Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Últimas noticias sobre el clítoris

Últimas noticias sobre el clítoris

Gran desconocido. Ignorado. Incluso mutilado. El único órgano humano destinado exclusivamente al placer simboliza la sexualidad de las mujeres. Un viaje de exploración al centro del goce erótico.

Parapetada en su gorra y el móvil, Lorena, de 38 años, atraviesa un parque de Madrid entre los árboles que, salpicados de blanco y rosa, ensayan la explosión de la primavera. Al mostrarle una imagen —una cabecita rosada con cuatro extremidades—, aventurar aquí la respuesta tiene toda la lógica.

 —Eso es una flor, ¿no? ¿Del almendro?

Dos teleoperadoras pasan a su lado camino al metro. Una de ellas también cree ver una flor. Acarrean fiambreras, cansancio, prisa y más de 40 años. “Somos madres. Ahora empezamos la otra jornada”, se despiden al bajar las escaleras. A sus espaldas, un muchacho rubio con la cámara al cuello sentencia: “¡No sé, es como un tío despatarrado, con colgando!”. Sus tres compañeros de clase —estudian Comunicación Audiovisual— ríen. Solo Candela, el pelo rizado, piercing en la nariz, no ha dudado:

—Es el clítoris.

La universitaria de 19 años lo reconoce, aunque nunca haya visto esta especie de horquilla doble en ninguna clase del instituto. “He investigado por ahí”, dice mirando al frente, quizá pudorosa ante la otra chica, que no tiene ni idea. Preguntes a quien preguntes, los veinteañeros siempre te responderán que si acaso les contaron cómo se engendra un bebé (y cómo no engendrarlo). Su escuela sexual ha sido el porno, los amigos y las redes sociales. Punto.

Mi primer encuentro con el clítoris ocurrió a los cuatro años. Con mi hermana, montaba a caballito las puertas de los armarios de la cocina. Abrir, cerrar. Ciento ochenta grados de movimiento y de repente… una sensación sublime. Aunque podría no estar contando esto. De tanto cabalgar, el inmenso mueble, repleto de cacharros, loza y cristal, se nos cayó encima. Todo se rompió menos nosotras. Mi madre amenazó con llevarnos al hospicio. Y eso que no sabía de mi eureka lúbrico. Por supuesto, en mi casa, la casa de un urólogo, el órgano nunca se mencionó.

Ese botoncito que despertó con mi travesura infantil, el glande del clítoris, es como un mascarón de proa allí donde el monte de Venus desciende hacia los labios mayores. Unos milímetros rosados y sensibles que todos creen que acaban ahí. Incluso los diccionarios. En realidad esta cabeza posee un cuerpo y cuatro anclajes que se hunden en la pelvis, invisibles. Esta especie de pirámide se esponja con la excitación y mide alrededor de 10 centímetros.

Parte

visible

Partes

internas

Cuerpo

del clítoris

Glande

del clítoris

Raíces

Uretra

Orificio

vaginal

Labios

Bulbos

Ano

Fuente: elaboración propia.

Yolanda Clemente / EL PAÍS

Parte

visible

Partes

internas

Cuerpo

del clítoris

Glande

del clítoris

Raíces

Uretra

Orificio

vaginal

Labios

Ano

Bulbos

Fuente: elaboración propia.

Yolanda Clemente / EL PAÍS

Parte

visible

Partes

internas

Cuerpo

del clítoris

Glande

del clítoris

Raíces

Uretra

Orificio

vaginal

Labios

Ano

Bulbos

Fuente: elaboración propia.

Yolanda Clemente / EL PAÍS

Parte

visible

Partes

internas

Cuerpo

del clítoris

Glande

del clítoris

Raíces

Uretra

Orificio

vaginal

Labios

Bulbos

Ano

Fuente: elaboración propia.

Yolanda Clemente / EL PAÍS

Las mujeres tenemos el privilegio de poseer el ­único órgano humano con la exclusiva función de ­procurar goce. “El pene sirve también para la emisión de orina y la procreación. Pero el clítoris solamente existe para el placer, lo cual lo hace muy interesante”, dice la ginecóloga Reyes López. Interesante además porque ofrece un disfrute supremo: “Me fascina que las terminaciones nerviosas que tiene por milímetro cuadrado son muchísimo más numerosas que las del glande del pene”. El doble exactamente: 8.000. Una densísima maraña eléctrica lista para encenderse hasta alcanzar el orgasmo.

Tan precioso rincón del cuerpo ha sido olvidado, repudiado, menospreciado y, aún hoy, mutilado. Todo un símbolo de la historia femenina. Lo resume la mujer que probablemente más ha ahondado tanto en la historia como en la anatomía del clítoris, la uróloga australiana Helen O’Connell, quien en 1998 lo iluminó con la luz de la ciencia: “Hemos negado completamente su significado como órgano, lo hemos extirpado deliberadamente”, cuenta con vehemencia desde su consulta de Melbourne, vía Skype. “La sexualidad femenina ha estado encerrada en la vergüenza y la ignorancia desde el principio de los tiempos. Por tanto, no es sorprendente que la gente no conozca su anatomía. Es nuestra herencia cultural”, insiste.

"LO HEMOS NEGADO COMO ÓRGANO, LO HEMOS EXTIRPADO DELIBERADAMENTE", DICE LA CIRUJANA QUE LO DESCRIBIÓ

La sexóloga Laura Morán, autora de Orgas(mitos), mantiene que la mayoría de mujeres, un 70%, no lo conoce realmente. “Solo la puntita”, dice, “y a veces no lo tienen claro”. Cuando su colega, la también ginecóloga Francisca Molero, empezó a ejercer hace casi 40 años, la mayoría de las mujeres que veía en consulta no tenían orgasmos. “Disfrutaban, pero no se tocaban, y los otros no sabían dónde tocar”. La hoy presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología constata que el goce femenino, en contraposición al masculino, sigue en mucha mayor medida envuelto en dudas. Es obviado incluso en las obscenidades, como destaca la profesora británica Kate Lister en A Curious History Of Sex. “Ignorar el placer clitoridiano”, dice, “está entretejido en el genuino lenguaje sexual”.

Indagar en la elusiva biografía del clítoris puede bajar la libido. Quinientos años antes de Cristo, el poeta Hiponacte de Éfeso lo bautizó con el nombre de la baya violácea del mirto. Es la primera mención que ha encontrado la investigadora e ingeniera francesa Odile Fillod, que creó en 2016 un modelo en 3D del clítoris que se puede descargar e imprimir desde su web. Señala que fue el gran ginecólogo de la Antigüedad Sorano de Éfeso quien lo describió así en el siglo II: “Esta pequeña formación carnosa se disimula bajo los labios como las novias se ocultan bajo el velo”. Por eso la denominó “ninfa”. Su coetáneo Galeno pensaba que su función era ayudar a mantener el útero caliente. Sorano causa escalofríos cuando detalla cómo hacer una ablación en caso de encontrar una “ninfa masculinizada”, más grande, a la que se le atribuyó casi hasta nuestros días ser causa de lesbianismo y de apetito sexual desmesurado. Médicamente, la hipertrofia de clítoris es una dolencia rara, pero las abundantes alusiones en los textos históricos denotan una obsesión cultural. “Dada la fascinación por rebanar los ‘clítoris ofensivos’, quizá no sea extraño que el pobre órgano haya tratado de esconderse a lo largo de la historia”, escribe Lister. En el siglo XVI, tres anatomistas italianos, Eustachi, Colombo y Falopio, publican las primeras descripciones de su parte oculta. Georg Ludwig Kobelt lo dibujó profusamente en el siglo XIX pero sin considerar todas sus partes como un solo órgano.

'Sería más feliz o menos' (2009; técnica mixta, collage, barro cocido)
'Sería más feliz o menos' (2009; técnica mixta, collage, barro cocido)

El clítoris, organo oculto. Oculto también y prohibido en países de África donde se mutila, mutilando también a las mujeres en su sexualidad.

Mi obra tiene el misterio de no ser explícita, tiene la sensualidad de los materiales, y el gesto de la masturbación.

Abramos también la imaginación ya que la pintura y la masturbación forman parte de ellos.

CARMEN CALVO (Valencia, 1950), Premio Nacional de Artes Plásticas

Sigmund Freud proclamó en 1905 que el placer clitoridiano era propio de una sexualidad inmadura y que con la evolución psíquica de las jóvenes se transformaba en vaginal. Un mensaje que caló en las décadas posteriores en los terapeutas psicoanalíticos. El famoso biólogo Alfred Kinsey, en los años cincuenta, ya señala que la vía principal de placer femenino es la estimulación del clítoris, algo refrendado posteriormente por Masters y Johnson, la pareja que describió las fases de la respuesta sexual humana.

