Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deja que tus hijos se aburran, serán más creativos e imaginativos

Permitirles el tedio es como aprender la manera en que se enfrenta a la hoja en blanco un escritor o al lienzo vacío un pintor

Aburrirse es un arte que los niños tienen que aprender a base de experimentar cómo gestionar su tiempo en blanco desde el libre albedrío. Es como aprender la manera en que se enfrenta a la hoja en blanco un escritor o al lienzo vacío un pintor.

El arte de no hacer nada parece proscrito en la sociedad de la acción para obtener resultados. Esto se refleja en los niños que no saben aburrirse porque están sobre estimulados con actividades extraescolares en su tiempo libre o con planes que llenan su ocio sin dejar ni un hueco para, simplemente, no hacer nada. “¿Por qué el empeño del adulto para que los niños estén ocupados todo el tiempo? ¿Por qué se les llevan un sinfín de juguetes para pasar la tarde fuera? Hay muchos motivos para apuntar a los chicos a extraescolares, uno de ellos es abarcar la tarde para que no se aburran. Igual que se llena una mochila de juegos y muñequitos para que la criatura no se aburra si se va a pasar la tarde fuera. Quizá, con esto lo que conseguimos es no dar espacio a la creatividad en el juego. En muchas ocasiones, es necesario que los niños se aburran para buscar la forma de que no ocurra y así crear nuevos espacios y actividades. Si se les da todo hecho ¿para qué se van a molestar?, no ven la necesidad”, comenta Cristina de la Rosa Tineo, psicóloga, psicoterapeuta y miembro del centro Nudos.

Grandes ideas e inventos se han forjado bajo el paraguas de la vida contemplativa. “¿Y si el niño se aburre?, ¿qué pasa? A veces tienes la impresión de que no se concibe que un niño se aburra, cuando en realidad no ocurre nada si eso sucede. Se trata de una oportunidad para fomentar la creatividad. No la menospreciemos, es una cualidad muy positiva a la hora de manejarse en el mundo. La creatividad puede ayudar a ser más observador, más comunicativo y resolutivo. Al final, el proceso creativo no deja de ser actividad mental”, explica la psicóloga.

La sobre estimulación de los niños con pantallas, móviles, videojuegos y ordenadores no deja espacio a algo tan importante como la gestión del aburrimiento o del tiempo en blanco para no hacer nada. “Los niños son un sujeto pasivo con este tipo de juegos, no tienen que imaginar ni crear nada. Es importante aprender a aburrirse, porque vivimos en la sociedad del hacer y de estar constantemente entretenido o inmerso en algo. Cultivamos muy poco el estar y ser, que es fundamental. Muchas veces, hacemos continuamente cosas sin parar, para no encontrarnos con nosotros mismos. No sabemos estar solos, quietos, parados. Puede ser un intento de llenar un vacío y evitar entrar en contacto con los propios sentimientos y con lo que nos pasa. Si lo aprendemos desde niños, será mejor, porque de adultos ya lo tendremos integrado”, aconseja Carla Valverde, psicóloga clínica infantil y juvenil del Centro de Salud Mental de Alcobendas.

Las largas vacaciones de verano son la época por excelencia para la desidia y el descanso, así se convierten en un buen momento para tener la hoja en blanco de la agenda y poder rellenarla de forma creativa, incluso sin hacer nada. No obstante, si se quiere ayudar a los niños a gestionar su tiempo libre, se pueden plantear “alternativas de juego sencillas, como la petanca, la rayuela o pasear por el campo observando la naturaleza para descubrir detalles, aspectos o matices que en otras ocasiones se nos escapan por la prisa o la falta de tiempo contemplativo. De esta manera, se enseña a los niños a disfrutar de las pequeñas cosas”, explica la psicóloga Carla Valverde, que ofrece varias pautas a los progenitores para despertar la creatividad e imaginación de los niños a la hora de gestionar su tiempo libre. “Darles cosas como folios en blanco, arcilla o incluso objetos cotidianos, como un calcetín, que se convierta en cosas tan divertidas como una marioneta o una caja de cartón que pueda ser una cabaña. Se trata de una forma de hacerles entender el potencial que tienen los objetos que nos rodean. También recomiendo las actividades de meditación para niños con el fin de que aprendan a estar aquí y ahora, para ello un libro que aconsejo es Tranquilos y atentos como una rana, de Eline Snel, para que los niños sepan estar consigo mismos y aprendan a parar y tomar conciencia de sus emociones. Se trata de estar en el mundo sin entrar en la rueda de la sobre estimulación del correr y el hacer continuamente”, aconseja Carla Valverde.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información