Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jennifer Garner: “Ya no soy una chica sexy y no me ofrecen tantos papeles”

La actriz hace balance de su carrera y asegura que ahora quien viene a buscarla lo hace porque quiere verla interpretar y asegura que el MeToo y Time’s Up le han cambiado la vida

jennifer garner
Jennifer Garner, en Nueva York. GC Images

Jennifer Garner, de 47 años, dice que ya no es la "chica sexy" y que no se le ofrecen tantos papeles como cuando tenía 20 años. "No recibo las ofertas que recibí durante la primera portada de InStyle en 2004", desvela en un artículo escrito para esta publicación con motivo de su 25 aniversario. "Pero sé que lo que me ofrecen es porque alguien realmente quiere verme interpretar un papel", agregó. Garner se convirtió en un símbolo sexual después de protagonizar el programa de televisión Alias.

"Me siento mucho menos estresada sobre la industria y mi lugar en ella ahora que antes. Cuando eres una de las chicas de moda del momento, tomas decisiones que te definen. Primero me definí al elegir hacer una pausa, y luego me definí muy rápidamente por los embarazos y los bebés. Ahora mis elecciones están definidas por diferentes cosas. No recibo las ofertas que recibí durante la primera portada, pero sé que lo que se me presenta es porque alguien realmente quiere verme interpretar un papel", cuenta al rememorar aquella portada.

"Siempre he buscado otros intereses fuera de la actuación también. En 2008 comencé a trabajar para Save the Children para ayudar a los niños que crecen pobres en las zonas rurales de América. Pensé que iría a programas de edad escolar, pero Mark Shriver, quien ha sido mi jefe allí durante 11 años, dijo: 'Si quieres ayudar a los niños que crecen pobres, tienes que ayudarlos desde el nacimiento'. Me involucré en la educación de la primera infancia y aprendí mucho sobre el desarrollo del cerebro. Desearía poder volver a hacerlo todo de nuevo con mis hijos y arreglar lo que seguro que arruiné".

Ben Affleck y Jennifer Garner, en Los Ángeles.
Ben Affleck y Jennifer Garner, en Los Ángeles. GC Images

"Es tan difícil ser un niño ahora. Protejo la privacidad de mis hijos tanto como puedo y nunca publiqué fotos de ellos en Instagram. Solía negarme a decir sus nombres durante las entrevistas, ¡pero todos saben sus nombres! Solo diría "mi mayor", lo que sigo haciendo por costumbre. Estoy seguro de que a veces a mis hijos les encantaría verse reflejados en mis redes sociales de una manera divertida y tener la atención que obtendrían de eso. Pero he luchado demasiado contra eso. No hay un juicio implícito a las personas que ponen a sus hijos allí", asegura. Y añade: "Simplemente no creo que la mayoría de los niños hayan sido acosados como los míos cuando eran pequeños. Fuimos acosados por completo las 24 horas del día, los 7 días de la semana durante 10 años seguidos, y eso te cambia. Incluso dejé de ir al mercado de agricultores porque me fotografiaban allí constantemente. Me di cuenta: Estoy arruinando el mercado de agricultores para todos; esto es egoísta".

"Las amistades femeninas cercanas son todo para mí. Todavía soy amiga de las mismas personas que cuando filmé mis portadas de InStyle. He hablado con la mayoría de ellas en las últimas 48 horas. Así que me siento muy afortunada. Las pocas veces que he podido reunirme con grupos de mujeres gracias a MeToo y Time’s Up, han cambiado la vida. Solía ver a Reese [Witherspoon] principalmente porque tenemos hijos de la misma edad. Pero ella era realmente la única persona en ese tipo de posición en Hollywood que yo podía llamar".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información