Quien vino a atar los cabos fue O’Connell, la primera uróloga australiana, enervada por la ausencia del órgano en el libro con el que preparaba su examen de cirugía. “Eso me dio una pista de que podría existir un problema mayor y comprobé que efectivamente lo había”, cuenta desde Melbourne, donde es jefa de cirugía y urología en un hospital público del Estado de Victoria. “Muchos tratados modernos tenían errores manifiestos o carencias”. Por tanto, los médicos crecieron viendo en los atlas de anatomía clítoris rebajados al glande, junto a páginas y páginas con penes diseccionados en todas las capas y ángulos posibles. Algunos aspirantes ni lo estudiaron porque no estaba. Por ejemplo, el legendario tratado Anatomía de Gray (cuyo nombre inspira el de la conocida serie sobre médicos) con el que siguen instruyéndose los estudiantes lo hizo desaparecer en su edición de 1947. El clítoris ha protagonizado la tesis doctoral de O’Connell y gran parte de su carrera. En el artículo publicado en The Journal of Urology en 1998 incluye en el órgano el tejido eréctil que envuelve la uretra y la vagina (los bulbos cavernosos), y describe la riquísima inervación y vascularización del órgano, fundamental para preservar su integridad al practicar cirugías. El estudio sugiere que el famoso y placentero punto G es en realidad el tejido del clítoris, anejo a uretra y vagina.

“No es sorprendente que no se conozca la anatomía del clítoris. Es nuestra herencia cultural”

Entrevista con la uróloga australiana Helen O'Connell, que en 1998 describió la estructura completa del órgano

La uróloga australiana sigue investigando. También Pierre Foldes, el cirujano francés que inventó la técnica para devolver el placer a quienes se lo han arrebatado. Esos 200 millones de mujeres de 30 países, la mayoría africanos, que han crecido sin clítoris, incluso con los genitales cosidos. Mutiladas en su infancia, arrastrando dolor, incontinencia, infecciones. A veces, abocadas a morir en nombre de la pureza.

Últimas noticias sobre el clítoris

Quería basarme en el concepto del placer de la mujer y hasta donde llega

CRISTINA DAURA (Barcelona, 1988), coautora de 'Herstory: una historia de las mujeres'

Siete de la tarde en una tienda erótica del centro de Madrid. Cuatro mujeres nos sentamos alrededor de una mesa. Hay un plato con galletas de jengibre cuidadosamente colocadas y una jarra de té frío. Un joven sexólogo da la bienvenida al taller sobre orgasmo. Nos pide que nos presentemos y que expliquemos por qué estamos aquí. La asistente de su izquierda, de mediana edad, explica que investiga el sexo energético (tántrico) y que su interés es sobre todo profesional. Quedamos tres.

Habla con cierta timidez una mujer delgada. Gafas doradas sobre unos ojos grandes que abre mucho al hablar. Menuda y con el pelo rizado, viste vaqueros holgados y una chaqueta oscura. ¿Podría ser profesora? Parece frisar la cincuentena y tiene aire jovial:

—Cuando me masturbo llego al orgasmo siempre. Pero con mi pareja me cuesta. No desconecto.

Algo va mal cuando prácticamente todos los hombres heterosexuales consiguen el clímax en compañía (un 95%) y las mujeres con la misma orientación no (un 65%), según un estudio con 52.000 estadounidenses publicado en Archives of Sexual Behaviour en 2018. Por el contrario, el porcentaje sube entre las lesbianas (86%). Las heterosexuales más proclives a llegar al orgasmo son las que reciben más sexo oral, están satisfechas con sus relaciones de pareja y disfrutan de encuentros más largos. La brecha del orgasmo es una más en todas las brechas de género. “Si la hay hasta en los síntomas del infarto, imagínate en el placer sexual femenino, que está mal visto, no existe y no hace falta”, exclama Nerea Pérez de las Heras, autora de Feminismo para torpes. “Hay muchas jóvenes y adultas jóvenes que consultan porque llegan al orgasmo perfectamente cuando se tocan, cuando se estimulan solas, y con la pareja les cuesta mucho”, dice la doctora Molero. “Entonces empiezan a comerse el coco. Lo viven como un problema, por eso hay que tratarlas”.

