Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN OPINIÓN i

Blas de Lezo: madres y padres unidos por mantener en el colegio el ABP o Aprendizaje Basado en Proyectos

Ahora, y tras el cambio de la dirección del centro, no existe ninguna garantía de que este programa educativo pueda continuar. Una experiencia casi única en el sistema público

Cuando una familia elige un centro escolar, su única obsesión es que sus hijos tengan los mejores medios para que lleguen tan lejos como les sea posible. Y si, una vez conseguido ese objetivo, alguien les pide que renuncien, esa familia levantará la voz y peleará hasta el final por el bien de sus hijos.

Esto es lo que ocurre en el colegio Blas de Lezo, en el barrio madrileño de Las Tablas.

Hace unas semanas, padres y madres intensificaron su lucha para conseguir la vuelta del anterior equipo directivo, el que inauguró el centro y el que puso en marcha una experiencia educativa innovadora y excepcional, casi única en el sistema público: el aprendizaje basado en proyectos (ABP).

Gracias a esta metodología, que fomenta la cooperación, la búsqueda de información y la aplicación práctica del conocimiento, los alumnos han venido aprendiendo -tanto en inglés como en castellano, puesto que el centro es bilingüe- sin usar libros de texto, sin hacer deberes repetitivos al llegar a casa y, especialmente, con una gran motivación. Todo ello ha convertido el Blas de Lezo en el colegio público más solicitado de Las Tablas pese a haberse inaugurado hace solo cuatro años.

Ahora, sin embargo, y tras el cambio de la dirección del centro, no existe ninguna garantía de que este programa educativo pueda continuar.

El aprendizaje basado en proyectos (o project-based learning, PBL en sus siglas en inglés) no es ningún experimento. La actual ley educativa (LOMCE) y el decreto que establece el currículo básico de la Educación Primaria contemplan el ABP aplicado a las asignaturas de Ciencias de la Naturaleza, Ciencias Sociales, Lengua Castellana y Literatura, Educación Artística y Valores Sociales y Cívicos, como recuerda la experta en ABP Isabel Vizcaíno en mi libro Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo.

Si la ley lo recomienda, por lo tanto, no se entiende que no se trate de extender en las aulas y que no se tengan en cuenta las reivindicaciones de los padres del colegio Blas de Lezo, con los que he tenido la oportunidad de hablar en varias ocasiones.

Desde que lo hice, me han asaltado tres preocupaciones. La primera es la de asegurar la pervivencia de ese modelo educativo innovador del que se han venido beneficiando sus hijos, algo que difícilmente puede darse con otro equipo directivo -sin duda muy profesional, pero diferente del anterior-.

La segunda preocupación se debe a la escasa presencia de proyectos educativos innovadores en las aulas públicas madrileñas. No abundan los colegios que trabajen el ABP, el aprendizaje cooperativo, las comunidades de aprendizaje, el aprendizaje por servicio o cualquier otro mecanismo que aporte a los alumnos un plus de motivación, formación, conocimientos y capacidad competitiva.

Y la tercera preocupación, y en esto enlazo con el caso de otro colegio, el centro Los Jarales de Las Rozas, se extiende a la metodología de selección de los directores. Las dudas sobre estas designaciones deben despejarse favoreciendo la transparencia y garantizando que al proyecto de dirección le sigue un proyecto educativo aplicado por docentes formados en las metodologías que se quieran aplicar, siempre poniendo el foco en la innovación y la diferenciación.

Tenemos mucho trabajo por delante si queremos poner la innovación en educación al alcance de todos y no solo de aquellos que tengan la suerte de acceder a un colegio público diferenciado o que puedan pagar un centro que apueste por metodologías novedosas. Y esta educación innovadora debe de fomentar, a la vez, la inclusión de todos los estudiantes. Nada mejor que el aprendizaje por proyectos y el trabajo cooperativo para conseguirlo.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información