Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Diario de un niño adiestrado para la guerra en Ucrania: “Me gusta nadar y disparar”

Diario de un niño adiestrado para la guerra en Ucrania: “Me gusta nadar y disparar”

12 fotos

El fotógrafo Diego Ibarra Sánchez visitó dos campamentos de verano de educación patriótica en Ucrania, donde los niños aprenden rudimentos militares en el contexto de la tensión territorial entre su país y Rusia. El autor retrató a los pequeños con una Polaroid, les pidió que escribiesen y dibujasen sobre su experiencia en el campamento, y compuso todo en un cuaderno escolar.

  • “Decidí unirme a este campamento para ponerme a prueba. Aquí te enseñan cómo aplicar primeros auxilios y cómo comportarte o reaccionar en caso de accidente. Tienes que defender tu país para prevenir el caos y el número de muertos.Y lo voy a defender. De mayor me gustaría ser modelo o diseñadora”. Glukh Sophiya, de 11 años.
    1“Decidí unirme a este campamento para ponerme a prueba. Aquí te enseñan cómo aplicar primeros auxilios y cómo comportarte o reaccionar en caso de accidente. Tienes que defender tu país para prevenir el caos y el número de muertos.Y lo voy a defender. De mayor me gustaría ser modelo o diseñadora”. Glukh Sophiya, de 11 años.
  • “Me gusta el campamento Lider porque es muy bonito. Mis actividades favoritas son nadar, el arte y las clases de deporte. Nuestra Ucrania debe ser defendida porque, si no, los rusos la capturarán y nos obligarán a hacer lo que ellos quieren. De mayor quiero convertirme en modelo, pero también me gustaría convertirme en soldado porque así podré defender a mi país de sus enemigos. Sueño con una gloriosa y preciosa Ucrania”. Katerina Strogan, de 7 años.
    2“Me gusta el campamento Lider porque es muy bonito. Mis actividades favoritas son nadar, el arte y las clases de deporte. Nuestra Ucrania debe ser defendida porque, si no, los rusos la capturarán y nos obligarán a hacer lo que ellos quieren. De mayor quiero convertirme en modelo, pero también me gustaría convertirme en soldado porque así podré defender a mi país de sus enemigos. Sueño con una gloriosa y preciosa Ucrania”. Katerina Strogan, de 7 años.
  • “Me gustan los ejercicios militares y nadar en la piscina. También me gustan las cruzadas de los cosacos, como la que tuvimos el otro día. Descubrimos la cocina ucrania, las canciones populares y a nuestros héroes. Creo que es importante defender a nuestra madre patria porque es la única que tenemos. Ahora hay una guerra. De momento no sé lo que quiero ser cuando sea mayor… No me gustaría convertirme en soldado porque la guerra me asusta. Quiero que termine esta guerra y que todo sea bueno”. Viktoriya Maistrenko, de 8 años.
    3“Me gustan los ejercicios militares y nadar en la piscina. También me gustan las cruzadas de los cosacos, como la que tuvimos el otro día. Descubrimos la cocina ucrania, las canciones populares y a nuestros héroes. Creo que es importante defender a nuestra madre patria porque es la única que tenemos. Ahora hay una guerra. De momento no sé lo que quiero ser cuando sea mayor… No me gustaría convertirme en soldado porque la guerra me asusta. Quiero que termine esta guerra y que todo sea bueno”. Viktoriya Maistrenko, de 8 años.
  • “Lo que me gusta del campamento Lider son los profesores y el espacio del campamento, así como disparar, las municiones y la piscina. Tenemos que defender a nuestra madre patria porque, si no, desaparecerá. Me gustaría convertirme en ingeniero. La gente respeta a los ingenieros. No quiero convertirme en soldado porque quiero estar con mi familia en casa y los soldados suelen ser tomados como rehenes. Pero los respeto. Sueño con que la gente arroje menos basura a las calles. Sueño con que el Gobierno se convierta en un Gobierno más amable. Quiero menos gases contaminantes y más árboles…”. Oleksandr Shumsky, de 11 años.
    4“Lo que me gusta del campamento Lider son los profesores y el espacio del campamento, así como disparar, las municiones y la piscina. Tenemos que defender a nuestra madre patria porque, si no, desaparecerá. Me gustaría convertirme en ingeniero. La gente respeta a los ingenieros. No quiero convertirme en soldado porque quiero estar con mi familia en casa y los soldados suelen ser tomados como rehenes. Pero los respeto. Sueño con que la gente arroje menos basura a las calles. Sueño con que el Gobierno se convierta en un Gobierno más amable. Quiero menos gases contaminantes y más árboles…”. Oleksandr Shumsky, de 11 años.
  • Adiestramiento militar de niños en el campo de Volodymyr.
    5Adiestramiento militar de niños en el campo de Volodymyr.
  • “Lo que me gusta del campamento Lider es nadar en la piscina y cuando nos enseñan técnicas básicas de supervivencia en el bosque. Además, me gusta cantar, tocar la guitarra y acampar. Me gustan los ejercicios militares, disparar con el fusil. Es importante defender a tu madre patria porque el enemigo puede capturarnos y me daría mucho miedo. Cuando sea mayor me convertiré en minero. Además, me gustaría convertirme en un soldado porque los soldados defienden nuestro país porque la guerra viene. Sueño con que la guerra acabe”. Danylo Plotnikov, de 8 años.
    6“Lo que me gusta del campamento Lider es nadar en la piscina y cuando nos enseñan técnicas básicas de supervivencia en el bosque. Además, me gusta cantar, tocar la guitarra y acampar. Me gustan los ejercicios militares, disparar con el fusil. Es importante defender a tu madre patria porque el enemigo puede capturarnos y me daría mucho miedo. Cuando sea mayor me convertiré en minero. Además, me gustaría convertirme en un soldado porque los soldados defienden nuestro país porque la guerra viene. Sueño con que la guerra acabe”. Danylo Plotnikov, de 8 años.
  • Un instructor del club patriótico militar de Donetsk 'Los herederos de la historia' enseña a matar con cuchillo.
    7Un instructor del club patriótico militar de Donetsk 'Los herederos de la historia' enseña a matar con cuchillo.
  • “Me gusta la programación, la disciplina y los ejercicios militares. Creo que es importante defender a tu madre patria porque podría ser capturada por el enemigo fácilmente y ser capturados y convertidos en rehenes y asesinados. De mayor quiero convertirme en investigador de peces. No quiero convertirme en soldado porque asusta y me da miedo. Sueño con que no haya nunca más guerras en el mundo. Así como sueño con que el mundo se convierta en más ecológico, que las armas desaparezcan y que solo los guardias tengan acceso a ellas”. Mykhailo Deinikov, de 8 años.
    8“Me gusta la programación, la disciplina y los ejercicios militares. Creo que es importante defender a tu madre patria porque podría ser capturada por el enemigo fácilmente y ser capturados y convertidos en rehenes y asesinados. De mayor quiero convertirme en investigador de peces. No quiero convertirme en soldado porque asusta y me da miedo. Sueño con que no haya nunca más guerras en el mundo. Así como sueño con que el mundo se convierta en más ecológico, que las armas desaparezcan y que solo los guardias tengan acceso a ellas”. Mykhailo Deinikov, de 8 años.
  • “Lo que me gusta del campamento Lider es la piscina, los obstáculos militares y los profesores. Para mí es importante defender el país porque hay gente que no puede defenderse ni defender nuestra patria. Podemos ayudar a otros a tener un país en paz: nuestra querida Ucrania. Quiero convertirme en programador informático, pero también me gustaría convertirme en soldado para defender mi país. Sueño con la paz en nuestro país porque no quiero ver gente morir”. Oskar Semetski, de 9 años.
    9“Lo que me gusta del campamento Lider es la piscina, los obstáculos militares y los profesores. Para mí es importante defender el país porque hay gente que no puede defenderse ni defender nuestra patria. Podemos ayudar a otros a tener un país en paz: nuestra querida Ucrania. Quiero convertirme en programador informático, pero también me gustaría convertirme en soldado para defender mi país. Sueño con la paz en nuestro país porque no quiero ver gente morir”. Oskar Semetski, de 9 años.
  • Anna Lisovenko, miembro del club patriótico militar 'Los herederos de la historia' en Donetsk.
    10Anna Lisovenko, miembro del club patriótico militar 'Los herederos de la historia' en Donetsk.
  • “Me gusta nadar y disparar en el campamento Lider. En mi familia todos disparan: mi madre, padre, abuela… Es importante saber disparar y defender a tu madre patria porque, de no ser así, Rusia se hará con ella y Ucrania se convertirá en parte de Rusia. Y será muy malo, ya que no seremos capaces de hablar, leer y escribir en ucranio nunca más. Cuando crezca quiero convertirme en veterinaria. Amo los animales. Antes tenía un hámster, una tortuga y cuatro loros. Ahora tengo dos chinchillas y un gato. No me gustaría convertirme en soldado porque frecuentemente son heridos y tengo miedo. Quiero que la gente deje de beber, de fumar y de maldecir”.Yelena Shevel, de 10 años.
    11“Me gusta nadar y disparar en el campamento Lider. En mi familia todos disparan: mi madre, padre, abuela… Es importante saber disparar y defender a tu madre patria porque, de no ser así, Rusia se hará con ella y Ucrania se convertirá en parte de Rusia. Y será muy malo, ya que no seremos capaces de hablar, leer y escribir en ucranio nunca más. Cuando crezca quiero convertirme en veterinaria. Amo los animales. Antes tenía un hámster, una tortuga y cuatro loros. Ahora tengo dos chinchillas y un gato. No me gustaría convertirme en soldado porque frecuentemente son heridos y tengo miedo. Quiero que la gente deje de beber, de fumar y de maldecir”.Yelena Shevel, de 10 años.
  •  “Vine aquí porque te inspiras profundamente y te encuentras muchos amigos que te apoyan en cualquier situación complicada. Aprendemos a trabajar en equipo y a superar cualquier situación difícil. He nacido aquí y he pasado muchos años de mi vida en Ucrania, y la amo con todo mi corazón. De mayor, quiero convertirme en jugador de fútbol”. Danylo Satsuk, 12 años.   --  "Ahora hay una guerra”. Esta frase, escrita en el cuaderno de uno de los niños que acuden a los campamentos de educación patriótica de Ucrania, es la realidad y se trata de una realidad determinante. La guerra que con distintas fases de intensidad transcurre en el este del país desde 2014 destruye lo que en otras circunstancias podría ser considerado un juego y juzgado como tal, ya fuera desde posturas pacifistas abstractas o desde ópticas formadas en países prósperos, en democracias consolidadas  incapaces de imaginarse contiendas civiles o con Estados vecinos expansivos y con complejos de “hermano mayor”. En los campamentos Lider y Ranger, los niños plasman el mundo que les rodea. Dibujan fusiles, tanques, ambulancias y camillas. Sueñan con un país en paz, con poder leer y escribir en su propia lengua, con vivir su propia vida. Aman los animales, la piscina y a los cosacos, y quieren menos basura y menos contaminación, mejores carreteras y un futuro digno. Su pesadilla es ser capturados, convertidos en rehenes y asesinados. No glorifican las armas, las toman y aprenden a manejarlas como forma de defenderse y sobrevivir.     Texto de Pilar Bonet
    12

