ABRIENDO TROCHA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Terrorismo: sus rostros más activos

Las fuerzas de violencia desatadas hace 18 años son hoy inmensamente más activas e incontrolables

El humo en Manhattan, el  11 de septiembre de 2001.
El humo en Manhattan, el 11 de septiembre de 2001.AP

El reciente aniversario del ataque a las Torres Gemelas suscita preguntas sobre en qué se está en este terreno de la seguridad y el terrorismo internacional. El hecho es que las fuerzas de violencia desatadas hace 18 años son hoy inmensamente más activas e incontrolables. Y no me refiero aquí a los dos generadores de violencia más prevalentes en las Américas, de contenido completamente distinto del terrorismo de origen islamista.

Esos son, de un lado, la espiral violentista del crimen organizado y de las maras —o grupos equivalentes— que asolan al Triángulo Norte, parte de México y varios espacios urbanos de Latinoamérica. Allí la inseguridad ciudadana es percibida, con razón, como el principal problema y las respuestas deben ser una combinación de eficaces políticas de seguridad con políticas sociales que generen espacios para los ninis.

Más información
Colombia, la paz no ha sido hecha trizas
La hora de los camellos
¿Un banco con interés social?
Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Por el otro, el “terrorismo ignorado”: el supremacista blanco y de ultraderecha, que golpea episódicamente a varios países desarrollados y, particularmente, a EE UU. Entre 2009 y 2018, de acuerdo a The Economist, el 75% de ataques terroristas en territorio estadounidense ha sido de este origen. Esto debería llamar a revisión las políticas de seguridad y la permisividad sobre armas de guerra en manos de civiles. Más allá de estos procesos, el escenario global es el de crecientes fuerzas de violencia y de destrucción, conectadas a lo que se produjo en las Torres Gemelas. Estas son infinitamente más poderosas, extendidas e impunes que entonces. Pongo dos ejemplos.

Primero, lo que viene ocurriendo en Africa y, en particular, Nigeria, su país más poblado y gran exportador de petróleo. Allí los extremistas de Boko Haram, mejor armados que nunca, articulados a los radicales de Siria y premunidos de drones, controlan con incontenible impunidad las zonas rurales de buena parte del país. Un ejército desmoralizado, corrupto y apertrechado en zonas urbanas, ha llevado a que más de dos millones de personas se hayan tenido que desplazar para no ser barridos por Boko Haram.

Segundo, zonas importantes del medio oriente y de Europa central. En ellas el colapso producido en Irak —por acción externa— y la guerra en Siria vienen constituyendo canteras inagotables de milicianos terroristas dispuestos a la inmolación. ISIS y sus huestes se viene expandiendo en el norte de Siria desde donde se generan, además, combatientes que se desplazan a Irak y otros países. La desarticulación de Siria como Estado —por la que apuestan algunos— sería la antesala de un desastre regional y global de dimensiones.

Hay más ejemplos, pero estos bastan para resaltar cómo el mundo es hoy más inseguro. En este contexto preocupa que los mecanismos multilaterales de respuesta y prevención sean más débiles y poco eficaces que nunca. Muchos añoran, con razón, los tiempos de la Guerra Fría en la que el Consejo de Seguridad de la ONU era un centro crucial de debate y acción frente a las amenazas a la paz. Hoy parecería que el multilateralismo murió frente a las amenazas del momento.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS