Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El príncipe Carlos, afectado en una trama de cuadros falsos

Un nuevo escándalo salpica al heredero al trono británico: las obras de Picasso o Dalí de su mansión escocesa, prestadas por el exyerno del magnate Bernie Ecclestone, son copias

principe carlos
El príncipe Carlos, durante un acto en Ross-on-Wye (Herefordshire, el Reino Unido), el martes. Getty Images

Un palacio para impresionar. Dumfries House es la casa de campo que el príncipe Carlos de Inglaterra posee en Escocia, que acoge una de sus principales fundaciones benéficas y parte de cuya restauración —más de 50 millones de euros— pagó de su propio bolsillo. Una grandiosa villa del siglo XVIII situada en una finca de 800 hectáreas para organizar banquetes y fiestas, con ricos muebles y magníficas pinturas... que no lo son tanto. Ahora el heredero al trono se ha visto implicado en un ruidoso escándalo relacionado con su colección de arte que demuestra como, a menudo, las apariencias engañan, por muy reales que sean. Porque parte de esa colección, en concreto tres cuadros, son falsos.

Para empezar, la colección no es suya. Buena parte de las obras de arte que cuelgan de las paredes de Dumfries son prestadas, como han confirmado desde la oficina del príncipe a los muchos medios, británicos e internacionales, ávidos de información sobre el asunto. La cuestión en sí es que al príncipe le dejaron 17 cuadros para que colgara del palacio. En concreto se los cedió James Stunt, empresario y millonario venido a menos. Stunt estuvo casado durante seis años con Petra Ecclestone, una de las hijas del magnate de la Fórmula Uno Bernie Ecclestone, y con ella tuvo tres hijos. Stunt es un reconocido coleccionista de arte y entre las obras que posee, valorado en más de 260 millones de euros, hay cuadros de Picasso, Monet, Dalí, Constable, Chagall y Van Dyck. Hace año y medio volvió a saltar a los tabloides por sufrir uno de los mayores robos del Reino Unido, donde le sustrajeron dinero, joyas y obras de arte por más de 100 millones de euros.

Sin embargo, de esos 17 cuadros tres son copias. En concreto, una pintura de nenúfares pintada supuestamente por Monet y valorada en 58 millones de euros; otra de Picasso de 48 millones y un Cristo de Salvador Dalí de 14 millones. En realidad, las tres no costarían ni 55.000 euros, como ha contado el falsificador estadounidense Tony Tetro, con más de tres décadas de carrera a sus espaldas y que es quien ha realizado las copias, como publica el diario The Times.

Él, claro, no acepta el título de falsificador. "Yo no pinto copias, yo hago composiciones originales con el estilo y la técnica de los pintores más famosos", ha reclamado Tetro en una carta al diario estadounidense USA Today. El propio Tetro también ha asegurado que le hizo un Monet a Stunt, pero no solo: en total realizó 11 obras para el británico entre 2015 y 2017. "James Stunt me pidió que le pintara algunas imitaciones para su casa", ha explicado el artista. "Hace poco se compró una gran casa en Los Ángeles y otra en Londres y me las pidió para decorarlas", afirma. De hecho, de los nenúfares se encontraba "muy orgulloso": "Era un buen Monet".

James Stunt y Petra Ecclestone, en 2015.
James Stunt y Petra Ecclestone, en 2015. GTRESONLINE

Stunt prestó las 17 obras y, según un comunicado de los portavoces del príncipe, "fueron aceptadas de buena fe; la responsabilidad de verificar su autenticidad no recaían en la Fundación del Príncipe". Y eso que la autenticidad (o, más bien, la falta de ella) era evidente y muy fácil de comprobar, como cuenta el propio Tetro, que asegura que "jamás" hubieran pasado por originales ante un ojo educado. "Puedes impresionar a tus amigos y familia con mis obras, puedes decorar tu casa, pero nunca pasarás el escrutinio de un experto". Como él mismo dice, "los pigmentos, materiales, lienzos, bastidores y otros detalles pueden ser detectados fácilmente con la inspección más sencilla, y eso está hecho a propósito, para evitar confusiones". De hecho, para envejecer los cuadros utiliza café, mientras que para clarearlos usa lejía.

Desde la oficina de Carlos de Inglaterra apenas han querido decir nada sobre el asunto. Solo que la decisión acerca del préstamo no depende en absoluto del hijo de Isabel II sino de su fundación y que las obras ya han sido retiradas. Por su parte, Stunt ha querido pedir perdón al heredero, al que no duda en llamar "amigo", en un vídeo de Instagram y sigue insistiendo en que las obras eran auténticas. "Digamos que eran falsas. ¿Cual es el crimen de que las exponga una residencia, de que el príncipe las muestre en público para el disfrute de todos?". El préstamo era por un tiempo de 10 años y completamente gratuito para Dumfries, según el diario Daily Mail. El encargado de la firma del acuerdo, según el tabloide, era un antiguo ayuda de cámara del príncipe Carlos llamado Michael Fawcett, que ahora está empleado por la fundación por un salario de 110.000 euros.

Tetro es el que más ha hablado del asunto y ha asegurado que "el príncipe de Gales no tiene ninguna culpa". "Lamento profundamente que haya estado implicado y siento si esto le ha causado algún problema o vergüenza, es lo último que esperaba", ha explicado a la prensa el copista, que a mediados de los noventa tuvo que pasar seis meses en prisión por estafa y falsificación de arte.

Curiosamente, Stunt ni siquiera abonó las 11 obras, sino que pagó en especies: a cambio, le dio a Tetro una serie de pinturas del siglo XVIII de sir Joshua Reynolds. "Supongo que tenía esos cuadros y que le era más fácil pagármelo así que con dinero", explica al medio americano. Según el diario Daily Mail, Tetro sacó a subasta el año pasado y a través de la casa Christie's uno de esos retratos de Reynolds. Obtuvo 170.000 euros. Salió ganando.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información