Volvemos, pues, al clítoris. La sexóloga Laura Morán asegura que el coito no es la mejor técnica para conseguir el clímax. “Es como si te pica el brazo y te rascas a través del jersey o del abrigo. Te da más gusto si te tocas la piel”. Y eso se sabe, dice, desde El informe Hite: el superventas publicado en los setenta por la sexóloga feminista estadounidense Shere Hite tras preguntar a 3.000 mujeres encumbraba el orgasmo por estimulación del clítoris. Solo el 1,6% de las mujeres llegaban al clímax exclusivamente a través de la penetración. “Durante siglos, el placer femenino no existía”, continúa Morán, “luego se incluyó en la ecuación, siempre mediante el coito y siempre con el mismo hombre, que ha de ser el hombre al que quieres”. Y esa sexualidad que sigue la lógica de insertar una llave en la cerradura “implica no practicar un sexo que nos guste”.

En el taller de orgasmo, la otra mujer arranca con más detalles. Es joven, posee hermosas facciones enmarcadas por una melena lisa. Viste una camiseta de rayas ajustada y tejanos:

—Bueno, yo con mi marido estamos en el tema de intercambio de parejas, y también veo a varios chicos. No tengo problemas en correrme, pero con mi marido sí. Y por eso estoy aquí, él quiere que venga.

El sexólogo inquiere detalles sobre cómo nos masturbamos. Dónde lo hacemos, qué usamos, cuánto tiempo empleamos y si seguimos el mismo ritual.

Y la supuesta profesora:

—Yo me toco el clítoris con la mano, generalmente. Y bueno, hace poco que tengo un vibrador. Y eso ya… —­abre más los ojos— es que no tardo nada.

En el autoerotismo las mujeres también vamos ligeramente por detrás. Dos encuestas recientes, ambas con participación española, revelan que casi todos los hombres se masturban (alrededor del 95%), pero una de cada 10 mujeres no lo hace. Eso sí, alrededor de la mitad de nosotras usamos juguetes, mucho más que ellos.

Últimas noticias sobre el clítoris

Creo que aquello incómodo, triste o silenciado puede ser mejor comprendido a través del humor, y generar conversación en un tono divertido.

Todo aquello relativo a la sexualidad femenina debe ser más visible, y un primer paso es enfocarlo desde la alegría.

FLAVIA ÁLVAREZ-PEDROSA (Oviedo, 1987), firma como FLAVITA BANANA

En el parque, entre los almendros, Daniela es como una aparición: una larga melena morada que termina en rosa, enormes ojos azules maquillados y atuendo gótico. Un chico enlutado y una fotógrafa con el pelo rojo la acompañan. Van a retratarse. Cada uno tiene un grupo de metal. Daniela, de 22 años, estudia diseño gráfico. Reconoce inmediatamente el clítoris en la foto. El chico, que resulta ser su novio y se llama David, grita: “¡Eso es algo de allí abajo!”. La joven guitarrista dice que siempre disfrutó del sexo con naturalidad. “Pero en el instituto me miraban como si fuese una salida. Me he sentido siempre muy sola”. Curiosamente, ella disfruta del Satisfyer, ese juguete sexual que, por asequible (se puede encontrar a partir de 32 euros), ha popularizado en los últimos meses los llamados succionadores de clítoris —en realidad disparan ondas de aire o sónicas—. Creció como los champiñones en las cajas de regalo en Navidad y vuela por los grupos de WhatsApp envuelto en memes. ¿Y cómo lo llevan los chicos? David responde: “Si tienes complejos, te genera complejos. Si no los tienes, no”.

“¿SABÍAMOS QUE EL CLÍTORIS DABA ESTE PLACER? YO NO”, DICE UNA ENFERMERA QUE ACABA DE DESCUBRIR EL SATISFYER

Al otro lado del teléfono está una enfermera de 56 años, que llamaremos Verónica y habla de su nuevo compañero íntimo. “¿Sabíamos que el clítoris te daba este placer? ¡Yo no! No hay masturbación ni cunnilingus que haga eso”. Celia tiene 23 años y oposita a policía nacional: “Hay semanas que lo fundo. Engancha”. Mayte, de 31, subió stories a Instagram cuando recibió su regalo de cumpleaños. “Estamos menos cohibidas con esto, la verdad”. Aunque ella nunca lo estuvo. Las mismas amigas le habían regalado un vibrador a los 18 años. Dictamen: “Es rápido e intenso, pero me gusta más para jugar en pareja”. Ana, de 40 años, tiene un grupo de WhatsApp con las amigas que se llama así: Satisfyer. “Bueno, la verdad es que no he descubierto orgasmos que no haya tenido nunca. Es una forma más”. María, técnica de cine de 65 años, lo usa sola y acompañada: "Es divertido, da mucho morbo", cuenta, igual de entretenida. Proclama: "Ha servido para dar visibilidad a la sexualidad femenina"

Últimas noticias sobre el clítoris

España es el país europeo donde más succionadores Sona de Lelo, otra marca más exclusiva, se vendieron en 2019. “Cientos de miles. Casi un 300% más que el año anterior”, cuenta la responsable de desarrollo de negocio, Ana Gutiérrez. “Y dobla en cifras prácticamente al siguiente país, Francia”. La presentación del nuevo modelo en septiembre pasado coincidió con sorteos en Instagram de su competidor y apariciones de actrices en el programa de televisión La Resistencia. Como Natalia de Molina, que ante la broma de Mario Casas —“Eso está de moda ahora…, por eso tengo yo menos relaciones”— contestó: “La culpa no es de los succionadores, la culpa es vuestra porque siempre vais a lo vuestro”. También glosó las bondades de su juguete Carolina Yuste, Goya a la mejor actriz de reparto por Carmen y Lola. “Hablemos de la regla. Hablemos de la masturbación, que son cosas que nos pasan”, dice rotunda. “A mí me vuela la cabeza cuando pienso que eso debe estar coartado o debe esconderse. No tiene sentido”.

Últimas noticias sobre el clítoris

Crecemos viendo grafitis de penes enhiestos en los muros. Pollas que se derraman. Los jóvenes cuentan que se tocaban en pandilla. Las jóvenes, que se callaban. Yuste recuerda: “Yo tenía compañeros de clase que se juntaban para masturbarse y nosotras no hablábamos de ello. Ahora se empieza a hablar. Me parece maravilloso”.

Las doctoras constatan esta salida masiva del armario masturbatoria. Todas las mujeres consultadas, también. “La revolución es que estés hablando de correrte en una cena con 20 personas”, dice Isabel, de 63 años, precisamente en una cena de 20. Pero simbolizada por un juguete. “Hemos pasado de que el sexo no exista a que lo hayamos glamurizado y exhibido con algo ortopédico”, objeta Pérez de las Heras. “Esto tampoco es nuevo, ha existido siempre, desde el Tuppersex o el conejito vibrador de Sexo en Nueva York, con algo comercial para que te puedas identificar. Se normaliza a través de modelos capitalistas”.

Últimas noticias sobre el clítoris

“¿Qué tipo de sexo estamos teniendo las mujeres para que tenga que venir un producto a decirnos cuántos orgasmos tenemos que tener?”, se pregunta la socióloga y feminista Cristina Hernández. Un sexo, dice, enmarcado en una sociedad patriarcal en la que las mujeres son educadas “para el cuidado y la prostitución”, en relaciones de dominación-sumisión con los hombres, fingiendo orgasmos —6 de cada 10 lo hacemos— para no dañar la virilidad de nuestra pareja. “Piensa en La Manada, o en los jugadores del Arandina. Un tipo que no sabe si viola o no es que no conoce lo que es el placer de una mujer”.

La búsqueda del goce femenino, dibujado por la pornografía, discurre también en medio de la violencia que golpea precisamente el centro del placer (cuatro denuncias por violación al día) y en un tiempo en que se anda a vueltas con el consentimiento.

La filósofa y feminista Ana de Miguel, autora de Neoliberalismo sexual. El mito de la libre elección, eleva el relato: “Las mujeres no hemos formado parte de la conciencia de la humanidad, solo ahora empezamos a hablar de todo. Y no tenemos que definir nuestra sexualidad, la femenina, sino LA sexualidad, porque ahora el sexo es sinónimo de la penetración, es decir, del orgasmo del hombre”. De Miguel cree que la mujeres más jóvenes no están contentas con el sexo que tienen: “Ellos quieren la penetración. Ellas están desarmadas”.

La iconografía del porno hace estragos. “Muchos de los problemas que tenemos en consulta derivan de ahí”, cuenta la ginecóloga Francisca Molero. “Si tú ves unas mujeres que parece que están disfrutando con una serie de cosas, ¿cómo vas a pensar que eso no les gusta? Y el problema es que ellas a veces son capaces de decirlo y a veces no. ¿Y qué no les suele gustar? Por ejemplo, tragarse el semen, o las penetraciones por diferentes sitios a la vez”.

'Clítoris? (2019)
'Clítoris? (2019)

El clítoris significa dignidad y libertad, es un órgano de placer, el espejo de un mundo libre

VICTORIA CIVERA (Sagunto, Valencia, 1955).

En el taller de orgasmo vuelven las preguntas: “¿Cómo os corréis cuando estáis en pareja? ¿Siempre es igual? ¿Dónde? ¿Cuándo?”. El sexólogo nos anima a que comparemos nuestra conducta en soledad con la que tenemos en compañía. “¿Estáis pendientes de lo que tardáis en llegar al orgasmo?”.