    “Vine aquí porque te inspiras profundamente y te encuentras muchos amigos que te apoyan en cualquier situación complicada. Aprendemos a trabajar en equipo y a superar cualquier situación difícil. He nacido aquí y he pasado muchos años de mi vida en Ucrania, y la amo con todo mi corazón. De mayor, quiero convertirme en jugador de fútbol”. Danylo Satsuk, 12 años.


    --

    "Ahora hay una guerra”. Esta frase, escrita en el cuaderno de uno de los niños que acuden a los campamentos de educación patriótica de Ucrania, es la realidad y se trata de una realidad determinante. La guerra que con distintas fases de intensidad transcurre en el este del país desde 2014 destruye lo que en otras circunstancias podría ser considerado un juego y juzgado como tal, ya fuera desde posturas pacifistas abstractas o desde ópticas formadas en países prósperos, en democracias consolidadas  incapaces de imaginarse contiendas civiles o con Estados vecinos expansivos y con complejos de “hermano mayor”. En los campamentos Lider y Ranger, los niños plasman el mundo que les rodea. Dibujan fusiles, tanques, ambulancias y camillas. Sueñan con un país en paz, con poder leer y escribir en su propia lengua, con vivir su propia vida. Aman los animales, la piscina y a los cosacos, y quieren menos basura y menos contaminación, mejores carreteras y un futuro digno. Su pesadilla es ser capturados, convertidos en rehenes y asesinados. No glorifican las armas, las toman y aprenden a manejarlas como forma de defenderse y sobrevivir. 


    Texto de Pilar Bonet