago.

Información imprescindible para su negocio

Las dos principales fuentes de ingresos entre los más desfavorecidos son la agricultura y las tiendas de comestibles. Para las dos, la telefonía móvil tiene respuestas para mejorar su rendimiento.

Las pequeñas tiendas de comestibles pueblan las calles de todos los países en desarrollo y son una fuente clave de empleo y de generación de ingresos. Tiendatek es una aplicación de contabilidad que les permite de forma sencilla registrar todos los gastos e ingresos de la tienda directamente en el teléfono móvil. Les facilita informes financieros y recomendaciones personalizadas para mejorar su negocio y aumenta sus ingresos un 12% anual.

Para los millones de pequeños agricultores en países en desarrollo, tener información sobre los precios de sus productos en el mercado, alertas meteorológicas, consejos para mejorar las cosechas, la posibilidad de conectar a compradores y vendedores o acceder a servicios financieros o compañías de insumos agrícolas es clave para mejorar su eficiencia y rentabilidad. Por ello han surgido plataformas como Esoko, Farmer Line, o Virtual City’s. Más de 500.000 agricultores están actualmente registrados en Esoko y alcanzan una mejora de ingresos de entre el 10% y el 30%, según la compañía.

Para atajar la imposibilidad de comprar maquinaria en las zonas rurales de Nigeria, Kenia, Senegal, Tanzania o Mozambique, ha nacido el uber de los tractores. Hello Tractor permite alquilar vehículos a través del teléfono móvil y mejorar el rendimiento de sus cultivos.

Los pescadores indonesios también tienen su aplicación. M-Fish les provee de información sobre el tiempo, las mareas, la situación del plancton y de los bancos de peces. El incremento de eficiencia generada reduce el tiempo necesario para pescar en dos o tres horas de media, disminuyendo significativamente el gasto en combustible, aumentando su seguridad, además de sus ingresos.

La escuela en casa

La educación pública en África es prohibitiva para muchas familias y cuenta con escasos recursos. Hasta 80 o 90 estudiantes en algunas aulas sin libros de texto para todos. Con Eneza education, estudiantes de entre 10 y 18 años, acceden a los contenidos del plan nacional de estudios, a través de SMS a un coste semanal de 10 chelines kenianos (10 céntimos), pagados a través de la tarjeta del teléfono. El servicio permite a los usuarios rurales usar la aplicación incluso si no pueden pagar un plan de datos, un teléfono de última generación o si no hay datos en el área.

A través de Wefarm, los SMS también permiten a los agricultores hacer preguntas y recibir respuestas de otros usuarios en inglés o suajili; formarse en nuevas prácticas para mejorar sus cultivos y compartir conocimientos con otros agentes del sector a través de Digitalgreen o reducir las tasas de mortalidad de las vacas a los ganaderos a través de Icow.

Mejora en la salud

Las medicinas falsas están sumamente extendidas en países en desarrollo. Con un SMS, la aplicación Sproxil les permite comprobar en el momento de compra la veracidad del producto.

Obviamente para que todo esto funcione hay que tener cobertura, aunque sólo sea de voz. El alcance de las redes móviles se ha expandido espectacularmente en los últimos años, pero todavía hay una brecha de cobertura de 750 millones de personas en todo el mundo que viven en áreas que no están cubiertas por redes de banda ancha.

Una herramienta que, aunque puede parecer sencilla, poco innovadora o incluso se ha llegado a tildar de lujo innecesario para estas poblaciones, está cambiando la vida a millones de personas, la innovación que realmente importa.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información