_
_
_
_
Seres Urbanos
Coordinado por Fernando Casado

Por unos entornos escolares seguros y saludables

El Seminario Movilidad e Infancia cuenta a Seres Urbanos los principales retos actuales de la niñez urbana

Tara Todras-Whitehill
Más información
Diseñar la ciudad desde y para la infancia
Infancia, urbanismo y miedo social: limitando la libertad de los niños
Más calle para los niños, si es posible
Los niños toman las calles para decir cómo debería ser su ciudad siguiendo el plan de Tonucci

Hasta hace pocas décadas, en España, la mayoría de niñas y niños, tanto en pueblos como en grandes ciudades, tenían la posibilidad de desplazarse caminando a su escuela y de usar las calles para jugar, sin ir acompañados por personas adultas. En la actualidad, esta autonomía de movimientos se ha visto drásticamente limitada por un modelo urbano que prioriza la movilidad en vehículo motorizado privado, lo que ha generado toda una serie de efectos sobre la vida infantil.

Aparte de las consecuencias sobre la seguridad, es necesario visibilizar otra serie de impactos sobre la calidad del aire y el espacio público que condicionan el desarrollo y la salud de la infancia. En primer lugar, la percepción de peligro por parte de las familias ha favorecido el aumento de los desplazamientos en vehículo particular y los atascos a la puerta de los colegios, generando un círculo vicioso difícil de romper: más coches, más riesgo, menos niñas y niños caminando, más coches, más riesgo, menos niñas y niños caminando... Esta percepción de peligro ha derivado en sobreprotección y continuo control adulto de la infancia, impidiendo el aprendizaje y dominio de numerosas aptitudes imprescindibles para el buen desarrollo físico y la maduración de destrezas psicológicas básicas.

Otro problema es la falta de actividad física. España se encuentra entre los países europeos donde la obesidad es más grave, con una prevalencia de alrededor de un 40% de menores con sobrepeso. Los menores con obesidad corren mayor riesgo de sufrir afecciones crónicas de salud y enfermedades: asma, apnea del sueño, problemas en huesos y articulaciones, diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón. También tienen más riesgo de padecer aislamiento social, depresión y baja autoestima. El sobrepeso infantil está íntimamente vinculado al sedentarismo y a la dificultad de nuestros menores para realizar el ejercicio mínimo diario necesario, entre el que debería incluirse el desplazamiento activo a los centros escolares y la actividad física en el entorno del barrio.

La contaminación del aire es un problema invisibilizado, aunque causa más muertes que los accidentes de tráfico: 518.700 muertes prematuras en Europa, según el informe 2018 sobre calidad del aire de la Agencia Europea de Medio Ambiente. La infancia además es especialmente vulnerable, dado que la contaminación afecta a su crecimiento, salud respiratoria o desarrollo cognitivo.

También cabe destacar que diversos estudios han observado una asociación entre la contaminación acústica, en la que el tráfico rodado contribuye de manera significativa, y el deterioro de la función cognitiva, perturbaciones hormonales, incluida la diabetes, accidente cerebrovascular y problemas de salud mental, como la depresión y el estrés.

Estos resultados ponen de manifiesto la necesidad de crear caminos escolares no solo seguros — desde el punto de vista de la accidentalidad— sino también saludables. Además, la contaminación atmosférica provocada por vehículos y actividades industriales, el pavimento de asfalto, que retiene el calor e impermeabiliza el suelo, y la proximidad entre edificios, que no permite liberar el calor, generan las llamadas "islas de calor urbanas". Todos estos factores, unidos a la falta de espacios verdes (parques, árboles) y azules (mar, ríos, estanques, fuentes), provocan incrementos de temperatura con graves efectos sobre la salud, especialmente en niños y niñas y personas mayores. Además, distintos estudios han demostrado que el verde urbano es beneficioso para la salud mental y cardiovascular, así como para el neurodesarrollo en niños y niñas.

Por todas las cuestiones expuestas anteriormente, los participantes del Seminario Movilidad e Infancia, coordinado por el Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM), proponen una serie de medidas para que los entornos de los centros escolares se conviertan en áreas de protección de la salud de la infancia, como limitar el aparcamiento y el tráfico en las calles del entorno y, muy especialmente, en las inmediaciones de las entradas a los centros. Todas las medidas propuestas se encuentran recogidas en la web Entornos Escolares Seguros y Saludables, y se pueden seguir a través de la etiqueta expresa para redes sociales #AlColeSinCoches.

Mireia Gascon es miembro del Seminario Movilidad e Infancia e investigadora del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por "la Caixa"

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_