Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Lujo sin sentido? La polémica revolución de los rascacielos 'cerilla' de Nueva York (que se subastan los millonarios)

Las nuevas mansiones de las mayores fortunas usan tecnología aeronáutica en su construcción. Así son los edificios que están cambiando el 'skyline' de Manhattan para siempre

rascacielos nueva york
El rascacielos situado en 111 West 57th Street, apodado 'la pluma' y diseñado por SHoP Architects, será el más estilizado del mundo. |

Millonario busca apartamento en Nueva York. Primero, elige ubicación. Después, vistas espectaculares y, por último, servicios de lujo. Estas tres exigencias inmobiliarias del 1% de la población han hecho posible la aparición de una nueva categoría de edificios nunca antes construidos. Son los rascacielos esbeltos o slender skyscrapers, en su versión en inglés. Se tratan de torres residenciales de gran altura, extradelgadas y ultrajosas que van a cambiar para siempre ese icónico skyline de Nueva York  fraguado a más de 350 metros de altura.

En 2021, la ciudad contará con una veintena de estos pirulís producto del ingenio técnico, la obsesión por ocupar cada centímetro de suelo y la llegada del dinero extranjero en busca de un refugio seguro. “Dentro de 100 años, se catalogarán como los rascacielos propios del Nueva York de esta época”, sentencia en una entrevista con ICON DESIGN Carol Wills, fundadora y directora del Skyscraper Museum de Nueva York y profesora de Estudios Urbanos en la Universidad de Columbia.

La llaman la revolución de la delgadez. Es un fenómeno único en el mundo. Estos gigantes estilizados son los herederos de la dinastía de la altura iniciada en 1913 por el edificio Woolworth y seguida por los míticos Chrysler (1929) y el Empire State (1931). Este último fue el edificio más alto del mundo hasta la inauguración de La Torre Norte del World Trade Center en 1972.

1:10. La proporción de un edificio esbelto

rascacielos nueva york
En el Edificio One57, proyectado por el premio Pritzker Christian de Portzamparc, se vendió el primer apartamento por encima de los 100 millones de dólares, lo que dio el pistoletazo de salida a los constructores. |

Los nuevos edificios que crecen como setas en Manhattan comparten cúspides vertiginosas por encima de los 300 metros y arquitectos celebrities. Pero cuando se trata del estilo, cada uno va por su lado. Unos son modernos cubos de vidrio, otros están envueltos en terracota o ladrillo clásico y los hay también que resplandezcan al atardecer con sus adornos de bronce. Para hacerse una idea visual, las Torres Gemelas de 441 metros diseñadas por Minoru Yamasaki fueron un ejemplo prematuro de edificios estilizados.

Su altura que alberga siete veces la longitud de su ancho de base, queda ya muy por debajo de la proporción mínima de 1:10 que establecen en la actualidad los constructores para considerar un edificio “esbelto”. “Los ingenieros de estructuras demostraron entonces que ya habían resuelto el problema de la altura”, explica Willis. No han llegado antes porque los atentados del 11-S y la posterior crisis económica de 2008 frenaron en seco la financiación de los proyectos más arriesgados.

El punto de inflexión se produjo en 2014 con la inauguración del One57 firmado por el premio Pritzker francés Christian de Portzamparc. Allí se vendió el primer apartamento por encima de los 100 millones de dólares (89 millones de euros) de la historia de la ciudad. Esta fue la primera señal para los constructores de que podría haber gente interesada en pagar esos precios por una vista de 360 grados sobre Manhattan. Se activó lo que Wills llama la “lógica del lujo”: utilizar la misma superficie disponible para subir los edificios hasta el cielo.

rascacielos nueva york
El diseño de Rafael Viñoly, en el 432 de Park Avenue, está inspirado en la cuadrícula de una papelera de Josef Hoffmann de 1905. Hasta marzo era la torre residencial más alta de Occidente. |

La consagración de esta tendencia llegó un año después con la inauguración del 432 Park Avenue del premiado arquitecto uruguayo Rafael Viñoly. Con una altura de 426 metros e inspirado en la cuadrícula de una papelera diseñada por Josef Hoffmann en 1905, mantuvo el récord de la torre residencial más alta de Occidente hasta el pasado 26 de marzo. Ese día, los obreros que trabajan en la construcción de Central Park Tower, en la orilla sur del pulmón de Manhattan, rebasaron esa cima. El pasado martes 17 de septiembre, alcanzó su pináculo de 472 metros y se convirtió en el edificio de apartamentos más elevado del mundo.

