Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elton John: “Michael Jackson perdió totalmente la cabeza”

El cantante habla en sus memorias del 'rey del pop'. "Por alguna razón él no estaba cómodo en compañía de adultos", explica.

"Verdaderamente padecía una enfermedad mental. Era una persona perturbadora". El cantante Elton John ha escrito en sus memorias que Michael Jackson, compañero de profesión que falleció en 2009 a los 50 años, sufría problemas psicológicos, sobre todo en sus últimos años de vida. El artista británico publica este martes su libro auobiográfico, Yo: Elton John.

Varios medios de comunicación han adelantado parte del contenido de la publicación, donde el cantante relata su relación con el llamado rey del pop. "Conocí a Michael cuando tenía 13 o 14 años. Era el niño más adorable que uno pudiera imaginar". Por aquella época John tenía poco más de 20 años y tiempo después, cuando el cantante americano fue adulto, empezó a notar que se aislaba "del mundo y de la realidad, como sucedió con Elvis Presley". "Cada vez que lo veía, en sus últimos años, pensaba que el pobre hombre había perdido totalmente la cabeza", comenta el cantante. 

Sobre las acusaciones de abuso sexual a menores contra Jackson, John no ha hecho comentarios, de acuerdo con los avances que se conocen del libro. No obstante, describe una fiesta en la que invitó al artista americano y en la que le encontró jugando con el hijo de su empleada doméstica. "Por alguna razón él no estaba cómodo en compañía de adultos", explica.

El documental Leaving Neverland, publicado a principios de año por la plataforma HBO, rescató los testimonios de dos hombres, Wade Robson y James Safechuck, que acusaron a Jackson —antes de fallecer— de abusar de ellos cuando tenían siete y diez años. El artista negó los supuestos hechos y fue absuelto en un juicio celebrado en 2005. Familiares y amigos reaccionaron al documental con otra producción audiovisual, Neverland Firsthand, donde estos defendieron la inocencia del cantante.  Brad Sundberg, el director técnico del rey del pop, que también trabajó en el rancho de Neverland, dijo: "Ni en un millón de años vi a un niño alrededor de Michael Jackson angustiado. (...) [Neverland] era un lugar tan tranquilo, seguro y divertido".

En esta misma autobiografía, Elton John, de 72 años, explica que su madre, Sheila Farebrother, siempre fue muy crítica con él tanto en su trabajo como en su vida personal, según adelantó la semana pasada Daily Mail. “Si hacía un nuevo álbum, era una basura; si compraba un cuadro, era muy feo; si tocaba en un concierto solidario, era la actuación más aburrida a la que había asistido que se salvó por la participación de otro artista”, cuenta. El artista señala que fueron dos ocasiones las que marcaron el distanciamiento con su madre: cuando dejó de trabajar con su asistente personal, Bob Halley, y cuando se casó con su pareja y padre de sus dos hijos, David Furnish, en 2014. 

“Pasar tiempo con ella era como invitar a almorzar o de vacaciones a una bomba sin detonar: siempre estaba histérica, como cuando yo era niño. Para cuando nació Zachary [en 2010, el primero de sus dos hijos con David Furnish], ya no nos hablábamos en absoluto. Un periodista, en busca de la primicia, le preguntó a mi madre sobre cómo se sentía al no conocer a su primer nieto. Y ella dijo que no le molestaba porque nunca le habían gustado los niños”, recuerda.

Asimismo, habla de su cáncer de próstata, que descubrió después de un rutinario chequeo médico. John explica en su libro que tomó la decisión de no someterse a quimioterapia y que prefirió una complicada cirugía para extirparse la próstata porque prefería "cortar por lo sano" que enfrentarse a "docenas de visitas al hospital", lo que hubiera interferido más en sus planes profesionales y conciertos que ya tenía programados. Aunque la intervención fue un éxito, el cantante contrajo una infección que acarreó serios problemas. "Fui muy afortunado, aunque en ese momento no me di cuenta", dice. "Estuve despierto toda la noche, preguntándome si iba a morir", recuerda el cantante. "En el hospital, solo, a altas horas de la noche, recé: 'Dios, no me dejes morir, déjame ver a mis hijos otra vez, dame un poco más de tiempo".

El artista cuenta que su estado era tan grave que desde el hospital avisaron a su marido de lo peor. “Los médicos le dijeron a David que me quedaban 24 horas de vida. Si la gira por Sudamérica hubiera durado un día más, estaría fiambre", añadió. Tras 11 días en el hospital, recibió el alta y pasó otras siete semanas recuperándose en casa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >