Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vuelta a la Luna marca el paso de la Agencia Espacial Europea

Los ministros de los Estados miembros de la ESA debaten un presupuesto de 15.000 millones de euros hasta 2026 y las prioridades

luna
El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades en funciones, Pedro Duque (en el centro), junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas (derecha) y al consejero de Economía, Rogelio Velasco, este martes en Sevilla. EFE

El consejo ministerial de la Agencia Espacial Europea (ESA) debate este miércoles y jueves en Sevilla los presupuestos y prioridades hasta 2026. Los ministros de los 22 Estados de la ESA, junto con Eslovenia como miembro asociado y Canadá como Estado cooperante, decidirán si alcanzan los 15.000 millones de euros de inversión previstos por la ESA. El ministro de Ciencia, Pedro Duque, espera la cifra final roce la propuesta y ha afirmado que España aportaría unos 1.500 millones (250 millones de euros anuales frente a los 202 aportados en otros ejercicios). La prioridad, dentro de los diversos programas, será la participación europea en la vuelta a la Luna y mantener el crecimiento del plan de satélites de observación.

La ESA y su homóloga estadounidense (NASA) tienen cerrado el compromiso de llevar a una mujer y a un hombre a la Luna en 2024 (cuatro años antes de lo previsto), así como construir una estación orbital en el satélite en 2028. El acuerdo marca el paso de la ESA, que según ha reconocido Duque, ha tenido que reprogramar sus proyectos para la vuelta de la humanidad a la Luna 55 años después del primer paso sobre la superficie lunar.

Los planes de las dos agencias espaciales son realizar el próximo año los primeros lanzamientos de prueba, orbitar la Luna con una nave tripulada en 2022 y volver a pisar la superficie en 2024

El ministro español ha afirmado que, “sin la contribución europea, no se podría volver a la Luna” y ha destacado que la estación orbital prevista, con una importante participaciónn de la ESA, será fundamental para la exploración del satélite y la posterior llegada a Marte dentro de algo más de una década. Los planes de las dos agencias espaciales son realizar el próximo año los primeros lanzamientos de prueba, orbitar la Luna con una nave tripulada en 2022 y volver a pisar la superficie en 2024.

Europa también contribuye con la fabricación del módulo de servicio de la cápsula Orion, así como otros elementos fundamentales del programa internacional, como el proyecto Heracles, un sistema que servirá de puente entre la estación orbital y la Luna.

Esta participación, ya acordada, será una de las prioridades que mantendrán los ministros europeos en la planificación que se acuerde en Sevilla. Otro de los programas fundamentales será el mantenimiento y crecimiento del plan de satélites de observación de la tierra, una actividad en la que Europa es líder.

La ESA urge a los ministros a que "tomen decisiones con celeridad sobre los desafíos globales, como el cambio climático, frente a los cuales el espacio ha demostrado ser esencial"

En este sentido, la ESA considera “fundamental que los Estados miembros tomen decisiones con celeridad sobre los desafíos globales, como el cambio climático, frente a los cuales el espacio ha demostrado ser esencial para proporcionar datos que permitan comprender científicamente los hechos y tomar decisiones fundamentadas”. Duque comparte este criterio y lo defenderá ante los ministros europeos.

El máximo responsable español ha abogado por continuar con la participación empresarial y ha defendido que las industrias vinculadas a las misiones espaciales han duplicado su facturación hasta alcanzar los 800 millones de euros anuales, incluso en los periodos más duros de la crisis.

Las áreas que debaten este miércoles y jueves los ministros son exploración, vigilancia, conexión y operaciones. Un capítulo más se refiere a seguridad, que incluye la lucha contra la basura espacial, automatización del tráfico y monitorización de asteroides. De este último aspecto, el desarrollo de telescopios infrarrojos podría ser uno de los que no entrarán en las prioridades urgentes, según explicó Duque.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información