EL PULSO

Bertín Osborne, Héctor Lavoe y otras leyendas de cantantes que actuaron en casa de grandes narcos

El fallecido cantante puertorriqueño Héctor Lavoe, durante una actuación en el Madison Square Garden de Nueva York en una foto sin fecha.
El fallecido cantante puertorriqueño Héctor Lavoe, durante una actuación en el Madison Square Garden de Nueva York en una foto sin fecha.Al Aaronson / Getty

Mitos, leyendas y realidades sobre las actuaciones de intérpretes como Héctor Lavoe, El Puma o Bertín Osborne ante capos colombianos

CUANDO EN UNO de los episodios de la serie Narcos apareció un baladista venezolano apodado El Pantera cantando el tema Ven en la finca de Pablo Escobar, nadie imaginó que se estaba destapando la rocola de los truenos, porque era muy complicado que cualquier parecido con otro baladista venezolano, El Puma, fuera pura coincidencia. Corría el año 2012 y aquella serie comenzó a iluminar zonas hasta entonces oscuras del entorno de los cárteles colombianos.

Por ejemplo, oscura también estaba la finca donde lo llevaron desde Miami en avión privado para actuar en la fiesta de los 15 años de la hija de un capo colombiano, como reconoció a fines de 2016 el cantante Bertín Osborne en el programa El hormiguero. ¿Quién sería aquel capo? Bertín confesó no tener ni idea porque de todo se había encargado una agencia artística, pero en junio de 2019 invitó a su programa a José Luis Rodríguez, El Puma, y le preguntó si de verdad había actuado para Pablo Escobar. La respuesta del cantante no fue ni un sí ni un no, sino todo lo contrario: “No sé si canté en casa de Pablo Escobar, pero todos fuimos”.

En realidad, estas confesiones no fueron del todo espontáneas, pues poco después de que los guionistas de Narcos pergeñaran el capítulo de El Pantera, Pablo Carbonell estampó en El mundo de la tarántula: Memorias (2016) una descacharrante anécdota atribuida a José Luis Perales, quien habría sido obligado a cantar 15 veces ¿Y cómo es él? en una fiesta como la descrita por Bertín.

Más información

¿Leyendas urbanas? Leyendas musicales, más bien, nacidas de un episodio de la vida real del más legendario de los salseros latinoamericanos: Héctor Lavoe, el cantante de los cantantes.

No dispongo del espacio suficiente y necesario para glosar la vida del gran Héctor Lavoe, así que iremos al grano: un promotor artístico llevó a Lavoe y su banda a tocar en la finca de Pablo Escobar para que interpretara en bucle su tema El cantante, pero cuando dieron las dos de la madrugada Héctor Lavoe dijo “basta” y el capo los encerró en una estancia de Hacienda Nápoles, de donde los salseros huyeron despavoridos por una ventana.

Al día siguiente, Escobar les envió sus honorarios, los instrumentos y una sentida carta de disculpas porque maltratar a Héctor Lavoe había sido imperdonable. Pues bien, esta anécdota se ha convertido en una suerte de franquicia colombiana de la biografía del cantante, porque en distintas ciudades se narra la misma historia con diferentes canciones y con el narco local como anfitrión. La versión caleña me la contó el escritor Santiago Gamboa, con la familia Rodríguez Orejuela como dueños de la casa y El periódico de ayer como único tema musical de la fiesta, aunque con un final más risueño todavía, pues según la gracia de Cali (o de Gamboa, no sé) el incrédulo taxista que recogió al hombre que huía sin un centavo por la carretera le exigió una prueba: “¿Usted es Héctor Lavoe? A ver, cánteme El periódico de ayer”.

Uno de los argumentos de los defensores de la autoría colectiva de los poemas homéricos son las sucesivas interpolaciones que se aprecian en el canto II de La Ilíada, pues los aedas de cada polis o isla griega agregaban un navío de su localidad al famoso Catálogo de las naves. Así también, gracias al fascinante cariño de los colombianos, crece la fama de Héctor Lavoe, leyenda urbana y musical de Puerto Rico. 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50