Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MONEDA ANÁLISIS i

Transición del franco CFA a ECO

Riesgos y oportunidades de la nueva moneda del África Occidental

Quisiera empezar la nueva década con una noticia importantísima: el presidente francés Emmanuel Macron visitó Costa de Marfil antes de la Navidad para anunciar el fin del franco CFA y felicitar la transición monetaria de 15 países africanos hacia la nueva moneda común ECO. ¿Qué significa esto para Francia y África?

Hay que aclarar que existen dos francos CFA distintos. En este caso se trata de abandonar el CFA de África Occidental, que está en uso actualmente en ocho países: Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bissau, Mali, Níger, Senegal y Togo. Por otro lado, el CFA de África Central seguirá vigente en seis países: África Central, Camerún, Chad, Gabón, Guinea Ecuatorial y República de Congo.

Estas monedas, implementadas por Francia en la época colonial, obligan a que estos gobiernos africanos depositen una cantidad correspondiente de reserva en euro (anteriormente en franco francés), quitándoles la soberanía monetaria y sometiéndolos al control de la hacienda francesa. El empobrecimiento resultante de estos países ha generado mucha emigración hacia Europa, lo que criticaba Salvini.

Los productos nigerianos pueden acabar arrasando en la zona: de la hegemonía francesa a la nigeriana

Ahora Francia deja que esos ocho países, junto con otros siete países de la zona (Cabo Verde, Gambia, Ghana, República de Guinea, Liberia, Nigeria y Sierra Leone) con los cuales forman la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), tengan su propia moneda común denominada Eco, que será una realidad ya este año. Vamos a observar este fenómeno desde diferentes puntos de vista.

  • Para Francia es la pérdida de su influencia política y económica en estos países. La estabilidad del franco CFA ha sido útil para que las empresas francesas realizaran actividades económicas en estos países, pero a la vez ha impedido que se desarrollasen industrias autóctonas.
  • Para Nigeria es el aumento de su influencia internacional. Este país, que tiene dos tercios de la población y genera más del 80% del PIB de la zona, ha estado un poco alejado de los países de CFA. En Nigeria se habla inglés mientras que los países de CFA son francófonos, salvo Guinea-Bissau donde se habla portugués. La integración monetaria permitirá que Nigeria tome su liderazgo en diferentes planes de desarrollo económico. La posible formación de una zona de libre comercio le facilitará exportar sus productos a los demás países.
  • Para los países de CFA (Costa de Marfil, Mali, Senegal...) significa tanto su distanciamiento de Francia como su acercamiento a Nigeria. Como ese país tiene una capacidad productiva aplastante dentro de CEDEAO, posiblemente los productos nigerianos acaben arrasando toda la zona, meramente sustituyendo la hegemonía francesa con la nigeriana.
  • Para otros países de la zona (Ghana, Liberia...) significa el abandono de su soberanía monetaria y su participación a una alianza monetaria internacional. Hoy en día estos países son monetariamente soberanos gracias a sus monedas nacionales (salvo Cabo Verde cuya moneda está respaldada con euro), pero el uso de la moneda común significa la pérdida total de esas competencias, del mismo modo que España las perdió al entrar en el Eurosistema.

Por una parte, es importante que el nuevo sistema monetario sea libre del (post) colonialismo y sirva para impulsar las políticas económicas más soberanas en África. No se puede ni debe mantener esta circunstancia actual por la cual estos países no pueden controlar su propio medio de intercambio.

Pero por otra parte, es muy importante recordar que la unión monetaria mal diseñada acaba por beneficiar algunos países en detrimento de los demás. En la Eurozona hemos visto que el euro ha sido útil para que Alemania aumente su exportación mientras que la imposibilidad de depreciar la moneda nacional ha dificultado que otros países periféricos tomen políticas apropiadas para impulsar sus propias economías nacionales.

Sería muy importante que la unión monetaria que va a crearse en África esté acompañada por otro mecanismo de redistribución de riqueza, similar a la Unión Europea que tiene su propio presupuesto para impulsar el desarrollo en algunos países menos favorecidos, para que haya una mejora de vida generalizada.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información