En este caso, se trata de una torre de vidrio y acero inoxidable satinado diseñada por Adrian Smith, autor del Burj Khalifa (Dubai), la estructura más alta jamás levantada; y su socio Gordon Gill. Los interiores son del estudio internacional con sede en Houston, Rottet Studio.

El edificio 'pluma' más esbelto de Manhattan

En la misma calle y solo separados por la Séptima Avenida, se levanta el 111 W 57Th que, con una proporción de 1:23, será, con mucha diferencia, el edificio más estilizado del mundo. Ya se ha ganado el apodo de “la pluma” por el perfil escalonado de su fachada de reminiscencias art déco repleta de terracota y detalles de bronce.

rascacielos nueva york
La fachada del 111 West 57th Street, repleta de terracota, destaca por las reminiscencias art déco y los detalles en bronce. |

Este rascacielos, diseñado por el estudio neoyorquino SHoP Architects y con interiores de Studio Sofield, esconde un innovador amortiguador de masa de 800 toneladas en la parte superior para dar mayor estabilidad en caso de fuertes vientos o terremotos. Esta tecnología ya se utilizó en edificios como el Seagrams de Ludwing Mies van der Rohe, que se completó en 1958. “El viento tiene que navegar a través del edifico”, explica Silvia Marcus, director de estructuras de WSP y responsable de más de una decena de los slender de Nueva York.

Para conseguirlo, los ingenieros aplican la aerodinámica de los aviones a las fachadas haciendo uso de esquinas redondeadas, biseladas o muescas para que fluya el aire. La escasez de planta hace que, en su mayoría, solo cuenten con una escalera de emergencia y dos ascensores situados en una estructura central de cemento reforzado. Imposible para albergar oficinas donde entran y salen al día cientos de personas.

Central Park South, la nueva milla de oro

Cerca de los anteriores, se sitúa el 220 Central Park South, diseñado al completo por el arquitecto y académico Robert A.M Stern. El edificio cuenta con una fachada tradicionalista moderna recubierta de caliza, similar a otros de sus edificios slender como el 30 Park Place, inaugurado en 2016 en el distrito financiero, y el recién estrenado 520 Park Avenue al Este de Central Park y firmado por Robert A.M. Stern Architects.

rascacielos nueva york
El recién estrenado 520 Park Avenue de Central Park apela a la nostalgia de los mejores años de Nueva York, dicho por sus propios diseñadores, y devuelve al vida a ese romanticismo con las comodidades que se esperan en el siglo XXI. |

El inversor norteamericano Ken Griffin pagó por su ático en ese edificio 238 millones de dólares (211 millones de euros) convirtiéndolo en la casa más cara jamás vendida en EE.UU. Tanta concentración de riqueza en la parte Sur de Central Park ha hecho que la zona haya sido rebautizada como la “fila de los millonarios”. Es la más viable económicamente. Pero no la única.

El recién estrenado megaproyecto inmobiliario de Hudson Yards, situado en la Avenida 11 al Oeste de la calle 30, contará con el 35 Hudson Yards, una torre cilíndrica de 70 pisos del arquitecto David Childs. Por su parte, la reciente revitalización del sur de Manhattan ha hecho llegar allí algunos como el 50 West Street, diseñado por el alemán Helmut Jahn, con vistas al puerto de Nueva York y a la Estatua de La Libertad, a través de su fachada curvilínea de vidrio.

¿Una versión 'sostenible' de la ostentación neoyorquina?

Esta tendencia arquitectónica ha cruzado por primera vez al otro lado del East River. El rascacielos 9 Dekalb de estilo gótico futurista revestido en piedra, bronce y acero inoxidable, idea del estudio SHoP, se convertirá en el edificio más alto de Brooklyn cuando finalicen las obras en 2021.

rascacielos nueva york
El edificio 9 Dekalb, de estilo gótico futurista, será el más alto de Brooklyn en 2021, de manera que la trendencia ha cruza ya East River. |

A pesar de su espectacularidad, estas mansiones en el cielo no se libran de las críticas. “Símbolos de la desigualdad del siglo XXI”, “excesos elitistas” o “lujo absurdo”, son algunos de los piropos que les dedican los críticos. Pero los defensores como Willis las consideran una versión mucho “más sostenible” de los palacios de inspiración francesa que se construyeron las grandes fortunas de los años treinta en la Quinta Avenida.

Con la vista puesta en las inauguraciones de los próximos dos años, el mercado inmobiliario ya empieza a dar las primeras señales de saturación con ofertas de apartamentos en las páginas web de alquiler y venta más frecuentadas. ”Cuando esto suceda y no se construyan más, los millonarios se los subastarán entre ellos como si fueran Picassos”, pronostica la experta. La lógica del dinero nunca descansa.

Más información