La profesora y yo contestamos que solas no nos preocupa el tiempo. Acompañadas, sí.

“Lo femenino hay que descubrirlo, explorarlo. Eso exige una atención y una intención”, dice la ginecóloga Reyes López. “Y muchas parejas van a lo más evidente. No sabes la cantidad de mujeres que te dicen que tienen molestias en el coito y, cuando investigas, la mayoría simplemente no están bien preparadas, no están bien lubricadas, el tío va a meterla a la primera de cambio; ocurre en mujeres de todas las edades, es penoso”.

Y luego está la vida sin espacios. “Hay problemas de bajo deseo, muchas veces por agotamiento. Las parejas más jóvenes hacen muchísimas cosas, aparte de tener un horario laboral bastante extenso. Les queda muy poco tiempo para compartir”, cuenta Molero. Lo refrenda su colega, la doctora López: “Muchas mujeres, sobre todo las que están en pareja, casadas, no tienen libido. Y es porque están agobiadas todo el rato, de acá para allá con los niños, corriendo al trabajo. Por la noche están cansadísimas. El marido quiere meterla y correrse. Pues eso no funciona”. Las doctoras creen que el orgasmo es un camino. Molero repite a sus pacientes una palabra: curiosidad. “Permite experimentar. Abrirte. Si vas con una idea fija, te estás perdiendo muchísimas cosas”.

Y en este escenario, ¿qué pasa con los hombres? Algunos siguen cerrados y otros están perdidos, cuenta el sexólogo Sergio Fosela. “Quieren complacer a su pareja y no saben cómo. La respuesta es la educación, a todos los niveles. Cursos, charlas. Hablar con las parejas. Aprenden y lo agradecen. El otro día en un taller, un chico me contó que se topó con una chica a la que no le iba el coito y con ella aprendió a hacer otras cosas. Ahora consiguen orgasmos estimulándose y sin penetración”.

"EN EL SEXO, LA PAREJA ES UN JUGUETE MÁS. UTILICÉMOSLA", CUENTA UN SEXÓLOGO EN UN TALLER SOBRE ORGASMO

A lo largo de dos horas, nuestro sexólogo ha dictaminado que el problema de la profesora es que, además de agobiarse si tarda mucho en llegar al orgasmo, no le comunica bien a su pareja lo que necesita. El de la otra chica, que cuando el marido quiere sexo, ella está en otras cosas. El mío es la impaciencia. Nos habla de cómo la amígdala, el centro cerebral de la ansiedad, bloquea la respuesta sexual. De que el orgasmo es nuestra responsabilidad. Nos quedamos con una frase redonda. Hablando de sexo, claro: “La pareja es un juguete más. Utilicémosla”.

Últimas noticias sobre el clítoris

Eve Ensler dice que aquello que no se nombra no solo nos culpabiliza, sino que además no existe.

El clítoris no aparece en la mayoría de los libros de texto. Nos representan mutiladas, mostrando solo nuestra función reproductiva. Nada que haga referencia a nuestro placer.

Nuestra masturbación ha sido tabú durante mucho tiempo. Era algo que las mujeres no hacían.

Por eso es tan necesario que nos nombremos al completo. Existimos. Y nuestro placer existe

MARÍA HESSE (Huelva, 1982) es autora del libro 'El placer' (Lumen)

Hora punta en la cafetería de la Facultad de Medicina de la Complutense de Madrid. Van y vienen las bandejas con filetes empanados y macarrones. Tres aspirantes a enfermeras no identifican la imagen del clítoris. Otros tres futuros fisios tampoco lo han estudiado. En la conversación desgranan, otra vez, su nula educación para el goce erótico. En pleno debate del veto parental, Molero, la presidenta de los sexólogos, pone el grito en el cielo: “Lo que hay que hacer es ser serios como sociedad y plantear la necesidad de una educación sexual integral basada en el respeto, los derechos humanos, los derechos sexuales y el placer”.

Tres chicas y un chico comen en la facultad antes de un examen. Bingo. Sueltan de carrerilla los detalles del órgano. Están en tercero de Medicina. La marca se repite con tres estudiantes de quinto. Una de ellas, Elena, de 22 años, apura un café: “En un taller de una obra de teatro nos pidieron construir un clítoris con plastilina. Todos hacían bolitas. Menos otra colega y yo”. Hay esperanza.