Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La revuelta de los pobres contra el viaje a la Luna

Los defensores de los derechos de los negros se manifestaron contra los viajes espaciales porque millones de estadounidenses vivían en la miseria en 1969

Misión espacial del Apolo 11
El reverendo Ralph Abernathy, en primer plano, protesta en Cabo Cañaveral contra el Programa Apolo, el 15 de julio de 1969.

El 21 de julio de 1969, el presidente estadounidense, Richard Nixon, levantó el auricular para felicitar a los dos hombres que acababan de poner el pie por primera vez en la Luna. “Hola, Neil y Buzz, os hablo por teléfono desde el Despacho Oval de la Casa Blanca. Y esta debe de ser sin duda la llamada telefónica más histórica que jamás se ha hecho. No puedo expresar lo orgullosos que estamos todos de lo que habéis hecho. Para todos los estadounidenses, este debe de ser el día de más orgullo de nuestras vidas”, aseguró Nixon.

No era cierto. El día previo al lanzamiento de la misión Apolo 11, medio millar de activistas de la llamada Campaña de los pobres se habían plantado en las puertas del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, con dos carros tirado por mulas, para protestar contra la brutal desigualdad en EE UU. En cabeza iba el reverendo Ralph Abernathy, líder de la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano, dedicada a pelear por los derechos civiles de las personas negras. Un año antes, su antecesor, Martin Luther King, había sido asesinado en Memphis con un tiro en la garganta por un hombre blanco partidario de la segregación racial.

"El dinero del programa espacial debería gastarse en alimentar a los hambrientos", afirmó el reverendo Ralph Abernathy

“Una quinta parte de la población [estadounidense] carece de alimentos adecuados, ropa, vivienda y atención médica”, le espetó Abernathy al administrador de la NASA, Thomas Paine, según el nuevo libro El legado de Apolo (Smithsonian Books), del historiador Roger Launius. “El dinero del programa espacial, dijo [Abernathy], debería gastarse en alimentar a los hambrientos, vestir a los desnudos, atender a los enfermos y albergar a los que no tienen refugio”, informó más tarde Paine.

Una parte de la humanidad no quería ir a la Luna. En EE UU, en plena guerra de Vietnam, el 40% de la población apoyaba un recorte en el presupuesto de la NASA en los años inmediatamente anteriores al lanzamiento del Apolo 11, según las encuestas recopiladas por Launius. En la vanguardia del rechazo estaban los negros de la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano. “No nos oponemos al viaje a la Luna. Queremos protestar contra la incapacidad de Estados Unidos para elegir sus prioridades humanas”, resumió Hosea Williams, otro líder histórico del movimiento.

Aquel 15 de julio de 1969 previo al lanzamiento, el máximo responsable de la NASA se enfrentaba a una de las mayores crisis de imagen de la agencia espacial, rodeado de mulas. “Si pudiésemos resolver los problemas de pobreza en EE UU no apretando mañana el botón para lanzar hombres a la Luna, no presionaríamos ese botón”, le comentó Paine a Abernathy.

"No puedo pagar ni una factura del médico, pero los blanquitos están en la Luna", escribió el poeta Gil Scott-Heron

En la televisión se sucedían las opiniones enfrentadas, según documenta el historiador Andrew Chaikin en el libro El impacto social de los vuelos espaciales, editado por la NASA en 2007. El día del despegue, un hombre de Harlem —núcleo de la comunidad negra en Nueva York— afirmaba en antena: “En lo que a mí respecta, el dinero que han gastado para llegar a la Luna se podría haber utilizado para alimentar a los pobres de Harlem y de todo el país. Qué más da la Luna, consigamos algo de ese dinero para Harlem”.

Se calcula que el Programa Apolo costó unos 25.000 millones de dólares de entonces, el equivalente a unos 150.000 millones de hoy en día. Es una cifra similar al PIB de Hungría. El escritor británico Arthur C. Clarke, autor de 2001: Una odisea del espacio, salió en defensa de este gasto en una entrevista en la cadena de televisión CBS el 20 de julio, día del alunizaje. “Creo que, a largo plazo, el dinero que se ha puesto en el programa espacial es una de las mejores inversiones que ha hecho este país. Es un pago anticipado para el futuro de la humanidad”, proclamó.

Su colega estadounidense Ray Bradbury, padre de la novela Crónicas marcianas, fue todavía más tajante. En otro debate en la CBS en 1972, poco después del alunizaje de la misión Apolo 16, Bradbury estalló ante las críticas al supuesto derroche del programa espacial, lanzadas por el resto de participantes, entre ellos la política norirlandesa Bernadette Devlin. “Este es el resultado de 6.000 millones de años de evolución. [...] Hemos alcanzado las estrellas. ¿Y os negáis a celebrarlo? ¡Idos al infierno!”, clamó Bradbury.

“La Luna no es ciencia y tampoco es pan. Es circo", opinó el físico Leo Szilard

Sin embargo, el rechazo al Programa Apolo llegó incluso desde el corazón de la comunidad científica. El físico nuclear Leo Szilard —que en 1939 había escrito junto a Albert Einstein una carta urgiendo al presidente Franklin D. Roosevelt a fabricar la bomba atómica antes que los nazis— mostró su oposición a los viajes espaciales. “Es inmoral competir con los rusos para llegar a la Luna y permitir que nuestros ancianos vivan con casi nada”, afirmó Szilard, según ha documentado el historiador Roger Launius en otra publicación de la NASA, Recordando la era espacial. “La Luna no es ciencia y tampoco es pan. Es circo. Los astronautas son los gladiadores. Es de lunáticos”, remachó Szilard.

En su libro The All-American Boys, publicado en 1977, Walter Cunningham, tripulante de la misión Apolo 7, reconocía el “problema político” que supuso ver a los 73 astronautas elegidos por la NASA entre 1959 y 1969. “Era difícil ignorar lo que teníamos tan visiblemente en común: todos éramos blancos, anglosajones y protestantes, a excepción de un puñado de católicos”, recordaba Cunningham, que achacaba la homogeneidad a la falta de pilotos negros en la época.

El poeta Gil Scott-Heron, precursor del rap, plasmó aquel ambiente explosivo en un tema de 1970: “Una rata mordió a mi hermana Nell, mientras los blanquitos estaban en la Luna. Su cara y sus brazos comenzaron a hincharse, y los blanquitos en la Luna. No puedo pagar ni una factura del médico, pero los blanquitos están en la Luna. Dentro de 10 años seguiré pagando, y los blanquitos estarán en la Luna”.

Neil Armstrong y los salmones nadando a contracorriente

La NASA suele esgrimir los avances tecnológicos como legado del Programa Apolo: cohetes, ordenadores miniaturizados, paneles de energía solar, materiales ignífugos, relojes ultraprecisos. El ministro de Ciencia español, el astronauta Pedro Duque, señaló además otro sencillo motivo para explorar el espacio en un evento organizado por EL PAÍS hace un par de semanas: inspirar a las nuevas generaciones. “Que todos los niños sientan que podrán participar en algo grande”, afirmó. El propio Neil Armstrong lo expuso así en una rueda de prensa en 1969: “Creo que vamos a ir a la Luna porque está en la naturaleza humana enfrentarse a los desafíos. Está en el interior de nuestra alma. Estamos obligados a hacer estas cosas al igual que el salmón nada a contracorriente”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >