Iron Maiden

Nunca un cantante tan enfadado en un concierto: la pelea de Iron Maiden contra los de seguridad

"Esto no son putas artes marciales mixtas", gritaba el vocalista de la banda británica, Bruce Dickinson, tras ver como diez guardias atacaban a uno de sus fans en el concierto de Washington, EE UU

El cantante de Iron Maiden, Bruce Dickinson, durante una actuación de la banda en el festival Sweden Rock Festival 2018, en Suecia.
El cantante de Iron Maiden, Bruce Dickinson, durante una actuación de la banda en el festival Sweden Rock Festival 2018, en Suecia.Foto: Getty Images

Los artistas saben cuando algo va mal en sus conciertos. Ni la distancia que existe entre escenario y público, ni una multitud eufórica y desatada, ni siquiera su propia concentración se lo impide ver. Y por supuesto, dejan de tocar. Drake se encaró en medio de una actuación en Australia con uno de los asistentes al ver que estaba acosando a unas chicas. Lo de Ariana Grande quizá fue más surrealista. La estrella del pop volvió a empezar un tema porque una fan le dijo que no había grabado bien el principio. La noche del jueves le tocó intervenir a la banda de heavy metal, Iron Maiden, durante un concierto en el Tacoma Dome de Washington, EE UU. "Tenemos a un fan entre bastidores a quien diez guardias de seguridad le han dado una paliza", informaba muy enfadado su cantante, Bruce Dickinson.

El suceso ocurrió durante los bises. Los británicos volvieron al escenario y entre una neblina roja empezaron a tocar su popular Sign of the cross. Justo en el momento en el que entonaban "Now that your faith will be put to the test /Nothing to do but await what is coming" ("Ahora que tu fe será puesta a prueba /No hay nada que hacer salvo esperar lo que se avecina"), como de forma premonitoria, un guardia se inclinaba sobre la barrera de seguridad para golpear a uno de los asistentes. Sin detener en ningún momento el espectáculo, Dickinson (como se puede ver en uno de los vídeos grabado por un fan) empezó a moverse nervioso por el escenario y, con una cruz luminosa del atrezzo, se acercó a la zona para iluminar la escena.

A partir del minuto 3.08 puede verse como el guardia de seguridad se encara con el fan de Iron Maiden.

"Vi a un guardia de seguridad inclinarse sobre la barrera y golpear cuatro veces en la cara a un chico de la mitad de su tamaño. Había diez personas. ¡Diez personas! Esto no son putas artes marciales mixtas. Si fueran artes marciales mixtas, tendría a un árbitro. Esto no va de eso", explicaba Dickinson a sus admiradores, antes de seguir con el concierto y entonar The evil that men do ("El mal que hacen los hombres"). En sus propias palabras, "una canción muy apropiada".

La banda, que está recorriendo Estados Unidos con la gira Legacy of the beast world tour, aseguraba que nunca se había visto en esta situación. "Es la primera vez que sucede algo así. No sé si esto es habitual en este recinto, no sé si es un acto de locura y espero que el chico esté recibiendo tratamiento en el hospital ahora porque está sangrando por heridas en la cabeza. Espero que ese chico demande al recinto. Y si alguien tiene alguna grabación, estaríamos encantados de ayudarle a encontrar a esos matones", explicaba el cantante. "No es necesario hacer esto, no es algo grande, no es inteligente. Simplemente se llama bullying, es tan simple como eso", zanjaba.

El chico, del que solo se sabe que tiene 26 años y es de Boise (Idaho), no se encuentra en ningún hospital, tal y como deseaba su ídolo. Según informaba el medio Kiro 7, rechazó la atención médica y está detenido en la cárcel del condado de Pierce bajo sospecha de agresión. Según los responsables de Tacoma Doma, el joven estaba bastante perjudicado y molestaba a la gente de su alrededor, que pidieron que lo sacaran del recinto. "El personal de la sala recibió múltiples quejas de un individuo muy agresivo que cuando fue abordado, atacó físicamente a un miembro de seguridad", explicaba el director de marketing, Tammi Bryant, en un comunicado lanzado este viernes. Una versión que coindice con la de la Policía del condado, que asegura que el profesional de seguridad tuvo que pedir ayuda y llamar a los oficiales que trabajaban esa noche en la sala para intentar detenerlo.

Iron Maiden no se volvió a pronunciar sobre el tema. Esta noche tocó en Portland, en una actuación sin sobresaltos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS