Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Localizado el estallido de radio más cercano a la Tierra

Este descubrimiento revoluciona las hipótesis que se tenían sobre el origen de estas señales

Una ilustración del principal resultado del estudio.
Una ilustración del principal resultado del estudio.

En cinco horas de observación, los astrónomos han visto cuatro estallidos a 500 millones de años luz de la Tierra. Se trata de ráfagas rápidas de radio (FRB, Fast Radio Burst) y no duran más de uno o dos milisegundos y por ello son muy difíciles de ver y analizar. Desde 2007, se han descubierto un centenar de estos fenómenos, pero tan solo cuatro se han localizado. El FRB180916 es el quinto y el más cercano a la Tierra que se ha detectado hasta ahora. Es la segunda ráfaga rápida localizada que se repite en un mismo lugar: una galaxia espiral cercana donde hay formación de estrellas. Sus propiedades y su proximidad la distinguen de los descubrimientos precedentes y revolucionan las ideas que se tenían sobre estos acontecimientos galácticos.

Estas señales de radiación emiten, en un milisegundo, la misma energía que el Sol en varios días

La investigación, que se publica este lunes en la revista Nature, cambia la concepción de los científicos que desde 2007 buscan las fuentes de estas señales misteriosas. Benito Marcote, principal autor del estudio y astrofísico del Joint Institute for VLBI ERIC (Interferometría de Base Ancha) en los Países Bajos asegura que, antes de este hallazgo, se pensaba que había una diferencia entre los estallidos repetidos y los que ocurren tan solo una vez. "Ahora todo cambia. Puede que haya una estrecha correlación entre los repetidos y los que no", explica.

Estas señales de radiación emiten, en un milisegundo, la misma energía que el Sol en varios días, pero el ser humano no lo puede ver. La combinación de ocho radiotelescopios de alta precisión de la Red Europea de VLBI ha permitido a los científicos observar estos fenómenos que, según confirma el estudio, no siguen unas pautas concretas. “Los que se han detectado tan solo una vez se produjeron lejos y eran débiles, pero no significa que no se repitieran también”, cuenta Marcote, "quizás se trate del mismo suceso, pero que debido a las circunstancias, no tiene las mismas características", añade.

El estudio apunta que detectar una repetición depende de la sensibilidad del instrumento y de la proximidad del estallido. Esta ráfaga a 500 millones de años luz de la Tierra es al menos un millón de veces más enérgica que los pulsos gigantes más brillantes vistos desde el púlsar del Cangrejo, una estrella de neutrones descubierta en 1969 que emite 30 veces por segundo.

Esta ráfaga a 500 millones de años luz de la Tierra es al menos un millón de veces más enérgica que los pulsos gigantes más brillantes vistos desde el púlsar del Cangrejo

El hecho de que estos estallidos se produjesen en una zona de formación estelar ofrece nueva información sobre las condiciones que necesitan para nacer. La supernova, explosión que corresponde al final de la vida de una estrella muy masiva, se convierte en una estrella de neutrones. Este elemento tiene unos campos magnéticos muy fuertes y podría ser la fuente de las FRB, según Antonio de Ugarte, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía que no ha participado en el trabajo de Marcote. "Lo importante de este estudio es que se ha detectado con alta precisión y, por lo tanto, al ver la galaxia, podemos saber más sobre cómo se producen estas señales. Los científicos hemos tenido que proponer varios modelos [una docena según el estudio] y ahora podremos empezar a descartar alguno poco a poco", asevera.

Para de Ugarte, es una herramienta potente, pero hace falta localizar más ráfagas para entender realmente el entorno. Marcote, autor principal del estudio en cuestión, asegura que siguen observando y que, si llegan a detectar el origen de 10 FRBs, se podrán sacar conclusiones que resuelvan el misterio de su naturaleza.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información